Buscar
09:18h. lunes, 17 de enero de 2022
huelva
Economía

El informe jurídico sobre la situación de las jornaleras de Huelva en la industria del fruto rojo que ha alertado al Ministerio de Trabajo​ JORNALERAS DE HUELVA EN LUCHA en LA MAR DE ONUBA

 

frase jornaleras

JORNALERAS DE HUELVA EN LUCHA en LA MAR DE ONUBA se refiere al informe que ha emitido un grupo de periodistas y juristas sobre las condiciones laborales que sufren estas jornaleras. Y yo, Chema Tante, digo que este informe, escalofriante, es grave en sí mismo, pero sobre todo, porque sabemos que no es un caso aislado. Lo que cuentan es lo mismo que está ocurriendo en muchísimo sectores productivos, en todos los territorios del estado español. Es lo que hay que decir: la legislación laboral, asociada a las crisis económicas sempiternas, hace posible el abuso a la gente trabajadora.

Economía

El incendio de Huelva comenzó en los despachos (David Bollero) Comenta Manolo Marrero

 

DAVID BOLLEROLo señalan en PÚBLICO Felo Concepción y Manoilo Marrero quién, además comenta, este certero artículo de David Bollero que explica, tomando como ejemplo el de Huelva, la proliferación de incendios forestales. Incendios de los que con mucha sospechosa frecuencia, se diagnostican causas intencionadas. Todo viene, como dice Bollero de la maldita decisión de permitir la recalificación de los terrenos calcinados y, después, de la mezquindad y recortes de los servicios de extinción. Dice Balbuena, consejero psociata insular tinerfeño, que en Canarias estas recalificaciones a posteriori no pueden hacerse, y que no se han hecho. Y tiene razón, no se han hecho, porque ni ha habido oportunidad ni se ha producido necesidad. Pero ahora, no hay que olvidar que la fatídica Ley del Suelo aprobada por el genuflexo Clavijo y su horda pperoaseregecoaticionera, abre la puerta a la discrecionalidad con los "proyectos de interés" que permitirán lo que haga falta. Como hasta ahora, por cierto. Ay, ay, ay, estos proyectos de "interés general" o de "utilidad pública" y ese austeritarismo en cuyo nombre tantas cosas pueden hacerse legal, que no legítimamente.