Buscar
21:08h. Sábado, 25 de Mayo de 2019
radicales

¿Entienden bien sus defensores las implicaciones políticas radicales de una economía de crecimiento cero? (Ted Trainer, 2010)

 

FRASE TRAINER

Federico Aguilera Klink repesca este excepcional artículo de Ted Trainer que data de 2011, publicado, en traducción de Lucas Antón, por SIN PERMISO. y, originalmente, en REAL-WORD ECONOMICS REVIEW. Sin embargo, es obvio que, a pesar de sus contundentes afirmaciones, ni a este ni a otros testimonios que denuncian los funestos peligros del desarrollismo desaforado, se les presta la menor atención. Las sociedades opulentas cabalgan en el error del consumismo y la acumulación de riqueza, y conducen al planeta hacia la catástrofe final. Trainer nos habla de que la única fórmula de salvación viene de la eliminación del concepto de acumulación de riqueza y de la contención del consumo. Se trata de un texto tan completo y detallado que resulta difícil hacer un resumen que sea fiel por lo que yo, Chema tante no puedo más que suplicar su atenta lectura. Aunque, por supuesto, estoy deprimentemente persuadido de que esto solamente lo leerá y, claro está, lo asumirá, quién ya esta convencido de la cabalidad de sus argumentos. Los otros, los ruines que nos llevan al desastre, seguirán en su alegre francachela.  A pesar de que el propio Trainer apunta a una suerte de optimismo, en entrevista que en KAOS EN LA RED, le hace Santiago Sáez. Me gustaría a mì saber qué dicen totorotas como el genuflexo Clavijo o el comisario empresarial en su gobierno, Ortega, de cosas como las que sostiene Trainer. Para que luego venga el genuflexo Clavijo a echárselas de que a él "le educaron en valores".(sic).

Radicales, turismo y medios de comunicación (Alberto Gómez Vaquero)

 

turismo masivo

ALBERTO GÓMEZ VAQUEROMe parece a mí que Alberto Gómez Vaquero acierta de pleno en esta reflexión que publica NUEVA TRIBUNA. Por supuesto que nunca se puede justificar una acción violenta, pero la actitud no se puede quedar en la mera condena de las acciones ocurridas en Cataluña y Baleares contra el turismo. Es preciso, imperativo, contemplar también los motivos de las tropelías quienes lanzaron los voladores, pintaron guaguas, pincharon neumáticos, no tenían razón en las formas, pero sí la tienen en el fondo. Porque lo que no puede ser es que el turismo masivo, que solamente beneficia a unas pocas empresas, ocasione grandes molestias a la gente y graves perjuicios al ambiente y al territorio. Y esto, en Canarias, es de multiplicada aplicación en Canarias, donde el argumento de que el turismo es un excelente negocio se convierte en justificación para que el negocio lo hagan las empresas, casi todas de fuera. Y, por cierto. En La Palma, La Gomera y El Hierro deberían pensar en si vale la pena caer en el craso error que ha llevado a las cinco islas grandes a un estado de brecha social pavoroso.