Buscar
sábado, 02 de marzo de 2024 09:51h.

Los líderes de la UE desperdician otros 50.000 millones de euros en apuntalar el régimen de Kiev... y en la autodestrucción STRATEGIC CULTURE

FR S C

Los líderes de la UE desperdician otros 50.000 millones de euros en apuntalar el régimen de Kiev... y en la autodestrucción

STRATEGIC CULTURE

Los regímenes elitistas europeos están librando una guerra en Europa contra la Rusia nuclear, desperdiciando el dinero del público para apoyar a una mafia neonazi en Kiev

Finalmente, las amenazas, los chantajes y las presiones de la Unión Europea han dado sus frutos para impulsar un gigantesco paquete de ayuda de 50.000 millones de euros al irremediablemente corrupto régimen de Kiev. Esto ocurre mientras los agricultores europeos se rebelan contra el liderazgo de la UE por los mayores costos de la energía y las importaciones baratas de Ucrania que los están dejando sin negocios y acabando con sus medios de vida.

Los líderes de la UE están comprometiendo a todo el bloque de 500 millones de personas al suicidio político. La actitud arrogante e imprudente es algo digno de contemplar. ¡Trae las horcas, Merci!

Los 27 líderes de la Unión Europea se reunieron en una  cumbre de emergencia  no para abordar los crecientes problemas políticos, económicos y sociales internos del bloque, sino más bien para prodigar montañas de más ayuda a Ucrania, que no es miembro.

Cuando los líderes celebraron su última cumbre en diciembre, fue un espectáculo de calumnias y disputas sórdidas. En esa reunión, el Primer Ministro de Hungría, Viktor Orban, vetó la asignación de más fondos al régimen ucraniano en medio de amargas recriminaciones y disputas. Esta vez, sin embargo, Hungría cedió ante la intensa presión para llegar a un acuerdo sobre el paquete.

Días antes de la cumbre de Bruselas de esta semana,  el Financial Times informó  que el Consejo Europeo había elaborado planes para sabotear la economía húngara si Budapest persistía en no firmar el plan de ayuda masiva. Esto dice mucho sobre la mentalidad perversa en la cúspide de la burocracia de la UE. Demuestra el carácter antidemocrático del bloque a pesar de las pretenciosas afirmaciones en sentido contrario.

Bruselas ya había congelado hasta 10.000 millones de euros en financiación central para Hungría y se informó de amenazas de eliminar los derechos de voto de Budapest en la toma de decisiones del bloque, lo que habría sido una flagrante violación del principio declarado de unanimidad de la UE.

La asignación de 50.000 millones de euros a un Estado no miembro es asombrosa. Aún más desconcertante es que la última generosidad es sólo una fracción de la ayuda total que los dirigentes de la UE han inyectado a Ucrania desde que estalló la guerra por poderes contra Rusia en febrero de 2022. Durante los últimos dos años, la Unión Europea ha dado al régimen de Kiev una  se estima  en 100.000 millones de euros.

Estados Unidos y otros aliados occidentales también han abonado a Ucrania otros 100.000 millones de euros. Aproximadamente la mitad de esto se destina a armas, mientras que la otra mitad financia la financiación estatal.

Como hemos señalado aquí  anteriormente , la financiación acumulada de Occidente a Ucrania ha superado con creces el histórico Fondo Marshall que Estados Unidos asignó a toda Europa para la reconstrucción después de la Segunda Guerra Mundial (alrededor de 170.000 millones de euros en dinero actual).

Sencillamente no existe ningún precedente ni justificación justificable para esta movilización de apoyo financiero a Ucrania. Todo esto ha sido hecho como un hecho consumado por una clase élite sin mandato democrático. No se han llevado a cabo referendos para consultar al público sobre el gasto excesivo. De hecho, las encuestas indican que el público europeo –al igual que el público estadounidense– se opone a que sus gobiernos apoyen a Ucrania.

La administración Biden está compitiendo, con una creciente resistencia en el Congreso, para enviar a Ucrania 60 mil millones de dólares adicionales.

Para empezar, el régimen de Kiev bajo el presidente títere Vladimir Zelensky es sinónimo de corrupción y represión desenfrenadas. Fuentes del Pentágono admiten que la junta de Kiev ha desviado algo así como 400 millones de dólares de gastos militares. La cifra real es posiblemente aún mayor.

La grotesca asignación de recursos financieros a Ucrania no tiene nada que ver con apoyar la democracia o defender al país de una supuesta agresión rusa.

Líderes de la UE como el canciller alemán Olaf Scholz y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, siguen repitiendo un mantra sobre  la defensa  de Ucrania porque, dicen, si es derrotada, toda Europa estará en peligro de invasión rusa. Este es el alarmismo más absurdo por parte de políticos que están ideológicamente cegados por la rusofobia y esclavos de la propagación de la hegemonía occidental.

Se dice abiertamente que la última inyección de 50.000 millones de euros a un régimen ucraniano adicto a la guerra es para sostener a su gobierno y pagar salarios y servicios. En otras palabras, Ucrania es un Estado fallido y, sin embargo, se espera que los ciudadanos, trabajadores y agricultores europeos –que subsisten en tiempos económicos difíciles– financien una camarilla corrupta.

Además, las dificultades que están soportando decenas de millones de ciudadanos europeos son resultado directo de que sus líderes políticos y la élite burocrática de Bruselas complacen la agenda de hostilidad de Estados Unidos hacia Rusia.

Esa agresión liderada por Estados Unidos, que se remonta al golpe de estado instigado por la CIA en Kiev en 2014 para llevar al poder a un régimen neonazi, ha saboteado la economía europea. Los líderes europeos han servido traidoramente a los intereses geopolíticos de Washington y no a los de los europeos comunes y corrientes. La demencial imposición de sanciones a Rusia ha provocado enormes aumentos en los precios de la energía que han diezmado las empresas europeas y los niveles de vida de los consumidores, trabajadores y agricultores.

Los mayores costos de producción son un factor importante en las crecientes protestas de los agricultores en toda Europa. Otro factor es la importación antidemocrática de productos agrícolas más baratos de Ucrania por parte de la UE como concesión al régimen de Kiev. Esas importaciones han socavado a los agricultores de toda Europa, en Alemania, Francia, Italia, los Países Bajos, Polonia, Rumania, Hungría y los países bálticos.

El escandaloso abuso de fondos europeos para apuntalar un régimen fascista corrupto que reprime violentamente a los oponentes políticos, a los medios de comunicación y a la Iglesia ortodoxa, y glorifica a los colaboradores nazis, tiene un propósito fundamental: prolongar una guerra por poderes contra Rusia. El objetivo de esa guerra es una eventual subyugación estratégica.

Los regímenes occidentales están tan arruinados e impotentes frente a sus quebrantadas economías capitalistas que están tratando de explotar la vasta riqueza natural de Rusia. Esta es la continuación de la política de Lebensraum de la Alemania nazi por parte de los imperialistas occidentales.

Ucrania ha perdido la guerra por poderes contra Rusia. Es una debacle criminal y vergonzosa. Hasta 500.000 soldados ucranianos han muerto en los últimos dos años a manos de fuerzas rusas superiores. El vil régimen de Kiev, por supuesto, quiere mantener el negocio de la guerra debido a su insaciable estafa. Washington y sus vasallos europeos en altos cargos quieren mantener la guerra por ambición imperial elitista, una ambición que en última instancia es inútil en el nuevo orden global multipolar emergente.

Mientras los líderes europeos estaban instalados en el Consejo Europeo en Bruselas, el parlamento fue bloqueado por agricultores enojados de toda Europa. Los manifestantes  llamaban  a los políticos por su nombre. El desprecio es palpable. París y otras capitales de toda Europa están siendo asediadas por cuellos de botella en las autopistas. Como resultado de ello, las economías nacionales están al borde del abismo.

Incluso se podría percibir que los agricultores europeos en Francia, Alemania, Bélgica y otros lugares están implementando tácticas similares a las de los yemeníes en el Mar Rojo. Aprieta los cuellos de botella y observa cómo se retuerce el imperio.

No podrías inventar esta farsa. Los regímenes elitistas europeos están librando una guerra en Europa contra Rusia, propulsada por energía nuclear, desperdiciando el dinero del público para prodigar una mafia neonazi en Kiev y, al hacerlo, dificultando aún más la vida de los ciudadanos europeos. El resultado es un suicidio político y económico para la Unión Europea.

La UE celebrará elecciones parlamentarias en junio en medio del dramático aumento de partidos anti-UE o euroescépticos. Dos años de guerra sin sentido en Ucrania están fomentando el disgusto popular hacia la clase élite. Es posible que la ira que existe ni siquiera se pueda contener votando en las elecciones. El furor parece ir más allá de hacer pequeñas X en una caja. Se avecina un colapso y van a rodar cabezas.

* Gracias a STRATEGIC CULTURE y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

https://strategic-culture.su/news/2024/02/02/eu-leaders-squander-another-e50-billion-on-propping-up-kiev-regime-and-self-destruction/

STRATEGIC CULTURE La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE
La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE

 

mancheta pequeña