Buscar
05:09h. Martes, 26 de Marzo de 2019
por

Mendacicracia y filtracionismo - por Emilio Cafassi

 

FRASE CAFASSI

Nota de Chema Tante: La amabilidad del profesor Cafassi me permite reproducir este valioso artículo que publica el uruguayo CARAS Y CARETAS. El texto Insiste en tratar el tremendo problema de la intoxicación informativa. De cómo, cabalgando sobre el poder económico por las redes sociales, la mentira quita y pone gobiernos. Como siempre, las reflexiones de Cafassi, referidas específicamente a la realidad política uruguaya, son de plena aplicación a la de este lado del Océano. Véase como la aseveración dirigida al medio montevideano EL PAIS (sin tilde) casa como un guante con el del medio homónimo (con tilde) español.

Neofascismo e indiferencia - por Emilio Cafassi

 

FRASE CAFASSI

Nota de Chema Tante: El profesor Cafassi publica en el uruguayo CARAS Y CARETAS (y tiene el gesto de permitirme reproducirlo en La casa de mi tía) este rotundo artículo que abunda sobre el significado de la irrupción de figuras neoliberales que se manifiestan netamente neofascistas. Siento que la autorizada opinión de Cafassi avala el criterio insistentemente repetido por mi parte de que el neoliberalismo es el fascismo de siempre. Porque asume el punto nodal del ideario fascista: la defensa de la Ley del más fuerte. Solamente el dinero (la máxima fuerza) tiene todos los derechos y quien carezca de él, carece correlativamente de todo derecho, salvo el de trabajar mientras le aguante el cuerpo, para morirse inmediatamente cuando le falte la fuerza para trabajar. Como otras veces, Cafassi escribe desde la perspectiva uruguaya, pero sus cavilaciones son de aplicación universal.

Blindar Uruguay - por Emilio Cafassi

 

frase cafassi  f n

Nota de Chema Tante: El profesor Cafassi, desde Buenos Aires, pero con la perspectiva uruguaya, publica en CARAS Y CARETAS este artículo que agradezco mucho me permita publicar, porque sus reflexiones acerca de la derrota de la izquierda en Brasil son plenamente aplicables a nuestra realidad, en este estado de derecha español. En efecto, aunque no fuera la única causa de la derrota -en realidad hubo varias y los errores del propio PT no fueron de menor entidad- la ofensiva brutal de informaciones mendaces movió mucha intención de voto. Y a este lado del Atlántico, en lo que va quedando del imperio español, donde campan personajes siniestros como Inda, Tertsch, Losantos o Herreros y donde los esbirros en las redes sociales intentan tumbar la imagen de la gente de izquierda, tenemos mucho que aprender, igual que en Uruguay, de lo que acaba de pasar en Brasisl.