Buscar
sábado, 13 de abril de 2024 03:22h.

¿QUO VADIS, EUROPA? DEMOLEDOR INFORME DE LA ORGANIZACIÓN "MÉDICOS SIN FRONTERAS" SOBRE LA POLÍTICA MIGRATORIA DE LA UNIÓN EUROPEA

Médicos Sin Fronteras denuncia las políticas migratorias de la UE

FR U

Francisco Morote. de Attac Canarias, recomienda esta información y aporta el antetítulo

Médicos Sin Fronteras denuncia las políticas migratorias de la UE

IPS

Campamento temporal para personas migrantes y refugiadas en Rüdninkai, Letonia. MSF afirma que muchos migrantes, refugiados y solicitantes de asilo son sometidos a duras condiciones de retención en las puertas de la Unión Europea, después de soportar privaciones, malos tratos y torturas en los países desde donde emprenden su viaje migratorio. Imagen: Vidmantas Balkurnas / MSF

GINEBRA – Las políticas de la Unión Europea (UE) niegan seguridad y protección a personas refugiadas y migrantes y promueven una brutalidad sistemática, denunció en un nuevo informe este miércoles 21 la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF).

MÉDICOS SIN FRONTERAS

Personas que cruzan las fronteras de la UE “están muriendo de deshidratación, hipotermia y heridas al intentar ponerse a salvo o escapar de violentas devoluciones en caliente” a los países desde los cuales han emprendido su viaje migratorio, señala el informe de la organización.

Otros migrantes y personas en busca de refugio y asilo “se ahogan en los mares Mediterráneo y Egeo debido a la falta de asistencia y búsqueda y salvamento, y a las peligrosas prácticas de los guardacostas”, de acuerdo con el reporte.

MSF indicó que su informe, “Muerte, desesperación y desamparo: el coste humano de las políticas migratorias de la UE”, fue elaborado a partir de testimonios de personal médico y pacientes, más de 7900 consultas médicas de urgencia y más de 8400 personas rescatadas en el mar en 2023.

Afirma que ese trabajo “ilustra una espeluznante adopción de tácticas violentas, autorizadas por las políticas de la UE y sus Estados miembros, y envalentonadas por la retórica política cada vez más deshumanizadora de los líderes europeos”.

El informe evoca lo que se conoce como la crisis migratoria de 2015 cuando llegaron a las puertas de Europa, por tierra y mar, centenares de miles de personas que huían de conflictos en Afganistán, Iraq y Siria, principalmente.

Desde entonces “en MSF hemos pedido sistemáticamente a la UE y a sus Estados miembros que asuman su responsabilidad a la hora de atender las necesidades urgentes de asistencia y protección de migrantes y refugiados”.

Raquel González, coordinadora de MSF en España, dijo que “la decisión de permitir y promover políticas de violencia y privación contra refugiados y migrantes, en lugar de buscar soluciones políticas humanas, debería sacudir la conciencia colectiva”.

“En lugar de ello, vemos cómo los líderes de la UE redoblan su apuesta e incluso celebran políticas inhumanas como grito de guerra. Esto contradice directamente los valores fundamentales que la UE dice defender”, agregó González.

Según MSF “se ha arraigado una normalización de la violencia contra refugiados y migrantes, con importantes inversiones de las instituciones de la UE en terceros países como Níger y Libia, donde a menudo se bloquea o se devuelve forzosamente a las personas, que se enfrentan a un trato inhumano”.

Como ejemplo de esa inversión, el reporte señala a los guardacostas libios, que interceptan de forma rutinaria a personas en el mar y las encierran en centros de detención en Libia.

“Nuestros equipos trabajaron en algunos de estos centros de detención, de 2016 a 2023, donde fueron testigos y documentaron condiciones de vida deplorables, que permiten la fácil propagación de enfermedades transmisibles”, dice el informe.

En diciembre de 2023, MSF publicó un informe en el que, bajo el título ‘Vas a morir aquí” describió los abusos en los centros de detención de Abu Salim y Ain Zara, cerca de Trípoli, como palizas, trata de seres humanos, agresiones sexuales y tortura.

Entre enero de 2022 y julio de 2023 los equipos médicos de MSF en esos centros diagnosticaron y trataron 58 casos de tuberculosis y, en un caso, abogaron por la liberación de un paciente adulto gravemente desnutrido que pesaba menos de 40 kilos y no podía recibir la atención adecuada mientras estaba detenido.

En Níger, Serbia y Túnez se dan patrones similares de violencia externalizada desde la UE y de denegación de acceso a la asistencia sanitaria básica y a la seguridad de migrantes y refugiados, “y esta violencia también está clara y bien documentada dentro de las fronteras de la UE”, dice el informe.

Por otra parte, “nuestros equipos han documentado la práctica de repetidas expulsiones en países como Polonia, Grecia, Bulgaria y Hungría”.

Con más de 2000 kilómetros de muros y vallas fronterizos diseñados para mantener a la gente fuera de la UE, a menudo coronados con alambre de espino y reforzados con cámaras de vigilancia y drones, “la arquitectura física de las políticas disuasorias de la UE causa lesiones que son tratadas por nuestros equipos médicos”.

Ejemplos se encuentran en las fronteras polaco-bielorrusa y serbo-húngara. Esa arquitectura “se complementa con fuerzas de seguridad encargadas de hacer cumplir la ley, cuyas violentas represiones contra quienes buscan seguridad, incluido el trato degradante, han provocado lesiones físicas y trastornos de estrés postraumático”.

A menudo, quienes buscan refugio en países europeos ya han sufrido violencia antes de llegar a Europa.

En Palermo, en el suroeste de Italia, entre los 57 pacientes asistidos entre enero y agosto de 2023, 61 % declaró haber sido torturado en Libia, mientras que 58 % declaró haber sido sometido a tortura dentro de un centro de detención.

Además de bloquear la entrada a la UE por tierra, los Estados miembros también se han desentendido de su obligación de prestar asistencia a las personas en peligro en el mar, señala el informe.

Afirma que “la externalización de las responsabilidades de salvamento a guardacostas ajenos a la UE y el cese de la capacidad europea de búsqueda y salvamento en el Mediterráneo han convertido los naufragios y las muertes evitables en tragedias casi diarias en el Mediterráneo central”.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en la última década han muerto o desaparecido en el Mediterráneo unas 29 000 personas. En lo que va de 2024 ya se ha reportado la desaparición o muerte de 150.

El documento de MSF plantea que la UE y sus Estados miembros deben “cambiar urgentemente de rumbo, aplicando soluciones a la situación, en lugar de ver a las personas migrantes y refugiadas a través de una lente puramente de seguridad”.

Según cifras de la Comisión Europea, el órgano ejecutivo de la UE, si bien la migración irregular suele estar en el punto de mira, la realidad es que las entradas irregulares representan una pequeña fracción de la migración en esa Unión de 27 países.

En 2022, por ejemplo, de los 3 777 063 migrantes que llegaron a la UE, lo hicieron legalmente 3 445 630, e de modo irregular 331 433.

Ese año, 431 200 personas de países no pertenecientes a la UE recibieron la orden de abandonar la Unión, 27 % más que en 2021. Los mayores porcentajes correspondieron a ciudadanos de Argelia, Marruecos, Pakistán, Afganistán y Albania.

vergUEnza
vergUEnza

* Gracias a la colaboración de Francisco Morote, de Attac Canarias

https://ipsnoticias.net/2024/02/medicos-sin-fronteras-denuncia-las-politicas-migratorias-de-la-ue/

IPS Aparecido originalmente en IPS. La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE
 
Aparecido originalmente en IPS. La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE
mancheta pequeña