Buscar
01:33h. Domingo, 08 de diciembre de 2019
lopez
Economía

España, condenada a pagar 1,6 millones de honorarios del bufete de Santamaría en los litigios por recortes de Rajoy a las renovables, Alejandro López de Miguel en PÚBLICO. Comentan desde ATTAC

 

FRASE MIGUEL

La capacidad de alguna gente para saltarse toda consideración ética es increíble. Y esta capacidad puede comprobarse que se con muchísima frecuencia en los partidos de derecha. Buena prueba de ello es esto que cuenta Alejandro López de Miguel en PÚBLICO y que señala y comenta la gente de ATTAC. Vean qué maravilla. Esta tipa indecente, Soraya Sáenz de Santamaría, colaboró necesariamente con los otros indecentes, Rajoy, y Soria, en su normativa contra las renovables. Pero ahora, ya fuera de la política, la muy tiesto se apunta a un bufete de postín y chanchullea con las entidades de arbitraje, para meterle indemnizaciones brutales al estado español. Y, para que no quede nada, hinchan estrepitosamente sus cuentas de gastos y honorarios. Menuda tramposa

Economía

Todo el crecimiento de la deuda pública en la UE desde 1995 corresponde a intereses (Juan Torres López en NUEVA TRIBUNA y GANAS DE ESCRIBIR)

 

La Deuda de los estados ha sido históricamente un elemento perturbador de la política. Y ha sido también un arma eficaz con la que las oligarquías poderosas oprimen a la gente. En este clarito artículo de Juan Torres que Federico Aguilera Klink señala en NUEVA TRIBUNA y en el blog personal de Torres, GANAS DE ESCRIBIR, se demuestra que el Banco Central Europeo ha seguido al pie de la letra el manual neoliberal que ha conseguido que la Unión Europea se convirtiera en un elemento dinamizador del neoliberalismo, desertando de la vocación de solidaridad y convergencia con la que nació. Como nos cuenta Torres, el BC ha contribuído a hinchar artificialmente las Deudas Públicas de los estados de la Unión, cargando intereses inexplicables, cuando lo que presta es un dinero contable, surgido de la nada. Lo que desde luego, no se entiende es que todavía haya economistas en gran cantidad, que justifiquen el neoliberalismo. En realidad, sí que se entiende: se trata de ignorancia o de venalidad. Porque, lo dice muy bien Aguilera Klink, esto es un robo en Europa. Un robo neoliberal.