Buscar
lunes, 05 de diciembre de 2022 18:28h.

Intersindical Canaria ante la arbitraria detención de la compañera Aisha Hernández

La detención, juicio y posterior condena a 4 meses de cárcel de la compañera Aisha Hernández , militante de Intersindical Cannaria y Azarug, por el simple hecho de haber realizado un pintada en un barrio obrero de Las Palmas denunciando una realidad tan lacerante como la de que el 75% de las y los jóvenes canarios no tengan empleo, marca una tendencia represiva creciente contra la protesta social  que, por otra parte, se ensaña con particular dureza con las mujeres y los jóvenes. Esto no es casual sino que tiene que ver con una realidad Canaria en la que son precisamente esos sectores de la población los que más razones tienen para protestar, dado que la crisis capitalista los agrede con doble violencia.

Comunicado de Intersindical Canaria ante la arbitraria detención de la compañera Aisha Hernández

La detención, juicio y posterior condena a 4 meses de cárcel de la compañera Aisha Hernández , militante de Intersindical Cannaria y Azarug, por el simple hecho de haber realizado un pintada en un barrio obrero de Las Palmas denunciando una realidad tan lacerante como la de que el 75% de las y los jóvenes canarios no tengan empleo, marca una tendencia represiva creciente contra la protesta social  que, por otra parte, se ensaña con particular dureza con las mujeres y los jóvenes. Esto no es casual sino que tiene que ver con una realidad Canaria en la que son precisamente esos sectores de la población los que más razones tienen para protestar, dado que la crisis capitalista los agrede con doble violencia.



A esta detención arbitraria hay que sumarle la violencia física y psicológica sufrida por Aisha tanto durante la detención como mientras estuvo en dependencias policiales, lo que nos retrotrae a las peores épocas del franquismo en que estaba normalizado vigilar y castigar la disidencia respecto al régimen. En todo caso, la intención detrás de esta y otras acciones policiales recientes tanto en barrios populares como en contra de militantes sindicales, parecen tener un claro objetivo “aleccionador” es decir, imponer por la vía del miedo y la judicialización de la protesta el sometimiento de jóvenes , mujeres y sectores populares en general ante una situación social y unas políticas que deterioran enormemente las condiciones de vida de la población canaria.

Intersindical Canaria quiere manifestar su absoluta solidaridad con la compañera Aisha Hernández, con el colectivo Azarug en el que también milita, y advertir que mientras las agresiones del poder político y la patronal contra la clase trabajadora canaria continúen no nos amedrentaran en la lucha y la protesta social que, por justicia continuaremos llevando adelante.