Buscar
lunes, 05 de diciembre de 2022 09:35h.

ANC recrimina al Gobierno Canario su derrame económico en obras públicas

Para Alternativa Nacionalista Canaria el dato de que 3 de cada 4 obras cobran más de lo licitado originalmente es una tendencia a la estafa y derroche de dinero público que Canarias no se puede permitir.

ANC recrimina al Gobierno Canario su derrame económico en obras públicas

Para Alternativa Nacionalista Canaria el dato de que 3 de cada 4 obras cobran más de lo licitado originalmente es una tendencia a la estafa y derroche de dinero público que Canarias no se puede permitir.

Parece ser que son más de 30 millones de gasto extraordinario y no previsto que ha supuesto esta política, que solo hemos visto en casos como el del Canal de Panamá y no entendemos el sometimiento de los gestores de dinero público, en momentos en que se nos recortan gastos sociales a la ciudadanía.

Según se ha hecho eco la prensa, en el ejercicio de 2009 "la Consejería de Obras Públicas y Transportes la que incurrió en las desviaciones de precios más cuantiosas: poco más de 20,3 millones derivaron de adjudicaciones de este departamento. Las otras dos áreas que menos certeras estuvieron en los cálculos de los costes de sus obras fueron el de Medio Ambiente y Ordenación Territorial, cuyos trabajos desembocaron en gastos extraordinarios".

Por otro lado, las 58 obras emprendidas durante ese ejercicio se han terminado sin respetar los plazos establecidos, e incluso alguna llegando a acumular retrasos considerables, donde se alcanzan los 22 meses de superado el plazo previsto originalmente.

Para ANC esta un clara demostración de irresponsabilidad por parte de los gestores políticos, rebasando los presupuestos licitados para obras públicas, cuando de es sabido que las licitaciones son el presupuesto máximo que se está dispuesto a pagar. De forma que estos "imprevistos" arruinan a la administración local y deberían tener costes entre quienes malgastan el caudal público. Por ello, ANC exige explicaciones públicas y que se depuren responsabilidades en este nuevo escándalo del Gobierno de Canarias.