Buscar
jueves, 30 de mayo de 2024 08:20h.

“Canarias tiene un límite”, la movilización que quiere prender la mecha de un cambio de modelo en las islas - por Miguel Ángel Rolland

FR MAR

Federico Aguilera Klink y Chema Tante recomiendan este muy claro reportaje
20a general
20a general

“Canarias tiene un límite”, la movilización que quiere prender la mecha de un cambio de modelo en las islas

Miguel Ángel Rolland

EL SALTO

“¡Canarias se agota!” es el lema que ha lanzado la plataforma creada con el mismo nombre. Una idea que ha prendido entre la población las islas que, según señalan los colectivos convocantes, se siente ignorada ante el colapso de los recursos naturales y sociales. Sobrepoblación de residentes, saturación de viviendas turísticas y plazas hoteleras, precariedad salarial, carreteras en atasco continuo, agotamiento del acceso al agua, abandono de los entornos naturales, crisis en la gestión de residuos… La lista de problemas que relatan es larga mientras, según sostienen, la alternancia de siglas ha demostrado su incapacidad, rendidas ante el clientelismo corporativo.

CANARIAS SE AGOTA
CANARIAS SE AGOTA

En Tenerife, el cambio de gobierno ha corrido para reactivar las polémicas obras hoteleras de La Tejita y Cuna del Alma. Hasta que la indignación ha pasado de las conversaciones a la movilización general. Incluso se ha elevado la presión con una acción nunca vista: una huelga de hambre si no se atienden las demandas urgentes planteadas. Una medida muy llamativa, lanzada desde los integrantes de Canarias Se Agota, que ha captado atención mediática. Se trata de un ultimátum comprometido por varios miembros de este colectivo, uno más dentro de los convocantes a la protesta del 20A, entre los que se encuentran la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN), organización decana del ecologismo en Tenerife, y Salvar La Tejita, asociación militante creada contra las obras del complejo hotelero que destrozará el entorno natural de la Playa de La Tejita. Hay unidad: por eso la convocatoria ha prendido de forma viral y ha levantado expectativas de alta participación.

Quedan pocos días para el 20 de abril y la manifestación será simultánea en cinco islas: La Palma, Gran Canaria, Tenerife, Lanzarote y Fuerteventura. Bajo el lema “Canarias tiene un límite” se acompaña una idea central: un cambio de modelo. Sin embargo, la conversación se ha desviado hacia otra idea: la turismofobia.

Activistas como Daniel Duque, miembro de Salvar La Tejita, celebran que la protesta haya aunado todas las demandas en una: la moratoria turística y vacacional.

 

DANIEL DUQUE
DANIEL DUQUE

Acusan a los convocantes de querer acabar con el turismo, sobre todo extranjero. Los empresarios hoteleros y los políticos han reaccionado con declaraciones agitadas. Fernando Clavijo, presidente de Canarias, pidió “sentido común” y no atacar “la principal fuente de riqueza y empleo”. La patronal hotelera Ashotel, en boca de su vicepresidente, Gabriel Wolgeschaffen, respondió con una frase en forma de chascarrillo: “A la vaca que da leche hay que dejarla tranquila”. Por si fuera poco, un medio sensacionalista británico ha sumado al barro preguntando a su audiencia si habría que boicotear Tenerife por el descontento frente al modelo turístico que muestra una parte de la población.

Desde el activismo, sin embargo, se esperaba la guerra por el discurso. El 2 de abril, en rueda de prensa, la plataforma Canarias Se Agota lanzó un desafío: “Estamos dispuestas a pasar hambre si no se detienen definitivamente las obras de La Tejita y el Puertito de Adeje”. El límite es el 12 de abril. Si no hay respuesta, iniciarán la huelga. “Esta protesta nace fruto de nuestra desesperación al ver los destrozos en el medio natural y social que está cometiendo la clase política”, explican en el comunicado difundido este día. Y añadían: “Todo tiene un límite. Y nuestra clase política lo ha pasado con creces”.

“No vivimos del turismo, el turismo vive de nosotros”

Las organizaciones convocantes denuncian que el modelo vigente en Canarias, sobre todo en las islas de mayor atracción turística, no funciona. Matizan que no se trata de una guerra al turismo, sino la interconexión de todos los problemas. Alegtan que los espacios naturales están abandonados, con un ejemplo límite en el caso de El Teide, con sólo cinco guardas forestales para todo el parque; que los residentes no encuentran viviendas —a lo que se suma que los salarios no alcanzan—; que la población se ha disparado sin proporcionalidad en las infraestructuras, y que la construcción se enfoca hacia macroproyectos como La Cuna del Alma y La Tejita. Este último caso lleva en lucha desde el 2015: la movilización paró las obras hace tres años, y ahora se ha decidido retomar la construcción del complejo hotelero .

Activistas como Daniel Duque, miembro de Salvar La Tejita, celebran que la protesta haya aunado todas las demandas en una: la moratoria turística y vacacional. “Pedimos lo normal en cualquier territorio limitado, porque se está actuando como si fuéramos un territorio ilimitado y no lo somos” explica desde Tenerife. “Aquí estamos llegando a un punto de colapso, con situaciones de emergencia hídrica porque nos falta agua. Pero se aplauden los nuevos campos de golf y se nos cuenta que somos sostenibles. Aquí todos somos turistas, y cuando sales fuera eres turista, pero estamos en contra de este modelo que no genera riqueza y destroza las islas. Sabemos que el turismo es muy importante, sin embargo decimos que no vivimos del turismo, sino que el turismo vive de nosotros”.

“Canarias se sitúa como la región con mayor pobreza severa del país, con un 38% de personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social”, afirma esta plataforma cívica

Frente a los excesos del sistema actual se han pedido y son bandera de las convocatorias del 20A dos medidas concretas: la mencionada moratoria turística y una ecotasa, un impuesto obligatorio para que los turistas contribuyan de forma directa al visitar las islas. “La moratoria turística no es cargarse el turismo”, añade Duque, “es no hacer más camas para turistas, lo que conllevaría una mejora de la calidad y la industria, porque en todos los lugares que se ha planteado y se ha llevado a cabo ha acabado ganando el turismo”. 

Sin límites y sin control

La lista de argumentos contra el modelo vigente, basado en el turismo de masas, no es algo sobrevenido a esta movilización. El abandono de la agricultura, la saturación de las carreteras y autopistas —atrapadas en atascos diarios—, la contaminación de las playas y el aumento de residuos ilegales vienen siendo señalados desde los primeros movimientos ecologistas de las islas en los años 70, con figuras históricas de la cultura como César Manrique, hasta las más recientes elecciones municipales. Son una llama que sigue generando acción y colectivos, como ocurre ahora el caso de Canarias Se Agota, creado para elevar aún más la lucha, y a pesar de la respuesta popular en casos como La Tejita o el fatídico Puerto de Granadilla. Así lo explica Roberto Mesa, portavoz de la plataforma: “Son necesarios muchos cambios, pero lo más urgente es frenar el crecimiento, porque se sigueN construyendo hoteles y viviendas vacacionales, se están destrozando espacios protegidos, saltándose leyes, y no hay ningún tipo de control”.

Los convocantes tiene cifras para argumentar sus exigencias. El peso poblacional en las islas está desbocado: ha aumentado 32 puntos por encima de la media nacional desde que se constituyó la comunidad autónoma, más incluso que la Comunidad de Madrid. Sin embargo, una de cada tres viviendas compradas en el archipiélagoes adquirida por personas sin nacionalidad española. Esto se ha traducido en precios abusivos en el alquiler de viviendas, municipios sin oferta de alquiler y una incapacidad de la juventud para emanciparse y conseguir una vivienda, dado el abusivo precio de esta y los bajos salarios.

“Canarias se sitúa como la región con mayor pobreza severa del país, con un 38% de personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social”, afirma esta plataforma cívica. Frente a esto, añaden, “en el último año, nuestro Mal Gobierno potencia aún más el monocultivo turístico desbloqueando 13.833 nuevas camas sólo en Tenerife”. Roberto Mesa ilustra la situación, que califica de “colapso”, con una imagen: “Se corta el agua de los agricultores para que las piscinas de los hoteles se sigan llenando”.

“Si no hacemos nada, estamos perdidos”

El 20 de abril Canarias sale a las calles con un nuevo ¡basta ya!. Fernando Sabaté, profesor de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de la Laguna, activista ecologista y co-fundador de Sí Se Puede, señala: “En Coalición Canaria tienen que estar muy preocupados con este movimiento porque ellos, desde su pensamiento conservador, se nutren de un discurso populista canarista, y esta convocatoria apela con mucha fuerza al sentimiento canario, y en ese sentido les socava parte de sus bases. Pero son una gente muy perspicaz políticamente, con mucha experiencia. Han estado en el poder toda la vida, con lo que se abre la posibilidad de que haya algunas concesiones”.

Fernando Sabaté: “Podemos perder, pero si no hacemos nada estamos perdidos”

fernando sabaté

Canarias ha vivido muchas movilizaciones históricas, y Sabaté apela a luchas vividas en Tenerife, como las de Vilaflor, el Puerto de Granadilla y, más recientemente, la protesta contra Cuna del Alma en Adeje. Como posible hoja de ruta tras el 20A, señala: “Si estuviera involucrado organizando en este movimiento lo último que haría es convertirlo en un interlocutor para la negociación directa con el Gobierno canario. Lo más importante en esta fase es mantener en la agenda pública este descontento social, con la mayor fuerza posible, sin entrar a negociar, porque además es un movimiento muy heterogéneo y surgirían divisiones”.

El Gobierno Canario ha desvelado la existencia de un Anteproyecto de Ley de Ordenación Sostenible del uso turístico de las viviendas, sobre un borrador que el propio Sabaté confirma que se viene trabajando desde hace tiempo. La moratoria no entraría en agenda, pues en este no se tocan las plazas hoteleras, Sin embargo, existe un precedente de esta aplicado en los años 2001 a 2002, años en los que se prohibió la construcción de nuevas plazas hoteleras. Lo que no se conseguiría, advierte Sabaté, es el bloqueo de compras por personas no españolas debido a que chocaría con las leyes de de la Union Europea.

En cuanto a la ecotasa y la revisión del modelo de turismo, Sabaté señala: “Se tenía que haber hecho [durante los años del pacto progresista], pero es verdad que los programas se vieron muy tocados por la pandemia, el confinamiento, el vuelco de gastos en políticas sanitarias, la gestión de los ERTE… Había un acuerdo y compromiso político en las elecciones de 2023, y si se hubiera reeditado el acuerdo, se habría sacado. Pero habría sido muy bueno haberlo dejado caminando desde la legislatura anterior”.

Ahora, la mirada queda puesta en el 20 de abril y en lo que pueda devenir el movimiento en los días posteriores. Para finalizar, Sabaté sentencia: “Podemos perder, pero si no hacemos nada estamos perdidos”.

 

El corazón, con Palestina. Suscríbete y llévate de regalo una Tote bag con la imagen de la última portada de El Salto. Con cada suscripción, 5€ de donación para la UNRWA.
Más información

* Gracias a Miguel Ángel Rolland y  EL SALTO y a la colaboración de federico Aguilera Klink

https://www.elsaltodiario.com/medioambiente/canarias-limite-movilizacion-prender-mecha-cambio-modelo-islas

MIGUEL ÁNGEL ROLLAND
MIGUEL ÁNGEL ROLLAND
EL SALTO
EL SALTO