Buscar
12:56h. Domingo, 17 de Febrero de 2019
maria

2018, no digan que no avisó (Rosa María Artal en EL DIARIO)

 

FRASE ARTAL

Yo, Chema Tante, o sé si la eximia Rosa María Artal acierta en todo lo que dice, pero puedo proclamar que jamás leo nada suyo con lo que no esté de acuerdo. En este notable artículo que señala en EL DIARIO el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado, Artal nos recuerda cómo el balance de este año 2018 nos pega una soberbia cachetada. Tanta movilización tanta esperanza y tanta desilusión. Desde luego, venir de la defenestración de Rajoy para asistir a la entronización del fascismo de VOX en un gobierno, genera una profunda turbación. Y, presente en todo esto, la infame acción de la prensa mercenaria, colaboradora insustituible de la maldad política.

 

Ciudades creativas (María Cristina Rosas en ALAINET)

 

FRASE ROSAS

Quienes valoramos y amamos el mundo rural asistimos impotentes al fenómeno de la creciente urbanización de nuestras sociedades. Por todo el mundo, las ciudades crecen, los campos se vacían. Esa es la realidad, que no parece tener remedio. Ante esta verdad, lo único que cabe es humanizar la ciudades. Y en ese sentido va el concepto de Ciudades Creativas que María Cristina Rosas nos explica, en artÍculo señalado en ALAINET por Francisco Morote, de Attac Canarias, diciendo "Altermundismo, ciudades para el siglo XXI. Rosas se apoya en multitu de referencias para relatar como la creatividad puede rescatar a la gente de la frialdad y rutina alienantes de las grandes ciudades modernas. Yo, Chema Tante, sigo pensando que es imperativo recuperar lo rural, pero no se puede cerrar los ojos a lo que ocurre en la vida.

El golpe de estado de José María Aznar (Javier Pérez Royo, en EL DIARIO)

FRASE ROYOEn el resto del estado, solamente caben dos modos de ver la fogalera montada en Cataluña: Por una parte, quienes sabemos que los millones (no se sabe cuántos, porque no dejan consultarlo) que quieren la independencia están ahí, quiérase o no; y por la otra quienes no quieren sino escacharles la cabeza a esos millones, siguiendo el ejemplo de sus antecesores, desde 1939, para acá. En este segunda tesitura está el desesperante Aznar, dispuesto a tirar contra todo lo que se mueva, como nos cuenta Javier Pérez Royo, en artículo señalado en EL DIARIO por el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado. Mucho ojo con esto, porque la posición maximalista de Aznar es calcada de la de sus ancianos conmilitones de 1936. Nada nuevo, en este estado de nuestras desgracias.