Buscar
20:55h. sábado, 28 de mayo de 2022
tramposo
Firmas
ESPAÑA. LA CORTE DE LOS MILAGROS: UNA MÁS DE JUAN CARLOS I, EL CAMPECHANO

El gran tramposo se ha salido una vez más con la suya, Carlos Elordi en EL DIARIO

 

f c e

Carlos Elordi en EL DIARIO ofrece la reflexión, entre las tantas que se han hecho sobre la desfachatez real. Es la que ha elegido Francisco Morote, de Attac Canarias, que aporta el antetítulo. Y yo, Chema Tante. le alabo el gusto, al elegido y al elector, porque es un análisis ponderado y muy puesto en razón. Esto que ha ocurrido es otra de las muchas escenas ridículas de la zarzuela de mal gusto que es la política en el estado de derecha español. Al Bribón yo le pregunto; "Si no tienes nada que explicar, bergante ¿por qué te vuelves con el real rabo entre las reales patas a Abu Dabi, con lo que a tí te gusta el pulpo a feira, las tortillitas de camarones y el cocido? Podrías también irte a vivir a Londres, para que te quede cerca, cuando el Tribunal británico por fin te empapele.  

Sociedad

La pregunta tramposa de la consulta tramposa del tramposo Paulino - por Chema Tante

¿Cree usted que Canarias debe cambiar su modelo medioambiental y turístico por las prospecciones de gas o petróleo?. He aquí el texto que los vivillos que ocupan el gobierno de Canarias después de perder las elecciones canarias pretenden formular en una consulta de consecuencias más que perjudiciales. Miren de qué insidiosa manera se pretende avalar una estrategia medioambiental y turística desgraciada. Miren un ejemplo claro de pregunta capciosa.

Comunicados

Santiago Pérez: “El gobierno de Canarias es tramposo”

SB-Noticias.- Santiago Pérez, ex diputado autonómico y concejal en el Ayuntamiento de La Laguna, ha calificado de “tramposo” al gobierno de Canarias, por haber “secuestrado” un informe de la Dirección General de Presupuestos y Planificación, en el que se analizaban los costes reales que conllevará  la aprobación de la Agencia Tributaria Canaria.

Firmas

Las falacias del urbanismo tramposo - por Damián Marrero Real

El urbanismo, en sus múltiples facetas, siempre ha sido un territorio donde el poder constituido alcanza su máxima expresión. La confluencia de intereses diversos, muchos de ellos coincidentes, con la necesaria acumulación de capitales, hacen de este ámbito una encrucijada altamente sensible.