Buscar
17:49h. miércoles, 23 de septiembre de 2020
presos
Sociedad

Coronavirus: Parte de novedades. Desescalada. Ingresos y gastos públicos. Acuerdo sobre ERTE. Movilidad aérea. Sanidad. Excarcelación de presos.Reflexiones de Domingo Méndez, sobre lo aparecido en la Prensa Canaria del 12 de mayo

 

domingo méndez prensa

Coronavirus: Parte de novedades. Desescalada. Ingresos y gastos públicos. Acuerdo sobre ERTE. Movilidad aérea. Sanidad. Excarcelación de presos.Reflexiones de Domingo Méndez, sobre lo aparecido en la Prensa Canaria del 12 de mayo

Política

Marruecos hace oídos sordos a la petición de libertad para los presos saharauis por el coronavirus, Alfonso Lafarga en CONTRAMUTIS

 

FRASE LAFARGA

La crueldad ilimitada del reino de Marruecos cristaliza en la saña que aplica en sus cçarceles. La Liga para la protección de los presos saharauis, en declaraciones que recoge Alfonso Lafarga en CONTRAMUTIS y destaca Luis Portillo Pasqual del Riquelme, denuncia el estado cierto de riesgo que corre la población saharaui reculas ilegalmente en los presidios marroquíes.

Política

Más de 400 organizaciones y defensores de DDHH se dirigen a la ONU exigiendo acciones para proteger a los presos políticos saharauis, SÁHARA PRESS SERVICE

 

FRASE SÁHARA ONU

Desde luego, la ONU y las naciones que la componen, no podrán decir que no lo sabían. Luis Portillo Pasqual del Riquelme destaca esta información de SÁHARA PRESS SERVICE sobre la comunicación dirigida por organizaciones de Derecho Humanos, denunciando las inhumanas condiciones en que se encuentran los presos políticos saharauis en cárceles marroquíes, expuestos al contagio del Covid-19, que luego padecerán sin el tratamiento médico adecuado. 

Política

Los presos políticos saharauis indefensos ante el coronavirus, Alfonso Lafarga en CONTRA MUTIS

 

FRASE LAFARGA

Luis Portillo Pasqual del Riquelme destaca esta nota de Alfonso Lafarga en CONTRAMUTIS, que traslada la denuncia del Movimiento por los presos políticos saharauis (MPPS) sobre otra manifestación de la crueldad y absoluta carencia de sentimientos humanitarios del régimen déspota marroquí. Ese estado, tan amigo de los monarcas y de los gobiernos españoles, mantiene a su población reclusa indefensa ante la evolución de la pandemia del coronavirus.