Buscar
04:06h. Miércoles, 26 de febrero de 2020
raquel
Sociedad

Que me entierren con él (Raquel Pérez Ejerique)

En EL DIARIO, Raquel Pérez Ejerique comenta la exhumación de una de las centenares de miles de víctimas del franquismo, la primera que se ha conseguido por orden de la insigne jueza argentina Servino de Cubría. El artículo, que recomienda Antonio Aguado, aprovecha la oportunidad de que la nonagenaria Ascensión Mendieta ha logrado su aspiración de toda la vida, de dar digna sepultura a los restos de su padre, para recordar la crueldad de un partido, el Pp y un presidente, Rajoy que le negaron a la gente un derecho tan elemental. Y yo, Chema Tante, proclamo que esta actitud intransigente la adoptaron el Pp y Rajoy, para intentar ocultar los crímenes del franquismo de quien, el partido y el rufián, son directos sucesores. 

Economía

La guerra del gas o la paz de las renovables, Raquel Montón

En EL HUFFINGTON POST, este estupendo artículo de Raquel Montón, que deberían leerse y aprenderse de memoria toda esta banda de ignorantes con interés, encabezados por Paulino, que quieren meternos en Canarias el gas por donde nos quepa, aunque eso signifique renunciar a las renovables.

Política

Matar otra vez a Miguel Hernández, Raquel Ejerique en EL DIARIO

 

FRASE EJERIQUE

Raquel Ejerique comenta la alcaldada fascista del infecto ser que preside el Ayuntamiento de Madrid, que se ha dedicado a ultrajar la memoria de quienes lucharon por la libertad y la legalidad republicana. Ahora este tipo ha destrozado unas lápidas con versos de Miguel Hernández. Y el artículo de Ejerique, que señala en EL DIARIO el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado reivindica la memoria del poeta asesinado de hecho por el franquismo. Y yo, Chema tante me uno al homenaje.

Política

Quién pone el cascabel a la Iglesia, Raquel Ejerique, en EL DIARIO

 

FRASE EJERIQUE

Raquel Ejerique firma un acertado artículo en EL DIARIO, que señala el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado. Y yo, Chema Tante, agrego que eso no va de anticlericalismo ni, mucho menos, de irrespeto a las creencias de cada quién. Esto es sentido de la justicia y de ejercicio de la lógica. Para empezar, no se entiende que la Iglesia Católica, ni ninguna otra confesión, necesite de tantísima riqueeza ni de tanta benevolencia fiscal, para desarrollar sus ritos, su culto y su apostolado, en condiciones decentes. Máxime, cuando sabemos que la Curia, en este estado español, dedica una ínfima parte de sus recursos a las cuestiones asistenciales. Los curas, las monjas y el voluntariado que desarrolla la caridad que les marcó su fundador, lo hacen en condiciones muy precarias, dependiendo de la solidaridad la gente y de algunas empresas, así como de la discrecionalidad de quien gobierne. Eso de "tanto por tantos" es un camelo. De manera que es de esperar que este Gobierno Progresista sea al fin quien le ponga los cascabeles a los curiales.

Política

Hablar es ya delito y sentarse, traición, Raquel Ejerique, en EL DIARIO

 

FRASE EJERIQUE

Magnífico artículo, claro, riguroso, constructivo y contundente, dice con tino el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado cuando recomienda el texto de Raquel Ejerique en EL DIARIO. El asunto es de vital trascendencia en este momento de agrios enfrentamientos territoriales en el estado español. Tanto yo, Chema Tante, independentista irreductible, como Aguado, que no lo es ni de lejos y no por eso es menos canario, coincidimos con Ejerique en que solamente con el diálogo se arregla este problema. Pero, tanto en el lado del nacionalismo español como por el del catalán, hay partes  que rechazan este diálogo y acusan de traidor o 'botifler' a quien ose proponerlo. Yo, aunque reconozco mi parcialidad, creo que esta beligerancia, en la orilla catalana, obedece a la intransigencia hostil del centralismo. Pero ni ello ni nada  justifica a nadie negarse a buscar soluciones negociadas. Porque es la única manera de conjurar la catástrofe. Ahora bien, si el centralismo imperial español sigue negándose -parapetado en una Constitución obsoleta y encima, mal interpretada- a ese ¿Hablamos? que tanto estamos pidiendo, estará provocando, si no legitimando, las protestas masivas ciudadanas que se están produciendo y que no pararán, por muchas patadas y porrazos que se propinen.