Buscar
11:27h. Sábado, 20 de julio de 2019
honor
Sociedad

Boix, el fotógrafo de Mauthausen. Honor a la lucha de la gente de la República Española por la libertad

 

FRANCESC BOIX

El gobierno del partido llamado popular de Rajoy no estuvo allí, dejando evidencia de sus inclinaciones ideológicas. Este viernes 18 de junio, los restos de  Francesc Boix, el fotógrafo de Mauthausen, republicano español, testigo clavo del horro nazi, han sido enterrados con honores de estado, por la municipalidad de Paris y por el gobierno de Francia en el cementerio de Père-Lachaise. El homenaje a Francesc Boix simboliza el respeto universal, el reconocimiento a la heroica lucha de los hombes y las mujeres de la República Española, vencida por el franquismo español, el fascismo italiano y el nazismo alemán. Pero que una gente que no se rindió y mantuvo su lucha y su sacrificio por la libertad. La gloriosa bandera republicana estuvo en los campos de batalla contra nazis y fascistas y la gente de la República sufrió en los campos de concentración, pero dejó testimonio irrebatible de la crueldad. Pero a Rajoy, tan gritón patriota español, no le pareció necesario estar en ese homenaje. Sin duda, porque Rajoy comparte el criterio de Serrano Suñer, que le deijo a Hitler que los republicanos españoles no eran españoles. Yo Chema Tante, espero que la alcaldesa de Paris, Anne Hidalgo, de origen español, contenga un punto sus homenajes a la Monarquía del estado español, heredera directa del franquismo.

Comunicados

Llamada a la acción 14 de julio – Día conmemorativo de las víctimas del matrimonio forzado y la violencia basada en el honor

El 14 de julio es el cumpleaños de Shafilea Ahmed, quien perdió su vida en 2003 con apenas 17 años. Tras sufrir durante años violencia por motivos de honor, incluida una tentativa de matrimonio forzado, los padres de Shafilea la asfixiaron hasta matarla delante de sus hermanos. Intentaron forzar a la niña a aceptar un matrimonio concertado y tenían miedo de que su negación atrajera vergüenza sobre su familia. Desgraciadamente, Shafilea no era la única.