Buscar
lunes, 24 de junio de 2024 08:12h.

La parábola de Occidente y los nuevos Potlatch - por Andrea Zhok

fr a z

 

mancheta mayo 24
Potlatch, la fiesta india en la que los ricos regalaban sus pertenencias y fue prohibida por anticapitalista

Potlatch, la fiesta india en la que los ricos regalaban sus pertenencias y fue prohibida por anticapitalista

La parábola de Occidente y los nuevos Potlatch

Andrea Zhok

L'ANTIDIPLOMATICO

En el marco político internacional que caracteriza esta fase histórica hay un factor que me parece sumamente preocupante. Es la combinación, en el mundo occidental, de 1) un factor estructural y 2) un factor cultural. Intentaré esbozar los aspectos básicos de forma deliberadamente esquemática.

1) EL ANTECEDENTE ESTRUCTURAL. Occidente ha adquirido una posición hegemónica global durante los últimos tres siglos. Lo hizo gracias a algunas innovaciones (europeas) que le permitieron aumentar decisivamente la producción industrial y la tecnología militar.

Durante el siglo XIX, Occidente impuso sus leyes o sus contratos esencialmente en todo el mundo. Algunas partes del mundo como América del Norte y Oceanía han cambiado radicalmente su configuración étnica, convirtiéndose en asentamientos estables de poblaciones de origen europeo. Los imperios asiáticos milenarios se encontraron en condición de protectorado, colonia o en todo caso de sumisión. África se ha convertido en un activo al que recurrir libremente en materia de mano de obra y materias primas.

Todo esto sucedió a la luz de un modelo económico que estructuralmente necesitaba crecer constantemente para mantener su funcionalidad, incluida la paz interna.

El dinamismo de la expansión occidental estuvo impulsado decisivamente por el hecho de que el sistema necesitaba márgenes de beneficio constantes y las empresas extranjeras garantizaban retornos sustanciales (lo que las hacía sólidamente financiables).

Este proceso continuó con altibajos hasta principios del siglo XXI.

Más o menos con la crisis de las hipotecas de alto riesgo (2007-2008) hubo una dificultad significativa para mantener el dominio sobre un sistema mundial que era demográfica, política y culturalmente demasiado vasto. El sistema de desarrollo occidental, basado en gran medida en la libre iniciativa descentralizada, en su búsqueda de márgenes de beneficio cometió algunos errores imperdonables para una potencia imperial, en la que se había convertido entretanto (primero como Imperio Británico, luego como Imperio Americano). Dado que la esfera financiera tiene mayores márgenes de beneficio que la esfera industrial, en Occidente ha habido un movimiento constante de manufacturas hacia países remotos con salarios bajos. Si esta operación tuvo éxito en algunos países con una organización interna frágil, que eran y siguen siendo meros productores subsidiarios, políticamente subordinados a las potencias occidentales, no tuvo éxito en algunos países que ofrecieron una mayor resistencia por razones culturales, China a la cabeza.

El surgimiento de algunas contrapotencias en el mundo es hoy un hecho histórico incontrovertible e inmodificable. Un Occidente que ha jugado todas sus cartas de dominio financiero y tecnológico durante años se ve desafiado por contrapotencias capaces de oponer una resistencia efectiva tanto a nivel económico como militar. En este sentido, la guerra ruso-ucraniana, con los errores fatales cometidos por Occidente, representa un momento de transición histórica: haber empujado a Rusia y China a una alianza obligatoria ha creado el único polo mundial que es verdaderamente invencible incluso para el Occidente unificado. . Los EE.UU. estaban tan preocupados por interrumpir una posible colaboración rentable entre Europa (Alemania en particular) y Rusia que pasaron por alto una colaboración mucho más poderosa y decisiva, la entre Rusia y China.

Pero, ¿qué sucede cuando un Occidente liderado por Estados Unidos se enfrenta a un contrapoder insuperable? Sencillamente, el modelo -probado en la última fase bajo el nombre de "globalización" - basado en la expectativa de una expansión indiscutible y de márgenes de beneficio en continua expansión, llega a un abrupto final. Las cadenas de suministro parecen demasiado extendidas e incontrolables, ya que Estados Unidos ya no es el único pistolero del país. La pesadilla sistémica del modelo liberal-capitalista se avecina: la pérdida de un horizonte de expansión. Sin perspectivas de expansión, todo el sistema, empezando por el ámbito financiero, entra en una crisis sin salida.



2) EL ANTECEDENTE CULTURAL

Y aquí es donde entra el segundo protagonista del escenario actual: el factor cultural. La cultura desarrollada en los últimos tres siglos en Occidente es algo muy característico. Se trata de un enfoque cultural universalista, ahistórico, naturalista, que -también gracias a los éxitos obtenidos a nivel tecnocientífico- ha acabado interpretándose como la Verdad Última, a nivel epistémico, político y existencial. La cultura occidental, que conquistó el mundo no por la capacidad persuasiva de sus virtudes morales, sino por las de sus obuses, imaginaba sin embargo que una cultura capaz de construir obuses tan eficientes sólo podía ser intrínsecamente cierta.

El universalismo naturalista nos ha desacostumbrado a evaluar las diferencias históricas y culturales, asumiendo su carácter contingente, de mero prejuicio que será superado. Este enfoque cultural ha creado un daño devastador, que ha coincidido en Europa con la galopante americanización de sus propias grandes tradiciones: Occidente, convertido en el sistema de vasallaje del poder estadounidense, parece hoy culturalmente completamente incapaz de comprender su propio carácter de determinación histórica. no serenamente universalizable. Occidente, que se considera la encarnación de la Verdad (democracia liberal, derechos humanos, ciencia), no tiene por lo tanto las herramientas culturales para pensar que otro mundo (y de hecho más de uno) es posible.


3) EL CALLEJÓN MUERTO DE LA HISTORIA OCCIDENTAL

Aquí, si combinamos los dos factores, estructural y cultural, que hemos mencionado, nos encontramos con el siguiente cuadro: el Occidente liderado por Estados Unidos no puede mantener su estatus de poder, garantizado por la perspectiva de una expansión ilimitada, y por otro ni siquiera puede imaginar ningún modelo alternativo, ya que se concibe a sí mismo como la Verdad Última.

Esta aporía produce un escenario trágico que hace época.

El Occidente liderado por Estados Unidos es incapaz de reconocer ningún "Plan B" y, por otro lado, comprende que el "Plan A" se vuelve físicamente intransitable por la existencia de contrapoderes innegables. Esta situación produce una única y obstinada tendencia: la de trabajar para que esas contrapotencias internacionales desaparezcan.

Dicho en términos simplificados: EE.UU. no tiene otra perspectiva en este terreno que la de volver a colocar a las contrapotencias euroasiáticas (Rusia, China, Irán-Persia; India ya está sustancialmente bajo control) a una condición subordinada, como fue el caso en el pasado. . Pero hoy esta sumisión sólo puede pasar por un conflicto, o una guerra abierta o una suma de guerras híbridas destinadas a desestabilizar al "enemigo".

Pero, en este punto, la situación se vuelve particularmente dramática por otro factor estructural. Aunque Estados Unidos sabe que no puede afrontar una guerra abierta y sin restricciones (nuclear), tiene un incentivo muy fuerte para no mantener la guerra en el nivel híbrido de "bajo voltaje". Esto se debe a la razón estructural vista anteriormente: existe la necesidad de una perspectiva de aumento de la producción.

Pero ¿cómo podemos garantizar una perspectiva de aumento de la producción en unas condiciones en las que la expansión física ya no es posible (o es demasiado incierta)? Desafortunadamente, la respuesta es simple: una perspectiva de aumento de la producción en estas condiciones sólo puede garantizarse si al mismo tiempo se crean hornos en los que el producto pueda quemarse constantemente. Existe una necesidad sistémica de inventar Potlatches colosales y sangrientos que, a diferencia de los Potlatches nativos americanos, no sólo deben destruir objetos materiales, sino también seres humanos.

En otras palabras, Occidente liderado por Estados Unidos tiene un interés indescriptible pero imperativo en crear cada vez más heridas sistémicas de las que pueda drenar la sangre, de modo que las fuerzas productivas sean llamadas a trabajar a toda velocidad y los márgenes de ganancias se vitalicen. ¿Y qué formas pueden adoptar estas heridas que destruyen cíclicamente y poderosamente los recursos?

A primera vista diría que me vienen a la mente dos: guerras y pandemias.

Sólo un nuevo horizonte de sacrificio humano puede permitir que la Verdad Última de Occidente siga en pie, sea creída y venerada.

Y si nada cambia en la conciencia generalizada de las poblaciones europeas, principales perdedoras de este juego, creo que estas dos cartas destructivas se jugarán sin escrúpulos, una y otra vez.

*Publicación en Facebook del 24 de mayo de 2024

ANDREA ZHOK
ANDREA ZHOK

https://www.lantidiplomatico.it/dettnews-andrea_zhok__la_parabola_delloccidente_e_i_nuovi_potlatch/39602_54888/

L'ANTIDIPLOMÁTICO
L'ANTIDIPLOMÁTICO

 

 

mancheta mayo 24