Buscar
sábado, 24 de febrero de 2024 09:50h.

UE / ANC y UP, dentro de la coalición Los Pueblos Deciden pedirán en Europa la limitación de residentes en el archipiélago

Canarias es la región dependiente administrativamente de la UE con las peores condiciones de vida. Los salarios más bajos, las pensiones más bajas, el mayor índice de desempleo y, a causa de la nueva legislación española, con los peores servicios públicos y derechos sociales que dicho estado ha visto en el último siglo.

UE / ANC y UP, dentro de la coalición Los Pueblos Deciden pedirán en Europa la limitación de residentes en el archipiélago

Canarias es la región dependiente administrativamente de la UE con las peores condiciones de vida. Los salarios más bajos, las pensiones más bajas, el mayor índice de desempleo y, a causa de la nueva legislación española, con los peores servicios públicos y derechos sociales que dicho estado ha visto en el último siglo.

El peso poblacional de esta región de la "Europa Ultraperiférica" hace estragos provocando más pobreza que precariedad y matando lentamente a los habitantes de Canarias. Las personas que habitamos este archipiélago necesitamos urgentemente frenar y controlar el peso humano que, además, está acabando con los bienes naturales de este territorio limitado por mar y convirtiendo la situación en insostenible.

Canarias necesita poder regular más tajantemente la entrada de población foránea. Quedando nuestras fronteras abiertas y sin premisas al turismo europeo, así como al resto de los visitantes vacacionales que se vean atraídos por este destino turístico. Así mismo, mostramos nuestro compromiso solidario y aceptamos lo legislado con respecto a la inmigración clandestina. Pero la UE, en su compromiso de velar por los ciudadanos que están bajo su administración, tiene la obligación de legislar blindando las fronteras del archipiélago, restringiendo el aumento de los residentes e incluyendo a todos los países de la propia UE, incluso el Estado español.

Para ANC y UP, esta es otra de las cuestiones que la UE debería considerar como excepciones en las denominadas Regiones Ultraperiféricas, con evidentes intereses diferentes a los Pueblos que componen la Europa comunitaria, donde las consultas populares deberían ser una constante y no estar sujetas a políticas marcadas por intereses tan lejanos que siguen siendo símiles de las de los reinos colonialistas, con la crueldad añadida que la historia documentó y documenta, de los continuos abusos colonialistas.