Buscar
00:24h. miércoles, 08 de diciembre de 2021
yihadista
Sociedad

El terrorismo yihadista mata a casi 300 personas. Pero que nadie se alarme. Fue en Egipto

 

atentado sinaí

Ya es un tópico, que hay que decir con mayor fuerza cuando la tragedia es por allá. Porque cuando es en Europa o América, suena mal que se recuerde. El criminal terrorismo, yihadista en este caso, golpea cruelmente en muchas partes, pero con mayor frecuencia y más contundencia, a los propios pueblos musulmanes, a los que hay que mostrar solidaridad. Porque esos pueblos sufren dos agresiones. Las de los estados occidentales y los del Yihadismo. La página de la SER , con información de EFE, o LA VANGUARDIA, cuentaN en detalle la masacre del Sinai. Muchas, muchas más víctimas que en Barcelona o Londres. Pero son de allá. Un problema menor, parece, porque la opinión pública en los países "desarrollados", ni se inmuta.

Política

El asesor de seguridad del presidente Jimmy Carter: ¡Yo creé el terrorismo yihadista y no me arrepiento! (Nazanín Armanian)

 

ZBIGNIEV BRZEZINSKI

Zbigniew Brzezinski

NAZANÍN ARMANIANEscalofriante reportaje de Nazanín Armanian en PÚBLICO, por más que ya sabíamos la responsabilidad USA en la locura terrorista yihadista. Pero el cinismo de esta gente es una aberración. Lo hicieron y están encantados, porque "así frenaron al estado soviético". Porque, ojo, Zbigniew Brzezinski no es más que una representación del pensamiento estratégico USA. Tenemos, claro que sí, que horrorizarnos y reclamar justicia para los criminales terroristas. Pero tamniñen debemos buscar todas las causas del horror.

Política

La reforma de la justicia universal impide procesar a un yihadista francés

La SER y PÚBLICO cuentan otra de las terribles consecuencias de la bajada bochornosa de pantalones que la banda ppera hiciera ante el poder económico chino, desertando de su deber de aplicar la jurisdicción universal. Ese principio obliga a la justicia de cualquier estado del mundo a perseguir a la persona culpable de delitos contra la humanidad que detenga y no sea encausada por la justicia del territorio dónde se cometió. Insisto en el principio "obliga".