Buscar
domingo, 21 de abril de 2024 03:34h.

Joan Martí, vulcanólogo: "Una semana antes de la erupción, la probabilidad era de más del 80%" Entrevista en LA PALMA OPINA

 

FR J M
mancheta pequeña

Joan Martí, vulcanólogo: "Una semana antes de la erupción, la probabilidad era de más del 80%" Entrevista en LA PALMA OPINA

 

 

El investigador del CSIC, entrevistado en el foro  La Palma Opina, afirma que un trabajo académico seis años antes acertó en el lugar donde se produjo luego la erupción, lo que indica que la metodología usada sirve y debe aplicarse. Asegura que no hay mapas de peligrosidad volcánica y que a raíz del Tajogaite en 2021 los está elaborando por encargo del CSIC

El vulcanólogo del CISC  Joan Martí afirma que, si bien no intervino como científico en el seguimiento directo del proceso eruptivo de 2021 en La Palma, “una semana antes” de la catástrofe asesoró al Instituto Geográfico Nacional (IGN), que le preguntó sobre las probabilidades de erupción; y, aplicando los métodos que se utilizan para estos casos, "los resultaron mostraron que era muy alta”, más del 80%. 

Este geólogo advierte que ni en La Palma ni en otras islas hay mapas de peligrosidad volcánica a largo plazo, a su juicio fundamentales para los planes de emergencias, y que los está elaborando tras encargárselos el CSIC a raíz de la erupción del volcán Tajogaite.

“Todos los síntomas apuntaban a que habría una erupción, y también teníamos identificada la zona más probable de la erupción”, añade el doctor en Geología, especialista en volcanología física y análisis multirriesgo, entrevistado en el foro de opinión La Palma Opina, que coordina Víctor Yanes, y con el que colabora Elvalledearidane.com.

La entrevista completa puede verse en Youtube https://www.youtube.com/watch?v=ObC0JrIkX54&t=657s y en Facebook https://www.facebook.com/100078107153768/videos/229747250084966?locale=es_ES

El también profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) afirma además que hace seis años en un trabajo final de máster de uno de los alumnos en la Universidad de Barcelona, concluyó que la zona con mayor probabilidad de una erupción en La Palma era justo donde se produjo luego la de 2021.

En cualquier caso, deja claro que esto no quiere decir que supieran que iba a producirse un proceso eruptivo, “pero sí quiere decir que la metodología que aplicamos para ese trabajo académico sirve” y, por tanto, deberían aplicarse para el futuro

Martí asegura que en la gestión del plan de emergencias aplicado en La Palma, es decir el PEVOLCA, “se han hecho cosas bien, otras no tan bien y otras mal”, pero insistió en que no participó en el comité científico, aunque su impresión es que “en conjunto tampoco fue una actuación mal hecha”.

El aspecto que critica se refiere a que “quizá hay cierta descoordinación, cada uno quiere ser protagonista de lo suyo, cada uno por su lado, y los mensajes no son lo confiables y sólidos que tendrían que ser, cuando estar coordinados es lo principal y los científicos tener una sola vez”

Preguntado si se debió evacuar antes de la erupción, apunta que “decir si la erupción es inminente, muy probable o altamente probable es más una cuestión semántica, por lo que esperar a que los científicos digan que es inminente para cambiar el semáforo es erróneo; lo importante es contar con suficiente información para tomar las decisiones adecuadas”.

Y llegado a este punto es claro: “Cuando existen indicios sólidos de que podría haber una erupción, la prevención suele ser más prudente que esperar a actuar después”. “A veces se acierta y a veces uno se equivoca, pero hay una serie de elementos que te hacen pensar que se está acercando el fenómeno”, apostilla.

En todo caso, indica que en las erupciones de tipo efusivo, como la del Tajogaite, hay un tiempo para reaccionar que no se tiene en erupciones explosivas como las del Vesubio.

Pero insiste en que los científicos no gestionan, "o no deberían gestionar", la emergencia como tal, sino los políticos: “Si sabemos que los volcanes suelen avisar un poco antes de tener actividad, la ciencia debe estar ahí para decir que esto va en serio; y a partir de ahí los políticos toman las decisiones con la información que les dan los científicos”.

Sobre la situación actual de La Palma desde el punto de vista volcánico, explica que con los datos que conoce “no hay reactivación magmática que sugiera que vaya a haber otra erupción; estamos en una fase post-eruptiva”, en la que hay que gestionar las secuelas, como es el caso de la temperatura de las coladas y las emisiones de dióxido de carbono (CO2). 

Con respecto a la gestión de las zonas con este gas, su criterio es que el de “que la población no debería volver mientras persistan valores anómalos por razones de seguridad, ya que el CO2 es conocido como el asesino silencioso, pues, a pesar de que no es perceptible a simple vista, representa un riesgo importante y debe ser monitoreado con cautela”

El vulcanólogo catalán puso de relieve que Canarias, a pesar de ser una región volcánicamente activa, “carece de análisis de peligrosidad a largo plazo” por este riesgo, un estudio que no se tenía en el El Hierro para la erupción de 2011, y “tampoco existía en La Palma” para esta reactivación volcánica. “Cuando empezó la erupción en 2021”, relata, “ el CSIC me encargó hacer los mapas de peligrosidad volcánica de Canarias y los estamos haciendo ahora”.

Según explica el geólogo, se trata de mapas que determinan las zonas más probables de sufrir erupciones y dónde hay más peligrosidad, “y a partir de ahí se pueden montar los planes de emergencia con un poco más de confianza en el dato científico”.

Para el caso de Tenerife, advirtió de que también faltan estos estudios de peligrosidad a largo plazo, de manera que si ahora en la isla del Teide hubiera una erupción “estaremos igual, otra vez detrás” en lugar de adelantarnos a ese fenómeno en la elaboración de esos mapas. Una información, subraya, que, una vez elaborada, debe difundirse a la población no para que se alarme, sino para que conozca el entorno volcánico donde vive. “No hay que tener miedo a los volcanes, ahí están, vivimos entre ellos”, razona.

Sobre Tenerife, indicó que es “candidata” a una erupción, pero que es una isla diferente en el sentido que no solo puede tener erupciones como la del Tajogaite sino que las erupciones del Teide, un estratovolcán “que está activo, aunque de actividad lenta”, pueden ser más peligrosas y se deben también en cuenta a la hora de planificar estrategias de prevención y de emergencias.

 

JOAN MARTÍ
JOAN MARTÍ

Joan Martí es profesor adscrito al Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua, director del curso internacional de Volcanología de la Universidad de Girona desde 2012. miembro de la Academia Europea, miembro honorario de la International Union of Geodesy and Geophysics, exdirector de Geociencias Barcelona, ex secretario general de la International Association of Volcanology and Chemistry of the Earth Interior (IAVCEI) y ex editor jefe de Journal of Volcanology and Geothermal Research (Elsevier).

* Gracias a LA PALMA OPINA

https://www.youtube.com/watch?v=ObC0JrIkX54&t=657s

LA PALMA OPINA
LA PALMA OPINA
mancheta oct 23 2