Buscar
21:28h. martes, 22 de septiembre de 2020
pública
Cultura

La universidad pública y presencial agoniza Marcos Roitman Rosenmann en LA JORNADA

 

frase roitman

Mucho cuidado, que esto no es culpa del desastre de la pandemia. Pero esta crisis está siendo la puntilla. Lo digo yo, Chema Tante. Todo empezó cuando se despojó a la Universidad de una de sus funciones esenciales. la de generar conocimiento y potenciar la cultura desde la perspectivas locales. Se entendió la Universidad como un aparato de otorgar título y, por estúpidas razones económicas se dispersó sus componentes, dislocando su estructura. En lugar de proteger los grandes centro universitarios donde docentes, discentes, gente investigadora de todas las disciplinas convivieran, intercambiando experiencias y conocimientos, para dar a luz, no solamente un corpus de saber, sino de personas completas. En lugar de eso, se optó por la especialización y por la desmembración. De esta manera sis eres de La Palma, por ejemplo, tiene más probabilidades de formarte como profesional de enfermería, sin tener ningún tipo de contacto con estudiantes de ninguna otra naturaleza. Ahí se inicia el proceso destructor de todo el concepto de universidad que denuncia Marcos Roitman en este desolador artículo que señala manolo Marrero e la jornada

Política

Nueva traición a la Educación pública, David Bollero en PÚBLICO

 

FRASE BOLLERO

Con toda la razón, David Bollero se muestra irritado ante la decisión de mantener ayudas a la educación concertada. El artículo de Bollero en PÚBLICO lo recomienda el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado. Y yo, Chema Tante, que comparto la irritación ante esta historia con la educación concertada, no dejaré de señalar que esto se debe a la debilidad parlamentaria de los partidos del Gobierno Progresista.No dejaré de repetir que el problema del PSOE y de UP, no es que no puedan honrar sus promesas electorales, porque no pueden, aunque no quieran, El problema es que no lo explican. Porque la razón última de todas estas desgracias de gestión hay que buscarlas en esas masas de gentes progresistas que, siéndolo, no votan, se abstienen. Con ello, desvirtúan la representatividad parlamentaria e impiden las políticas de izquierda.