Buscar
lunes, 26 de febrero de 2024 08:04h.

IUC apoya al estudiantado de la ULPGC y condena intervención policial


Izquierda Unida canaria (IUC)  expresa su respaldo y apoyo al alumnado, PAS y profesorado, además del personal laboral de las dos Universidades Canarias, que en estos momentos de recortes están luchando por la defensa de sus derechos y de una educación pública de calidad.

IUC apoya al estudiantado de la ULPGC y condena intervención policial

Izquierda Unida canaria (IUC)  expresa su respaldo y apoyo al alumnado, PAS y profesorado, además del personal laboral de las dos Universidades Canarias, que en estos momentos de recortes están luchando por la defensa de sus derechos y de una educación pública de calidad.

Desde nuestra organización condenamos los episodios del día 12 de septiembre en  la inauguración del curso académico en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, al convertirse dicho acto en cerrado y restringido para parte de la comunidad universitaria, aún cuando ésta había recibido previamente invitación para acudir a él. Mostramos nuestra repulsa a que se pueda negar esta invitación aduciendo razones para evitar un altercado preventivo, que nos recuerda a otras políticas preventivas represivas de infausto recuerdo. Damos, por tanto, nuestro apoyo al alumnado, profesorado y PAS que defendieron y defienden sus justas reivindicaciones de manera pacífica.

Condenamos la desmedida intervención policial que acabó con varios integrantes del colectivo de Estudiantes Pre-parados siendo atendidos en el hospital por lesiones de diverso tipo. La universidad no puede convertirse en un campo de batalla sino debe continuar siendo un ámbito de discusión, tolerancia y aceptación del debate.

IUC no comparte en absoluto la normalidad en el inicio del curso manifestada por el presidente de Gobierno de Canarias, Paulino Rivero. No podemos aceptar como normalidad los recortes sancionados desde el Gobierno de Canarias, ni el que se haya despedido a decenas de profesores en ambas universidades canarias, ni que se haya incrementado las tasas universitarias hasta un 40%, ni que se estén reduciendo drásticamente las becas, ni que se esté bajando insistentemente los sueldos a todos los profesionales públicos, siendo especialmente ignominioso entre aquellos/as que cobran a través de subcontratas menos de 600 euros, ni la ampliación de los horarios, ni el que se haya aumentado la ratio entre el alumnado con la consiguiente merma de calidad, ni el que hayan abandonado 900 familias el servicio de acogida temprana por no podérselo costear, ni el que se haya retirado diversas ayudas entre las que destacamos la del coste de los libros de texto, no podemos aceptar en definitiva como normalidad la promoción de empresas educativas privadas, universitarias y no universitarias, frente a la educación pública.