Buscar
23:15h. Domingo, 19 de enero de 2020
ultimo
Política

Mi hermano, el último fusilado, Flor Baena (hermana de Xosé Humberto Baena) en PÚBLICO

 

FRASE BAENA

Este lacerante artículo que señala el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado da dolor y refleja el dolor. El dolor, la angustia, la impotencia de quién ve que le matan a un hermano. Y, que, encima, era inocente. Yo, Chema Tante, sin aminorar en nada el dolor de Flor Baenq, que lo relata en este escrito en PÚBLICO, quiero recordar que en Xosé Humberto Baena se da la circunstancia de que fue el último asesinado por Franco vivo. Pero que fue el último de una larguísima serie de seres humanos masacrados por el franquismo en su furor bestial contra la democracia.

Política

El último cartucho Por qué Macron fracasará (2017) y Hacia una crisis de régimen en Francia (Rafael Poch en LA VANGUARDIA y CTXT REVISTA CONTEXTO)

 

FRASE POCH

Vive la France! grita Julián Ayala, cuando señala estos dos textos de Rafael Poch, que se las sabe todas, respecto a Francia. Dos textos, uno del 17, otro de ahora mismo, que ayudan a entender lo que está ocurriendo en Francia en estos días. Que Macron, como todo  neoliberal, intenta engañar a la gente y desentenderse de sus problemas. Y la gente, otra vez en Francia, se cansa y se rebela. Poch, además, aporta otra lista de las reivindicaciones de los chalecos amarillos, para que la gente se vaya enterando. La gente, porque Macron, como otros, nunca se va a enterar

Firmas

Fidel el último revolucionario - por Jonathan Rubio *

 

che fidel

jonathan rubioTodo empezó, también, un 25 de Noviembre, pero de 1956, cuando el Granma zarpa clandestinamente desde México con 82 guerrilleros, luego reducidos a 12, iniciando la lucha contra la miserable y despótica dictadura de Batista que hizo de la isla caribeña un paraíso de la corrupción institucionalizada, un prostíbulo y casino yanqui, un lugar de retiro vacacional de mafiosos y un bazar de la droga. Tres años más tarde, y después de que el Primer Ministro de la URSS, Nikita Kruschev, reconociese que no conocía a aquel grupo de “barbudos cubanos mal armados” de Sierra Maestra, éstos barbudos hacían su entrada en La Habana.