Buscar
domingo, 14 de abril de 2024 21:08h.

Intersindical Canaria exige a los Gobiernos de Canarias y del Estado español que no dejen en la calle a las 20.000 personas que dependen del sector del tomate

La actitud de los Gobiernos de Canarias y del Estado español que, antes de las elecciones al parlamento europeo se mostraban dialogantes y dispuestos a solucionar el problema del sector agrícola del tomate que pone en riesgo el empleo y el sustento de unas 20 mil familias canarias, ha cambiado notablemente una vez pasadas las elecciones. Ahora las administraciones parecen haber vuelto al punto muerto inicial en que se pasan la pelota una a otra sin concretar ni cuando, ni en qué forma van a resolver la liquidez de 14 millones de euros que el sector necesita con urgencia para iniciar la zafra del presente año.

Intersindical Canaria exige a los Gobiernos de Canarias y del Estado español que no dejen en la calle a las 20.000 personas que dependen del sector del tomate

      La actitud de los Gobiernos de Canarias y del Estado español que, antes de las elecciones al parlamento europeo se mostraban dialogantes y dispuestos a solucionar el problema del sector agrícola del tomate que pone en riesgo el empleo y el sustento de unas 20 mil familias canarias, ha cambiado notablemente una vez pasadas las elecciones. Ahora las administraciones parecen haber vuelto al punto muerto inicial en que se pasan la pelota una a otra sin concretar ni cuando, ni en qué forma van a resolver la liquidez de 14 millones de euros que el sector necesita con urgencia para iniciar la zafra del presente año.

      Lamentablemente  los  políticos parecen entender el tema del tomate como una moneda de cambio en sus relaciones con Marruecos y como un arma arrojadiza en la continua y estéril batalla política entre el PP, el PSOE y Coalición Canaria que tiene cada vez más hastiada a la población.  Mientras ellos se pierden en sus cálculos, los trabajadores y trabajadoras de la aparcería mantienen la vigilia desde hace meses porque pesa sobre sus espaldas la incertidumbre de no saber si podrán o no trabajar y por tanto de cómo harán para mantener a sus familias en el futuro próximo.

     El tema tiene connotaciones más profundas. Los gobiernos de Canarias y del Estado que favorecen con cuantiosas subvenciones a través del REA (Régimen Especial de Abastecimiento) a empresarios importadores parasitarios que inundan Canarias de productos foráneos que perfectamente pueden producirse en Canarias, generando además competencia desleal para el productor  canario. Al mismo tiempo desmantelan los sectores productivos que si generan empleo como el del tomate, ahondando la dependencia de la economía de la nación canaria en una visión claramente colonial dónde entienden a canarias como un territorio de expolio y saqueo fácil sin que importe la vida de su población.

    Ante esto Intersindical Canaria anuncia que,  a través de su Coordinadora de Aparcería y en el marco de la Plataforma por la Defensa del Tomate, Frutas y Hortalizas de Canarias anuncia que, de no resolver los Gobiernos de Canarias y del Estado español en el corto plazo la situación de las trabajadoras y los trabajadores del tomate garantizando el inicio de la zafra, movilizaremos de manera coordinada a todos los sectores de la Confederación Intersindical Canaria en defensa de nuestros compañeros y compañeras.