Buscar
jueves, 07 de julio de 2022 00:00h.
nin
Política

La polémica entre el socialismo y el nacionalismo en el seno de la izquierda en 1914, Eduardo Montagut en NUEVA TRIBUNA, sobre el debate entre Antoni Fabra i Ribas y Andreu Nin

 

frase montagut

Este interesante artículo de divulgación histórica de Eduardo Montagut en NUEVA TRIBUNA, no solamente aporta luces sobre el interminable cuestionamiento de una parte de la izquierda (que parece haber poco meditado sobre el tema) hacia el nacionalismo, sino que contribuye a aclarar la mal entendida imagen del nacionalismo. Porque hay dos nacionalismos: el fascista, excluyente, racista, xenófobo y capitalista y el auténtico nacionalismo, el que es solidario, acogedor, inclusivo, antirracista y que lo que busca es que los pueblos puedan gobernarse por sí mismos, sin injerencias extrañas y conservar las culturas locales, no porque se consideren mejores que ninguna, sino porque entienden que cada cultura es patrimonio universal y que hay que preservarlas para el disfrute de toda la Humanidad. Por todo esto el socialismo y el buen nacionalismo son complementarios. Muy interesante y recomendable.

 

Comunicados

A la empresa mixta municipal EMMASA: ningún niño, ninguna niña de Santa Cruz sin agua potable - Plataforma por la Dignidad

 

emmasa

En la mañana de este lunes 11 de diciembre nos hemos dirigido a la Gerente de Emmasa, Empresa “Mixta Municipal” de Aguas del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, la alicantina Paula Soriano, para poner en conocimiento de la principal responsable de la Empresa “mixta municipal” lo que les pasa a muchas familias del municipio con dificultades económicas, como es el  caso de Alexandra, madre de dos hijos de corta edad que desde hace meses residen en una vivienda propiedad de un banco, sin suministro de agua potable.

PLATAFORMA DIGNIDAD

Firmas

Pintando esperanza en la Casa del Niño - por Francisco González Tejera

 

casa del niño

francisco gonzález tejeraUna vez asesinaron a mi tío Braulio, siendo bebé de cuatro meses, en su cuna, y que posteriormente fusilaran a mi abuelo Francisco en La Isleta, se llevaron a mi padre y a uno de sus hermanos para ingresarlos en la Casa del Niño, la residencia que montó la dictadura fascista en Las Palmas para “adoctrinar” a los hijos de los fusilados y desaparecidos en toda la isla de Gran Canaria.