Buscar
lunes, 20 de mayo de 2024 07:46h.

El clima extremo arruina las cosechas en Reino Unido - por Carlos Fresneda

fr c f

Federico Aguilera Klink señala esta crónica del correspondela de EL MUNDO en Londres, Carlos Fresneda

El clima extremo arruina las cosechas en Reino Unido

Carlos Fresneda

EL MUNDO

Los episodios de clima extremo en el Reino Unido, con once temporales desde septiembre y el período más lluvioso en su historia registrado en los últimos 18 meses, amenazan con arruinar las cosechas de patatas, trigo y vegetales a lo largo de este año e imponer racionamientos en los supermercados.

Las altas precipitaciones han causado en los últimos meses inundaciones en gran parte de superficie agrícola, han obligado a retrasar las siembras de primavera o han acabado arruinando los productos sobre el terreno. "Muchos granjeros han optado por no sembrar o por poner el suelo en barbecho", advierte Martin Lines, director ejecutivo de la Nature Friendy Farming Network. "Lo que está ocurriendo se va a traducir en una escasez de productos como las patatas o las zanahorias a lo largo del año".

"Es la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial en que nos enfrentamos a un año sin cosechas", alerta el agricultor Joe Stanley, a cargo de una granja experimental en Leicestershire, en declaraciones a The Financial Times. "A no ser que deje de llover y que salga el sol, corremos ese riesgo real: muchos agricultores están en la misma situación".

La tormenta Kathleen, con vientos de 113 kilómetros por hora y aguaceros en el norte y el oeste de Inglaterra, fue la número 11 en golpear las islas británicas en el temporada 2023-24. Según la Met Office, entre octubre del 2022 y marzo del 2024 se alcanzó un récord de 1.695 litros por metro cuadrado, el mayor registro en un período similar desde 1836.

UNA CRISIS AGRAVADA POR EL BREXIT

"El clima es tan extremo que supera la capacidad de los agricultores para planear cosechas en muchos lugares", asegura Joe Stanley, que advierte del "riesgo existencial" para el sector, agravado por el cambio de política de subsidios desde el Brexit y a pesar de los fondos creados para compensar los daños por inundaciones.

"Estamos ante una grave problema para la seguridad alimentaria en el Reino Unido", advierte por su parte Rachel Hallos, vicepresidenta del National Farmers Union (NFU). "Los agricultores están sufriendo el impacto ahora, pero serán los consumidores quienes noten el efecto a lo largo del año".

Varios supermercados introdujeron ya racionamientos a lo largo del 2023 por las malas cosechas. Morrisons limitó a dos el número de lechugas, tomates, pepinos o pimiento por cada cliente. Asda puso también un máximo de tres unidades por cabeza de brócoli, coliflor y lechuga. El 60% de los británicos reconoce que ha experimentado escasez de productos en las estanterías de los supermercados en el ultimo año.

"La amenaza del cambio climático a la cadena de alimentación va a ir de mal en peor, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras", vaticina Amber Swayer, analista del Energy and Climate Intelligence Unit. "El año pasado, el Reino Unido tuvo que importar una tercera parte de los tomates y dos terceras partes de las frambuesas y las coles de bruselas de Marruecos".

La islas británicas importan efectivamente más del 40% de las verduras, frutas y productos frescos. Los episodios de clima extremo en Europa -de la sequía en España a las inundaciones en Francia- han contribuido también a encarecer la cesta de compra. La entrada en vigor de nuevos controles por el Brexit a partir del 30 de abril amenaza con crear lo que los analistas llaman la "tormenta perfecta".

De los Países Bajos, en declaraciones a The Guardian, el profesor Paul Behrens, de la Leiden University, recuerda lo que está en juego: "Si no actuamos pronto, reduciendo las emisiones y transformando los sistemas alimentarios, nos vamos a enfrentar a una espiral de aumento de los precios en los próximos diez o veinte años. Y cuando la comida sube, siempre podemos esperar inestabilidad política. Ojalá la gente entendiera la urgencia del cambio climático y cómo puede afectar a nuestra seguridad alimentaria".

* Gracias a Carlos Fresneda y EL MUNDO y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

CARLOS FRESNEDA
CARLOS FRESNEDA

https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/medio-ambiente/2024/04/17/661fcb25e85ece55068b457e.html

 

EL MUNDO Aparecido originalmente en EL MUNDO . La casa de mi tía reproduce por el alto interés del contenido, bajo los principios de Uso Justo de la UE
 Aparecido originalmente en EL MUNDO . La casa de mi tía reproduce por el alto interés del contenido, bajo los principios de Uso Justo de la UE
MANCHETA MARZ 24