Buscar
04:38h. martes, 22 de septiembre de 2020
medina
Economía

Coronacapitalismo, Walter C. Medina en NUEVA TRIBUNA

 

FRASE MEDINA

Walter C. Medina, con este artículo en NUEVA TRIBUNA, demuestra coincidir con quienes pensamos que con esta crisis pandemoníaca coronavírica, las oligarquías del mundo deberían estar muy preocupadas. porque sus vergüenzas y mentiras neoliberales quedan al descubierto. Lo que pasa, agrego yo, Chema Tante, es que esas personas afortunadas, ese 1 %, que acapara la riqueza del mundo, con la ayuda servil de sus mesnadas de la política, la información y la falsa teoría, sienten la seguridad de que podrán seguir con su dominio. Solamente la movilización ciudadana podrá evitarlo.

Economía

Matar a los ricos: temor al ‘efecto joker', Walter C. Medina en NUEVA TRIBUNA

 

FRASE MEDINA

Desde NUEVA TRIBUNA, Walter C. Medina certifica como los temores de la gente opulenta, ante la exasperación que generan las brutales desigualdades económicas, están haciendo florecer incitativas como la de "Patriotic Millionaires" y también a título individual, que demandan que se aplique mayor equidad fiscal, al objeto de que, redistribuyendo la riqueza, pueda aliviarse la brecha de injusticia y así puedan ellas, las oligarquías mundiales, salvar sus pellejos, que siente amenazados. Es curioso comprobar cómo, desde la desaparición de la Unión Soviética, que, de alguna manera operaba como un resorte de control para los abusos de los ricos, ahora es la primera vez que esas clases opulentas están sintiendo la amenaza. Debe ser porque en todos estos años no han atendido a la realidad, pero las protestas no han cesado ni un minuto.

Economía

Cuando los “ilegales” eran españoles, Walter C. Medina en NUEVA TRIBUNA [y canarios, agrego yo, Chema Tante]

 

FRASE MEDINA

Estoy convencido de que a mi querido Walter C. Medina no le molestará la puntualización que hago, rememorando a Bolívar "Españoles y canarios...", pero la verdad es que en el flujo de población hacia el oeste, la proporción canaria, lo que se llamó "el tributo de la sangre" fue sustantiva. Pero, yendo a lo que importa. Lo que parece que olvida mucha gente de estas sociedades que quedan en el imperio español es que hubo mucho tiempo, muchos siglos en que quienes se quedaban en el camino de la esperanza, de la búsqueda de la mejor vida o, simplemente, de la vida, eran de esta parte del Atlántico. Mucha gente muerta en el camino -entonces no había manera de fotografiar la tragedia fatal, tanto sufrimiento a la llegada. Pero también, tanta solidaridad, tanto cariño recibido. Esa solidaridad, ese cariño, que ahora Europa y el estado español le regatean las y los migrantes.Esas hordas malvadas que predican el odio al migrante y esas mentes bobáticas que se tragan sus mentiras deberían pensar en esto que reflexiona Walter C. Medina desde NUEVA TRIBUNA, Aquellas muertes, aquellos sufrimientos, no minimizan ni mucho menos justifican las muertes y los sufrimientos de hoy. Qué poco hemos aprendido.