Buscar
10:10h. Miércoles, 23 de octubre de 2019
turistificacion
Firmas

Defender el barrio. Sobre vivienda y turistificación en Canarias - por Ruymán Rodríguez

 

turismo controlado no masificado

ruymán rodríguezEn la segunda mitad del siglo XX el modelo capitalista ha tenido que reconvertirse en determinadas zonas para sobrevivir y expandirse. El capitalismo industrial ha dejado paso en muchos casos a un capitalismo basado en los servicios, reproduciendo el llamado tránsito del fordismo al posfordismo. En Canarias el sector agrícola, históricamente motor económico del archipiélago, hace mucho que fue suplantado por el turismo. De hecho éste se nos vende como la única alternativa económica, en un discurso hegemónico que hasta la izquierda insular compra (1). No hay vida más allá del turismo y la hostelería. Este proceso se conoce como terciarización de la economía y es lo que ocurre cuando el tercer sector (servicios) se convierte en el modelo económico preponderante y subordina o intoxica al resto de sectores (agrícola e industrial).

Economía

Las consecuencias de la gentrificación y de la turistificación de las ciudades en EEUU y España (Vicenç Navarro)

vicenç navarroA quienes les preocupen las cosas de Canarias les debería llamar mucho la atención esto que cuenta Vicenç Navarro, desde la página de ATTAC, PUBLICO o su propio sitio personal. La gentrificación y turistificación "dos caras de la misma moneda" está convirtiendo los destinos en artificiales parques temáticos, de los que se arroja toda vida social. Es lo que está pasando en Manhattan, en Cartagena de Indias, en Barcelona o en Venecia, pero tambien en las cuatro islas canarias más grandes y que se pretende que pase también en las tres islas todavía verdes, La Palma, El Hierro y La Gomera. Es el desquiciamiento, el desbaratamiento a precios de saldo de nuestros recursos naturales, que extirpa la habitabilidad y destroza la identidad, para enriquecer a cuatro empresas foráneas y otros cuatro malinches. Es la locura de ltotorotas que impulsan la idea de que Canarias se convierta en un Singapur, de toletas que dicen mendazmente que quienes nos oponemos al desarrollismo desenfrenado pretendemos mantener las islas "del siglo XIX".  Lean lo que dice, con su habitual lucidez, el profesor Navarro y sientan crujir sus dientes.