Buscar
miércoles, 07 de diciembre de 2022 12:06h.

La FADSP rechaza medidas de política económica que deteriorarán la sanidad pública y la harán más inequitativa y menos accesible

Ante el conocimiento público de las 255 medidas que el Ministerio de Hacienda envía a las CCAA para poner en marcha nuevos recortes en la Sanidad Pública, desde la FADSP tenemos que señalar:

La FADSP rechaza medidas de pol´tica económica que deteriorarán la sanidad pública y la harán más inequitativa y menos accesible
 
Ante el conocimiento público de las 255 medidas que el Ministerio de Hacienda envía a las CCAA para poner en marcha nuevos recortes en la Sanidad Pública, desde la FADSP tenemos que señalar:
 
1)     Como ya denunciamos en su día cuando se anuncio la “rebaja de impuestos” por el Gobierno, menos impuestos conllevan inevitablemente un empeoramiento, en cantidad y calidad de los servicios  públicos porque estos precisan para su mantenimiento de una recaudación suficiente y progresiva, circunstancias estas ninguna de las cuales se dan en la propuesta fiscal del Gobierno.
 
2)     Si entramos en las medidas concretas que se proponen estas son básicamente de 2 tipos:
 
·        Nuevos recortes sobre los trabajadores sanitarios, suspendiendo las contrataciones de interinos, aumentando las horas de trabajo y disminuyendo los salarios, de unos profesionales que hace tiempo están al limite (recuérdese hay ahora 53.000 trabajadores menos en la Sanidad Pública) y que han visto muy reducidos ya sus salarios mediante congelaciones y bajadas salariales.
 
·        Nuevos copagos para los usuarios de la Sanidad Pública, como el aumento de los copagos en farmacia, o el establecimiento de copagos por consultas, hospitalización o urgencias. Estos copagos suponen un obstáculo fundamental para el acceso a prestaciones necesarias para las personas mas enfermas y con menos recursos, tal y como se ha objetivado con los copagos farmacéuticos establecidos por el RD Ley 16/2012 (un 14,76% de la población no retira medicamentos prescritos por motivos económicos, el 20% de los pensionistas y el 23% de los parados).
 
3)     En resumen rechazamos estas propuestas porque deterioraran mas una Sanidad Pública ya muy castigada por los recortes e impondrán barreras al acceso a las prestaciones sanitarias necesarias para los mas pobres y los mas enfermos, un verdadero “impuesto sobre la enfermedad”.
 
FEDERACION DE ASOCIACIONES PARA LA DEFENSA DE LA SANIDAD PUBLICA
 
22 de julio de 2014