Buscar
miércoles, 28 de septiembre de 2022 22:39h.

Manifiesto 23N Canarias Resiste

El 23 de noviembre Canarias tenía el derecho de hacer oír su voz.

Manifiesto 23N Canarias Resiste

El 23 de noviembre Canarias tenía el derecho de hacer oír su voz. Este 23N el clamor de un NO rotundo a las prospecciones debió hacer retumbar las siete islas. Más allá de una pregunta enrevesada y que no convencía a nadie, más allá del afán de protagonismo y el cálculo del oportunismo político, las masivas movilizaciones de cientos de miles de habitantes de las islas, la lucha constante y coordinada, la persistencia y dignidad de nuestro pueblo nos daban el derecho indiscutible a exigir que nuestra voz se levante alta y clara para que el mundo entero la escuche.

Pero esta vez no pudo ser, la altanería de un gobierno como el del Partido Popular de cuño prepotente y autoritario, la falta de respeto de dicho gobierno ilegítimo que, entiende  a las islas como una simple colonia de expolio y saqueo, en el que lo que pensemos los canarios y canarias, y aún nuestro futuro y subsistencia no tienen ningún valor. Todo ello sumado a la absoluta falta de independencia del poder judicial, con un Tribunal Constitucional que ha actuado prevaricando en favor de los intereses de un régimen decadente e hipotecado a los intereses de los bancos y la gran empresa. En este caso a los de una multinacional petrolera como Repsol que con la complicidad de un ministro traidor y el aparato de un Estado corrupto se han confabulado para amordazar a nuestro pueblo.

 Contra este atropello condenamos la cobarde actuación de un Gobierno de Canarias que no ha estado a la altura que este momento histórico requería, que a pesar de la insistencia de las organizaciones del pueblo organizado y de la voluntad manifiesta del mismo de seguir adelante, ha actuado con miedo y cobardía, optando por la obediencia ante el decadente gobierno central convirtiéndose en cómplice por omisión de esta puñalada contra su pueblo al ser incapaz de mantener la consulta popular digan lo que digan como la historia y Canarias exigían.

Ante este panorama marcado, para colmo, con el comienzo de las prospecciones, impuestas con violencia y agresiones por parte de una Armada española que parece haber sido contratada como cuerpo de seguridad privada de Repsol. La Coordinadora Canaria contra las Prospecciones quiere dejar claro que no vamos a aceptar de ninguna manera ni que desde Madrid, Soria nos mande callar, ni la obediencia resignada de Paulino Rivero, porque el pueblo canario tiene dignidad y fuerza suficiente para quitarse la mordaza y seguir resistiendo, porque no hemos dicho la última palabra y seguiremos en la lucha cueste lo que cueste organizando la resistencia en los barrios y pueblos de las islas, hasta conseguir que Repsol y el gobierno corrupto que vela por sus intereses saquen sus sucias manos de nuestra tierra y detengan este criminal proyecto petrolífero. Para que sea el pueblo canario quien soberanamente decida cómo quiere vivir y gestionar su medio social y natural, apostando por la soberanía energética basada en las energías renovables, así como el cuidado y preservación del patrimonio natural de nuestra Nación Canaria. Por todo ello...

 

¡La lucha es hasta la victoria!