Buscar
martes, 06 de diciembre de 2022 00:08h.

“En Granadilla ya perdimos el tren de los contenedores, pero no el del gas”. Bastante que se le había dicho

Entrevista de Delgado García y Vidal Cañas en DIARIO DE AVISOS, a uno de los más ardorosos de los defensores de la estupidez hecha proyecto de puerto en Granadilla El tipo nos llenó las orejas de cuentos fantasmagóricos sobre el cuerno de la abundancia que supondría para Canarias y para Tenerife el tráfico de contenedores en ese puerto. Le decíamos, quienes pensamos con la cabeza, que allá abajo, en el sur, los vientos impedían toda operación de contenedores. Y nos apoyamos en el argumento supremo: ni una sola armadora de ese tráfico había mostrado su interés por escalar en un puerto en Granadilla, ni, mucho menos, por implicarse en la construcción de una base de contenedores, como hacen en donde quiera que sea negocio.

Sin embargo, este gentuallo, incapaz de pensar, se empecinó en construir un puerto innecesario. Y todo, porque habían enredado a una serie de empresarios zopencos para que les financiaran las campañas electorales, a cambio de aporvecharse del monumental pelotazo. Y llegaron, en un caso -uno más de los acotumbrados en estas islas- de lesa canariedad, a acogotar el Puerto de Santa Cruz de Tenerife, para justificar el engendro en Granadilla. 

Se cargaron para siempre el tráfico de contenedores en Santa Cruz de Tenerife. Quisiera yo eswcuchar ahora a los estibadores, que se han quedado sin trabajo, por defender lo que -ellos más que nadie- sabían que era una sarat de mentiras. Porque lo defendieron, pan para ayer, hambre para hoy, para congraciarse con Paulino y su banda. Lo mismo que quisiera yo escuchar también a los sedicentes socialistas y populares granadilleros, que prometían decenas de miles de puestos de trabajo si se construía ese puerto. Quienes cayeron en la trampa de semejantes embusteros, y les votaron, se tienen merecido lo que les pase.

Pero sigue la desfachatada insalla de políticos y empresarios en su carrera hacia la destrucción total de las islas. Ya consiguieron montar esa obra nefasta de puerto para nada. Y, como había que encontrarle alguna utilidad, hunden todavía más en la miseria a las islas, con sus proyectos de gas. De un solo tiro, dos pájaros y todo el pueblo canario. Una obra destructora del medio ambiente, de la flora y la fauna; y un combustible como el gas, fósil, contaminante, peligroso, caro y no disponible en Canarias.

Sépalo el indecente presidente portuario de Tenerife y sépalo Paulino y toda su banda -que ya lo sabe- el gas agrede al medio ambiente y a la economía de Canarias tanto como el petróleo; el gas, como dice el profesor Calero, es incompatible con las renovables. Porqque, como en un mercado sin trampas, el gas no puede competir con las energía limpias, la única manera e hacer que el gas sea rentable es cerrarle el paso políticamente a las tecnologías energéticas que no queman nada, sino que utilizan el sol, el aire, la fuerza del mar o de la tierra.

http://www.diariodeavisos.com/2014/02/en-granadilla-ya-perdimos-tren-contenedores-pero-del-gas/

Rodríguez Zaragoza, en 2008, hablaba de contenedores