Buscar
miércoles, 05 de octubre de 2022 08:52h.

Diez razones para apoyar desde Canarias la Marea Ciudadana del 23F


Ben Magec, Ecologistas en acción presenta un decálogo de razones para apoyar la Marea Ciudadana “contra los recortes y la corrupción, por una verdadera democracia”

Diez razones para apoyar desde Canarias la Marea Ciudadana del 23F Imprimir E-Mail

 

Ben Magec, Ecologistas en acción presenta un decálogo de razones para apoyar la Marea Ciudadana “contra los recortes y la corrupción, por una verdadera democracia”

Image

Ben Magec-Ecologistas en Acción se suma a la Marea Ciudadana convocada para el 23 de febrero. La Federación ecologista anima a la ciudadanía a salir a la calle ese día, y argumenta su reivindicación mediante un decálogo de razones de peso que justifican el apoyo desde Canarias.

1- Canarias es una de las comunidades autónomas más destacadas en el mapa de la corrupción en España . No hay isla que se salve, y pocos son los municipios en los que no se ha evidenciado un caso de fraude a la Ley. Aunque son muchos más los cargos públicos con imputaciones pendientes de resolución, una decena de ellos ya han sido condenados. Y aún con entre rejas, los hay que siguen delinquiendo con el apoyo de varios miembros de diversos partidos más. Sin embargo, mientras la mayoría de los casos judiciales están aún abiertos, sus principales responsables, a sabiendas de que la resolución sólo podrá ser condenatoria, se cubren las espaldas sin abandonar el poder mediante la adquisición de la condición de aforados que les otorga el nombramiento como senadores. Para ello, evidentemente, han de contar con el visto bueno y la complicidad de su partido político, que es quien elabora las listas electorales.

2- El motor de la corrupción es la especulación urbanística. Canarias contribuyó con energía a inflar la burbuja inmobiliaria que arrastró en su caída a buena parte de la sociedad. Los cargos públicos que utilizaron a la construcción para enriquecerse ilegalmente, además de delinquir pusieron en riesgo a miles de personas con su apuesta por un monocultivo que depende del estado de salud del ficticio mercado financiero. Y ahora, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, en vez de reconducir la situación, siguen huyendo hacia delante con su apuesta por nuevas infraestructuras que alimentan únicamente a los grandes empresarios que financian a estos partidos. Trenes, puertos, aeropuertos, carreteras y obras faraónicas financiadas con fondos europeos, son la solución a la falta de inversión inmobiliaria. Ya no se puede recurrir a la construcción inmobiliaria, pero hay que seguir construyendo.

3- Estos grandes empresarios, cómplices de la corrupción política, se han hecho con el 80% de la riqueza en Canarias. Para colmo, a través de la RIC  evaden casi completamente sus impuestos. Sin contar con estos fondos para abastecer las arcas públicas, y ante la merma en la inyección monetaria derivada de la crisis, se presenta la excusa perfecta para iniciar una política de recortes que lo que realmente busca es diseñar una sociedad de corte neoliberal. Para ello, los recortes se aplican en las políticas públicas y los derechos sociales, no en las inversiones que mantienen a estos mismos empresarios. 

4- Y sin embargo, Canarias cuenta con unos alarmantes índices de pobreza y miseria. Canarias es la segunda Comunidad Autónoma con un mayor índice de miseria , y la primera en niveles de pobreza (33,8%) . Los sectores más vulnerables, como la infancia, están padeciendo ya consecuencias derivadas de la malnutrición, como el raquitismo recientemente descubierto en niñas y niños de Santa Cruz de Tenerife.

5- Para colmo, los recortes en la educación pública y la privatización de la enseñanza ahondarán más en la brecha social y perpetuarán la diferencia de clases y el acceso desigual a los recursos en un futuro. Lo mismo ocurre con la sanidad. La precarización de la sanidad pública (listas de espera quirúrgicas de 30.000 pacientes, cierre de plantas, etc.) es una apuesta decidida por la derivación paulatina hacia la sanidad privada, a la que únicamente tendrán acceso las personas que puedan permitírselo económicamente. 

6- La alarma social se extiende mucho más allá de la situación actual. Estamos en situación de riesgo. En Canarias padecemos un 92% de dependencia de la importación de alimentos y un 94% de dependencia de combustibles fósiles. Nos encontramos ante un escenario insostenible ambiental y socialmente, además de en una situación de gravísima inseguridad civil.

7- Y la apuesta de futuro que se contempla es convertir al Archipiélago en una plataforma logística para la invasión de África, es decir, en una zona geográfica en la que se basará la organización de la guerra contra un continente al que se planifica el robo de sus recursos naturales, y la marginación, más aún si cabe, de su históricamente saqueada población.

8- Evidentemente, el medio ambiente y el territorio no sólo son la última de las preocupaciones de los dirigentes canarios, sino además, un estorbo para sus proyectos. La biodiversidad canaria está gravemente amenazada, más aún cuando se aprobó y no se ha modificado el Catálogo de Especies Protegidas que desprotegió a cientos de especies de la fauna y la flora canaria, muchas de ellas endémicas y en peligro de extinción. También el territorio está ahora desprotegido tras la grave situación en la que quedaron los espacios naturales y los Parques Nacionales, ante la desidia y la mala gestión del Gobierno del Canarias. 

9- Y sin embargo, se siguen aprobando y desarrollando proyectos destructores para el territorio, como el denunciado y evidentemente inútil puerto de Granadilla, o la importación, regasificación y distribución de Gas Natural en Canarias, que será el golpe de gracia definitivo al desarrollo de las energías renovables. Y cómo no, las prospecciones petrolíferas en Canarias, que servirán no sólo para destruir el medio ambiente, sino además para hundir definitivamente a la industria turística de Lanzarote y Fuerteventura.

10- Para terminar, y como colofón a este decálogo, destacamos la agonizante situación en la que se encuentra la democracia. Los recursos para la participación son cada vez más escasos y menos decisorios. Las alegaciones y recursos administrativos son trámites cada vez más absurdos. Las leyes y los tratados internacionales que garantizan la participación  parecen no ser parte del corpus jurídico canario. Ni siquiera son determinantes las sentencias judiciales. En Canarias, además, se ha optado por impedir la participación gravando con constosísimas tasas las gestiones administrativas que se exigen a las organizaciones sociales para el cumplimiento de su actividad. Las Iniciativas Legislativas Populares ya ni se discuten en el Parlamento aunque vayan avaladas por más firmas que las que otorgaron el poder a los miembros del hemiciclo. 

Por todas y cada una de estas razones, Ben Magec-Ecologistas en Acción considera un deber moral no sólo el participar en ésta y las futuras convocatorias que se organicen en contra de este sistema, sino además difundir la información y extender esta reflexión a todos los sectores sociales, animando a la lucha ciudadana en la defensa de unas islas y un Planeta en el que prime la justicia ambiental y social.