Buscar
08:51h. lunes, 06 de diciembre de 2021
sistemas
Economía
ALTERMUNDISMO: LO QUE ES BUENO PARA LAS MULTINACIONALES, NO ES BUENO PARA EL MUNDO

Ecos de una cumbre bajo sospecha y devaluada, Sergio Ferrari en ALAI, la Cumbre 2021 sobre los Sistemas Alimentarios

 

FRASE FERRARI

Sergio Ferrari en ALAI, comenta el fracaso de la Cumbre 2021 sobre los Sistemas Alimentarios. Lo señala Francisco Morote de Attac Canarias. Y yo, Chema tante, digo que el problema del hambre en el mundo viene, precisamente, por el manejo tecnocrático que se da a los sistemas alimentarios. y que por eso los movimientos sociale comunitarios se han opuesto a esta Cumbre

Sociedad

Hacienda canaria. Presupuesto UE y ayudas a la agricultura. Ayuntamiento de Las Palmas. Emergencia hídrica. Sistemas de desalación. Sanidad. Inmigración. Domingo Méndez busca y medita sobre la Prensa Canaria del 21 febrero

 

domingo méndez prensa

Hacienda canaria. Presupuesto UE y ayudas a la agricultura. Ayuntamiento de Las Palmas. Emergencia hídrica. Sistemas de desalación. Sanidad. Inmigración. Domingo Méndez busca y medita sobre la Prensa Canaria del 21 febrero

Firmas

Gas natural y geotermia en Canarias. Planificación irracional en sistemas eléctricos insulares - por Antonio Cabrera

"Reflexiones de comparación de las ayudas que recibe el gas natural en la relación con la situación actual de la geotermia en las islas, siendo una tecnología renovable, estable y gestionable. Quienes tienen como seña de identidad “la defensa de lo nuestro” apuestan por más dependencia energética para las islas. Qué dirán el sol, el viento y los volcanes de la coherencia de algunos proyectos políticos."

Firmas

Sin lugar a dudas, el mejor de los sistemas conocidos es la República, pero es necesario analizar en calidad de qué. - por Isidro Santana León

En el preámbulo de la Constitución francesa, intitulado “Declaración de los Derechos del hombre y del ciudadano”, se recogen tres principios de la Revolución: Liberté, Égalité, Fraternite (Libertar, Igualdad y Fraternidad). Sin embargo, esos principios universales para el hombre y, en consecuencia, para todos los pueblos del mundo, la república francesa no los reconoció a las poblaciones de sus colonias, sino que las sometían –y aún someten– por la fuerza de las armas y bajo un sistema feudal, quizás más inhumano que el que repelieron y combatieron en la metrópoli.