Buscar
lunes, 15 de abril de 2024 07:40h.

El Occidente colectivo podría estar perdiendo la guerra con Eurasia por Francis Lee

 

fr f le

El Occidente colectivo podría estar perdiendo la guerra con Eurasia por Francis Lee para THE SAKER *

"No siempre puedes conseguir lo que quieres".
Cortesía de los Rolling Stones

Esto resume acertadamente la relación Eurozona/Asia Oriental/EE.UU.: En resumen, la hegemonía de EE.UU. Baste decir que, de todas las personas, Leon Trotsky escribió en ( War – In the International 1933 ) – opinó … “Que antes de la Guerra Mundial, EE. UU. era deudor de Europa, pero ahora Europa quedó relegada a un segundo plano. Estados Unidos es la fábrica principal, el depósito principal y el Banco Central del mundo”.

Ascendencia de los Estados Unidos en el siglo XX.

Esto era evidente y bastante cierto, pero en cualquier caso, la hegemonía de Estados Unidos sobre Europa fue mucho antes de la Segunda Guerra Mundial y, de hecho, creció más tarde con la adición de los ex estados de Europa del Este que anteriormente formaban parte de la esfera de influencia soviética. Europa occidental había estado subordinada a los EE. UU. desde hacía mucho tiempo. Un poco más tarde (1946), los estadounidenses le dieron poca atención a los británicos y les recordaron que tendrían que adaptarse a las realidades de la posguerra y tomar la medicina: el préstamo estadounidense, como explica Michael Hudson.

“En efecto, el área de la libra esterlina sería absorbida por el área del dólar, que se extendería por todo el mundo. Gran Bretaña permanecería en una posición débil en la que se encontraba al final de la Segunda Guerra Mundial, sin apenas reservas monetarias libres y dependiendo de los préstamos en dólares para cumplir con sus obligaciones actuales. Estados Unidos obtendría acceso a los mercados de antes de la guerra de Gran Bretaña en América Latina, África, Medio Oriente y Lejano Oriente. Este primer préstamo en la agenda de la posguerra, que el presidente Truman anunció al remitirlo al Congreso, marcaría el rumbo de las relaciones económicas estadounidenses y británicas durante muchos años. Truman era muy consciente del cambio de suerte del Reino Unido, ya que el Acuerdo de Préstamo Anglo-Estadounidense significó el fin de Gran Bretaña como gran potencia.''(1)

Algún tiempo después y bajo las cambiantes condiciones geopolíticas y económicas, el presidente Richard Nixon y sus acólitos economistas pusieron a su principal diplomático, Henry Kissinger, a cargo de los arreglos para poner en marcha una política para mantener a los europeos subordinados y, mientras lo hacían, esforzarse simultáneamente por poner un límite a la expansión japonesa.

Luego vino el gran cambio de juego: el oro se desvinculó oficialmente del dólar estadounidense en agosto de 1971. Las reformas monetarias de Nixon se diseñaron entre varias otras decisiones y, en general, también apuntaron a los intereses europeos y japoneses. Cabe señalar que Japón no desempeñó ningún papel político en absoluto, sino que simplemente siguió la estela de Estados Unidos, como lo hizo invariablemente en asuntos económicos e incluso políticos desde entonces.

Esta decisión unilateral de los estadounidenses de privar al papel moneda de la convertibilidad en oro fue suficiente para llevar a los europeos al desorden y la turbulencia. A pesar de todas sus protestas de lealtad en Europa, los líderes de cada país buscaron febrilmente a tientas un resultado que respondiera a sus propios intereses. Sin embargo, todavía lamiéndose las heridas, y a pesar de toda su debilidad, los europeos seguían constituyendo un nuevo y serio -aunque en declive- rival para el mismo Pueblo de Dios, el capitalismo-imperialismo estadounidense, lo que dice mucho sobre cuánto había resbalado el primero por el resbaladizo- Pendiente.

Nixon confió a su hombre (y ejecutor) Henry Kissinger la tarea de frenar los apetitos recién despertados de sus 'socios' y conducirlos hacia su propio patio trasero. Kissinger debía leer el acta de disturbios e informar a estas engreídas élites europeas que eran los EE. UU. los que ocupaban el centro del escenario, mientras que los europeos eran solo los artistas secundarios. Kissinger no se anduvo con rodeos con sus secuaces globales.

''Estados Unidos tiene intereses globales y responsabilidades globales'', declaró el estratega ejecutor, ''Nuestros aliados tienen intereses regionales''. Habiendo puesto así a los europeos en su lugar, Kissinger reconoció que los intereses estadounidenses divergían ''con el nuevo peso y la fuerza de nuestros aliados…'' Pero aconsejó firmemente a estos aliados: ''Que la acumulación gradual de intereses económicos a veces pequeños, a veces importantes se deben poner fin a las disputas... Se debe lograr un nuevo equilibrio en las relaciones comerciales y monetarias'. Luego llamó a los líderes tanto de Europa como de Japón a subordinar sus intereses económicos a estas consideraciones políticas, organizadas y dirigidas, por supuesto, por los EE.UU. Bajo la presión de estas amenazas estadounidenses apenas veladas, los europeos no solo estaban destinados a enterrar el hacha sobre una posible guerra comercial, sino que además, y sobre todo, estaban

Baste decir que los europeos y, a fortiori , tanto los japoneses como los surcoreanos se habían americanizado y educado completamente desde entonces. Más patéticamente en el caso de la posición geográfica de Japón que lo convirtió con éxito en un prisionero a largo plazo de los Estados Unidos. El éxito del desarrollo industrial y el impulso exportador de Japón, tan impresionante a la hora de compararlo con la competencia con Europa y Estados Unidos, no garantizaba en modo alguno que pasaría a una posición hegemónica. La inversión en el superávit comercial de Japón en los EE. UU. siempre le pareció al lector bastante sobrevaluada y en una posición geopolítica algo débil. Japón, gigante económico, pigmeo político.

Ciertamente, los productores de Asia oriental y, en menor medida, la UE todavía se encuentran en una posición de dominio estadounidense, tanto política como estratégicamente, sobre Estados Unidos. Y casi todo el mundo lo sabe. De hecho:

''La economía estadounidense vive como un parásito de sus 'socios' en el sistema global, prácticamente sin ahorros nacionales propios. El mundo produce mientras Norteamérica consume. La ventaja de Estados Unidos es la de un depredador cuyo déficit se cubre con lo que otros pactan o se ven obligados a aportar. Washington utiliza varios medios para suplir sus deficiencias: por ejemplo, las reiteradas violaciones de los principios del liberalismo, la exportación de armas y la caza de las superganancias petroleras (lo que implica la tala periódica de los productores: uno de los motivos reales de la guerra real en Asia Central e Irak). Pero el hecho es que la mayor parte del déficit estadounidense está cubierto por aportes de capital de Europa y Japón, (e incluso) China y el Sur global, incluidos los países ricos productores de petróleo y las clases compradoras de todas las regiones, incluidas las más pobres. en el Tercer Mundo, a lo que debe agregarse el gravamen del servicio de la deuda que se impone a casi todos los países de la periferia del sistema global. La superpotencia estadounidense depende día a día del flujo de capital que sustenta el parasitismo de su economía y sociedad. La vulnerabilidad de los EE. UU. representa, por lo tanto, un grave peligro para el proyecto estadounidense. (3)

Debe entenderse que la posesión estadounidense del dólar estadounidense puede permitirles simplemente financiar sus importaciones emitiendo dólares estadounidenses en papel o bonos del Tesoro estadounidense, no oro. Ese trabajo va al hombre en la ventanilla de oro de la Reserva Federal, quien simplemente le dará más 'activos en papel' (bonos del Tesoro y billetes de dólar) cuando intercambie su excedente de dólares u oro. Un buen truco, y muy exitoso. Este 'privilegio exorbitante', como lo articuló el político francés Valery Giscard D'Estaing, era un acuerdo gratuito entre EE. UU. y sus 'aliados' (sic).

Este 'siglo largo' ha sido un período de dominio geopolítico a largo plazo por parte del bloque atlantista liderado por los Estados Unidos y sus instituciones globales: el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), que ha sido un hecho . cumplir. Estas dos instituciones se establecieron inicialmente durante la Conferencia de Bretton Woods en 1944, principalmente por los EE. UU., pero con el apoyo del Reino Unido. Estos dos pilares económicos mundiales debían servir como vehículos para abrir el comercio y los mercados financieros a los exportadores estadounidenses y permitir que los inversores estadounidenses compraran el control de los recursos naturales y la industria. Esto estableció las reglas para que Europa y otras regiones se unieran posteriormente a estas dos instituciones, sin dejar medios alternativos prácticos para organizar el comercio y la inversión mundiales. Las políticas del Banco Mundial incluyeron oponerse a la reforma agraria y organizar préstamos principalmente para crear infraestructura vinculada en gran medida a las exportaciones, no para crear autosuficiencia. El objetivo era asegurar la dependencia extranjera de las exportaciones agrícolas estadounidenses y otros productos esenciales.

El papel del FMI ha sido a todos los efectos un vehículo financiero, que debido a su estructura organizativa y un sistema de votación incorporado que garantiza una mayoría en cada ocasión, ha sido un dominio absoluto del poder de voto sobre sus aliados y también es capaz de retener créditos de países recalcitrantes. El crédito en dólares se utiliza como palanca para endeudar a países extranjeros y obligarlos a adoptar políticas fiscales y de desregulación de "libre mercado" que sirvan a los intereses estadounidenses.

''El paso más amplio en esta estrategia de subdesarrollo es usar la presión del FMI para convertir la infraestructura pública en monopolios privatizados al forzar su liquidación para recaudar dinero para saldar los déficit comerciales y de balanza de pagos. (4) Esto estaba en gran medida en sintonía con la fase clásica del imperialismo (1800-1950) basada en la división entre los núcleos industrializados y las periferias no industrializadas y una tendencia relacionada a reducir este último a un estado colonial o semicolonial, y ( 5) la fase de la posguerra (1950-1980) implicó la victoria de los movimientos de liberación nacional – China, Vietnam – en el sudeste asiático y el Medio Oriente – aún en curso – permitió a las periferias imponer una revisión de los viejos términos asimétricos de el sistema global y entrar en la era industrial. Este período de globalización negociada fue excepcional,

Pero susúrralo en voz baja: se ha producido un lento incendio geopolítico que ahora no se apaga fácilmente y que va viento en popa. Este bloque emergente de estados euroasiáticos independientes liderados principalmente por Rusia y China y organizados en los BRICS (Brasil-Rusia-China-India-Sudáfrica) y la Organización Corporativa de Shanghái (SCO) representan un sistema alternativo al flagrante nivel global de desigualdad y se destaca como un faro de luz contra el parasitismo y las ortodoxias del capitalismo/imperialismo extractivo de laissez-faire.

En términos más generales, Michael Hudson presenta un resumen de una elección entre las dos alternativas. Como sigue:

''El capitalismo financiero está desindustrializando la economía estadounidense y la de sus satélites aliados de la OTAN. The Destiny of Civilization explica que la diplomacia internacional resultante no es una competencia por los mercados (dado que las economías occidentales ya se están desindustrializando como un subproducto de la financiarización y la guerra del capital contra el trabajo asalariado), ni un conflicto entre la libertad democrática y el autoritarismo, sino más bien un conflicto de sistemas económicos que yuxtaponen la economía rentista de la deflación de la deuda y la austeridad al crecimiento socialista subsidiado por el estado que protege al 99% manteniendo al 1% bajo control.'' (6)

APÉNDICE

Me adentraría más en el trabajo de Freidrich Engels en su descripción de 'Condición de la clase obrera en Inglaterra 1844'. Donde escribe su viaje particularmente en Manchester en el norte de Inglaterra así como en otras ciudades.

“Una horda de mujeres y niños harapientos pulula por aquí, tan sucios como los cerdos, prosperan en los montones de basura y en los charcos. En resumen, toda la colonia (viviendas de tugurios) proporciona un espectáculo tan odioso y repulsivo que difícilmente puede igualarse en la peor corte de Irk. La raza infrahumana que vive en estas cabañas en ruinas, detrás de ventanas rotas, reparadas con hule, puertas rotas y postes podridos, o en los sótanos oscuros y húmedos, en una suciedad y un hedor inconmensurables, en esta atmósfera encerrada como si con un propósito, esta raza debe haber llegado casi a la etapa más baja de la humanidad... Pero, ¿qué debe uno pensar cuando escucha en cada uno de estos corrales, que contienen como máximo 2 habitaciones, una buhardilla y quizás un sótano, donde en promedio veinte humanos los seres viven; el de toda la región para el que 120 personas tienen un retrete habitualmente inaccesible (aseo);

Engels sigue y sigue hasta que se vuelve virtualmente imposible y doloroso seguir leyendo. ¡Sin embargo, esta es la condición de esos pobres desgraciados en el tercer mundo de hoy que viven en las condiciones de Bangladesh o Camerún o Bolivia o Liberia o Senegal! O donde sea. El mundo tiene un largo camino por recorrer.

(1) Superimperialismo – Michael Hudson – Citado en Gardner Ibid. p.208

(2) El texto del discurso de Kissinger sobre las relaciones de Estados Unidos en Europa fue publicado en el New York Times – 24/04/1973

(3) Más allá de la hegemonía estadounidense – 2006 – Samir Amin – p.12

(4) El Destino de la Civilización 2022– Michael Hudson – p.53

(5) Ibíd. – Samir Amin 2006 – p.12

(6) El Destino de la Civilización – Michael Hudson – p.283.

* Gracias a Francis Lee y a THE SAKER. En La casa de mi tía con autorización

https://thesaker.is/the-collective-west-might-be-losing-the-war-with-eurasia/

THE SAKER

 

MANCHETA AGOSTO 22