Buscar
20:49h. Lunes, 20 de Mayo de 2019
supremo

Ben Magec – Ecologistas en Acción considera una vergüenza la sentencia del Tribunal Supremo contra ATAN sobre el puerto de Granadilla

Ben Magec – Ecologistas en Acción lamenta profundamente la sentencia del Tribunal Supremo, en la que ratifica la vergonzosa resolución judicial del Tribunal Superior de Justicia sobre el puerto de Granadilla. Ben Magec apoya a ATAN en su justa y muy fundamentada lucha contra una infraestructura que, a todas luces, no está sirviendo siquiera para generar empleo de forma significativa en su fase de construcción.

El Tribunal Supremo contra el pueblo (Anibal Marval)

En ROSAS Y ESPINAS, blog alojado en PÚBLICO, Anibal Marval comenta la sentencia del Tribunal Supremo, que condena -después de la absolución emitida en instancias inferiores- a tres años de prisión a ocho personas, por manifestarse ante el Parlamento de Cataluña, en 2011.

El Tribunal Supremo rechaza la revisión del caso Mamotreto

Cuando salió la aberrante modificación administrativa con que ahora intentan salvarle a Antonio Plasencia su negocio del Mamotreto, era de ver los esfuerzos de gente -mucha de ella licenciada en derecho, como el alcalde Bermúdez- diciendo auténticas barbaridades sobre la sentencia que entalegaba a los delincuentes. Ignoraban - y lo hacían a conciencia, porque boba toda esta gente no es- que se condenaba a quienes permitieron la construcción, porque lo hicieron cuando el límite estaba donde estaba. Por mucho que cambien el límite, aquello no hay quien lo modificque.

“El Tribunal Supremo vuelve a dar la razón a la familia de Delgado Fernández, ratificando la anulación del Plan General de Ordenación de El Rosario”

Escribe Francisco Javier Delgado Fernández: El Tribunal Supremo ratificando esta sentencia, nos vuelve a dar la razón, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias tumbó este Plan General debido a dos sentencias, Montaña Jagua y reparcelación Tabaiba Media-Alta en el año 2012 y una tercera sentencia de Montaña Carbonero en el 2013, El Rosario no se puede permitir estas temeridades a las arcas públicas recurriendo sentencias a su antojo.