Buscar
17:34h. Lunes, 24 de febrero de 2020
rosario
Economía

El viaje olvidado del relator de la pobreza, Luisa del Rosario, con fotos de Arcadio Suárez, CANARIAS 7. Comenta Antonio Aguado

 

frase rosario aguado

frase tante alston

Yo, Chema Tante, celebro infinito que la avezada reportera Luisa del Rosario y el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado coincidan conmigo en lo que ya decía en La casa de mi tía cuando se supo lo de la venida del relator de la ONU para las cosas de la pobreza, Alston. Al hombre lo pasearon por seis territorios del reino de Felipe el último y se quedó aterrado por lo que vio. Y yo le decía entonces, y del Rosario, desde CANARIAS 7 y Aguado, desde aquí, lo repiten ahora, que si llega a venir a Canarias, le da un patatús. Canarias, las islas desafortunadas que se debaten bajo el peso de 16 millones de turistas, arroja los peores datos de pobreza y de gente sin techo. Y, ni al gobierno del pacto de las Flores, por acá, ni al Gobierno Progresista por allá se les está viendo ningún detalle sobre el particular. El informe de Alston, de momento, no ha servido más que para que Iglesias se lo restriegue por los besos a uno del Pp. Pero, a este paso, se lo van a restregar también a esos dos gobiernos. Vean lo que acaba de decir Alston y que reproduce EL PERIÓDICO.

Firmas

Marieta de las Casas, aquellas pequeñas cosas - por Rosario Valcárcel

 

frase valcárcel marieta

Nota de Chema Tante: Ya he mentado aquí el afecto que tengo por Rosario Valcárcel. Para mí siempre es un placer y una honra que Rosario incluya a La casa de mi tía entre los medios a los que envía sus materiales. Pero esta vez se une a ello la emoción. Imagino qué pensará, allá dónde esté, quizá en el Séptimo Cielo, Marieta de Las Casas viendo a su nieta. Una abuela luchadora -el apoyo recibido de su familia no merma el mérito- por el derecho de la mujer a ocupar su puesto en la sociedad; y una nieta igualmente luchadora, porque, aunque mucho se ha avanzado, mucho todavía queda por hacer en ese sentido feminista de la igualdad. Y Rosario no ceja en su emperretamiento. Benditas sean, abuela y nieta.