Buscar
18:13h. Martes, 20 de agosto de 2019
soledad
Sociedad

Soledad Gallego-Díaz, directora de EL PAÍS

 

soledad gallego díaz el país

Lo que se venía anunciando hace días se ha materializado. Una de las mejores profesionales del periodismo en este estado ha llegado a la dirección de EL PAÍS. Ojalá este nombramiento signifique que quienes despertamos a los ideales de la democracia, con este diario podamos recuperarlo, después de una triste deriva editorial. "“En esta redacción solo se pide obediencia al ‘Libro de estilo”, ha aseverado en su primera reunión con la redacción. Ojalá pueda lograrlo.

Sociedad

El neoliberalismo y la soledad humana: la disgregación de nuestras sociedades (George Monbiot)

george monbiotExtraordinario y consistente artículo de George Monbiot en SIN PERMISO, traducido por José Manuel Sío Docampo del origuinal aparecido en THE GUARDIAN. Es necesario y urgente insistir en los ttremendos perjuicios que causa el fascismo del siglo XXI, el neoliberalismo, esa falacia pseudoteórica con la que el capitalismo de toda la vida pretende justificar su actuación de siempre: favorecer los privilegios de quien tiene dinero. La riqueza, como valor supremo, ante el que todo lo demás pierde su derecho a existir. George Monbiot se refiere aquí a las consecuencias emocionales de esta perra teoría, que inocula en la mente el virus de que la vida debe estar asociada a los bienes materiales.individuales. Se trata de nuevo, de la vieja teoría fascista de la ley del más fuerte. El más fuerte, económicamente. Esto, como dice Monbiot, no solamente perjudica a la gente pobre, en sus derechos, sino que deteriora la mente de quienes consiguen sus pírricas victorias, porque la lucha competitiva conduce, a poco que se mantenga un mínimo de sentido humano, a la soledad. Un mal terrible, para la mente.

 

Política

La soledad de Pedro Sánchez (Juan José Téllez)

juan josé téllez escribe en PÚBLICO, en artículo señalado por Antonio Aguado, sobre la curiosa situación de Sánchez Castejón, secretario general y candidato -todavía- del PsoE. A mí, Chema Tante, lo más que me sorprende es esa verdad evidente que cita Téllez: la inmensa mayoría de las personas miltantes y de las votantes de su partido, más, agrego yo, muchas de las que noo votamos por ese partido, apoyan y apoyamos la firme postura de Sánchez en rechazo a Rajoy y al Pp. Y siguen y seguimos demandando que Sánchez se mantenga en ese No a la banda malhechora que detenta el gobierno. Y, digo yo, si está claro que tanto militantes como votantes como quienes todavía queremos respetar al partido de Sánchez; si solamente los barones y la baronesa y media docena de prebostes marchitos piden la abstención y hasta el sí del partido de Sánchez a partido imputado por corrupto ¿dónde está el sentido democrático de respeto a las voluntades mayoritarias?