Buscar
lunes, 26 de febrero de 2024 15:45h.

Todos los factores del por qué de la rebelión de los tractores - GEOESTRATEGIA

fr ge

Federico Aguilera Klink destaca este documento

Todos los factores del por qué la rebelión de los tractores

Todos los factores del por qué de la rebelión de los tractores

GEOESTRATEGIA

Echemos un vistazo más de cerca a la cabalgata de tractores que recorre las calles de Bruselas y muchos otros lugares de Europa. Más allá de las tensiones en la capital de la UE, analizamos cómo los agricultores del continente están aprovechando la tormenta perfecta de las elecciones al Parlamento Europeo de junio, la implementación del acuerdo verde de la UE y las presiones de la crisis del costo de vida.

Una breve historia de la agricultura en Europa

En 1962, se lanzó en Europa la Política Agrícola Común (PAC) con el objetivo de proporcionar alimentos asequibles a los ciudadanos de la UE y al mismo tiempo mantener un nivel de vida justo para los agricultores. En 1992, la PAC pasó del apoyo al mercado a pagos directos a los agricultores. Hoy en día, la PAC representa un tercio del presupuesto de la UE, con un total de 383.800 millones de euros, de los cuales 270.000 millones de euros (o el 70%) se proporcionan a través de planes de apoyo a los ingresos. Esto ha protegido y promovido a las pequeñas explotaciones agrícolas, contrarrestando la tendencia observada en los países desarrollados.

El 1 de enero de 2023 entró en vigor la PAC 2023-27. En virtud del cambio, se lanzaron planes estratégicos para ayudar a los agricultores a equilibrar la producción de alimentos de alta calidad y rentables y, al mismo tiempo, realizar contribuciones significativas al Pacto Verde Europeo, la Estrategia de la granja a la mesa y la Estrategia de biodiversidad. Los cambios apuntan a una PAC más justa, más ecológica y más basada en el rendimiento.

Los Planes Estratégicos formalizan el papel de la agricultura en el cumplimiento de los objetivos climáticos de la UE (reducir las emisiones de carbono en un 55% en 2030 en comparación con los niveles de 1990 y alcanzar el nivel Net Zero para 2050). En la práctica, para los agricultores, esto significó dejar el 4% de la tierra cultivable a medios no productivos, realizar rotación de cultivos y reducir el uso de fertilizantes en un 20%. Las preocupaciones inmediatas de los agricultores se centraron en cómo los cambios pueden reducir su competitividad en el mercado global frente a los importadores que no tienen que cumplir las mismas restricciones.

Las semillas del descontento

La implementación de los planes estratégicos de la PAC llega en un momento volátil para la agricultura. El efecto combinado de los cambios propuestos en la PAC y otras políticas a escala de la UE, los impactos de la guerra de Rusia en Ucrania y la crisis del costo de vida han generado inquietud adicional en la comunidad agrícola. Si a esto le sumamos los cambios en la política agrícola nacional de los estados miembros de la UE, los motores de los tractores están preparados.

En 2022, la decisión de Rusia de bloquear los puertos ucranianos impidió rápidamente que el grano ucraniano llegara a los destinos de exportación. La Iniciativa de Granos del Mar Negro, mientras duró, permitió que el comercio fluyera a través del Mar Negro. Las rutas de solidaridad de la UE proporcionaron un paso seguro para que los productos agrícolas ucranianos llegaran a sus destinos de exportación.

Pero los agricultores pronto se quejaron de que el grano ucraniano estaba inundando la UE a través de estas vías de solidaridad, llevando los precios muy por debajo de los del mercado. Después de semanas de intensas negociaciones, la Comisión Europea anunció que había llegado a un acuerdo con Polonia y otros países vecinos para gestionar la cuestión. Fue la primera prueba verdadera de la solidaridad de la UE en su apoyo a Ucrania. Y gran parte de la buena voluntad generada cuando los países fronterizos aceptaron refugiados en las primeras etapas del conflicto se perdió.

Internamente, la crisis del costo de vida también ha impactado negativamente a la comunidad agrícola de la UE. El compromiso de la UE de mantener alimentos asequibles para sus ciudadanos significa que los agricultores de la UE se ven obligados a mantener sus precios bajos. Los agricultores han argumentado que esto fue un doble golpe: se vieron obligados a reducir sus precios de venta y al mismo tiempo experimentaron mayores costos de producción debido al aumento de los costos de energía, fertilizantes y transporte. Por separado, pero de forma relacionada, los agricultores han argumentado que el valor de los subsidios bajo la PAC se ha reducido en términos reales a medida que aumenta la inflación.

Los agricultores también se preocupan por la amenaza externa que representan las importaciones. En particular, existe un creciente descontento ante la posibilidad de que se ratifiquen las negociaciones de larga duración de la UE con el Mercado Común del Sur (Mercosur) de América Latina, allanando el camino para que grandes cantidades de carne de vacuno, así como de azúcar y cereales, entren en la UE en un precio competitivo. Otros acuerdos comerciales de la UE que se están considerando también son vistos como una amenaza por parte de la agricultura de la UE. En el caso del antiguo acuerdo de libre comercio de Australia con el bloque, la agricultura es el principal impedimento. Y el argumento ofrecido por los grupos agrícolas de que otros deberían suscribirse a las mismas protecciones ambientales rigurosas de la UE es una cobertura conveniente para sus otras preocupaciones.

Haciendo heno

Las protestas en las calles de Bruselas no fueron aisladas. Entre bastidores y en toda Europa, los agricultores están aprovechando la oportunidad para protestar contra la política agrícola. Desde hace algún tiempo se están gestando disturbios entre las comunidades agrícolas. Y sólo en 2024, las protestas han sido abundantes.

Desde el 18 de enero, los tractores han bloqueado las autopistas en el sureste de Francia, incluidas ocho autopistas hacia París, mientras los agricultores protestan por el aumento de los costos de producción y las regulaciones ambientales de la UE. Las conversaciones entre el nuevo Primer Ministro de Francia, Gabriel Attal, y el destacado grupo de presión agrícola francés, FNSEA, alcanzaron un gran avance el 1 de febrero, cuando se suspendieron los bloqueos de carreteras a cambio de detener el plan para reducir el uso de pesticidas y desbloquear financiación adicional para el sector agrícola.

En Alemania, las protestas de enero de los agricultores por la eliminación de las exenciones fiscales para el diésel bloquearon el acceso a varias ciudades importantes. El canciller Olaf Scholz acordó escalonar los recortes hasta 2026. Pero dada la crisis presupuestaria de Alemania, será poco probable que tenga mucho más que negociar si las tensiones vuelven a aumentar.

En los Países Bajos, los agricultores han estado protestando desde junio de 2022, cuando el gobierno holandés anunció una propuesta de reducción en un tercio de la cabaña ganadera del país para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. En reacción, los agricultores arrojaron estiércol y basura en las carreteras y bloquearon las entradas a los almacenes de los supermercados.

En Polonia, la llegada de cereales ucranianos ha provocado protestas generalizadas del sector agrícola. En noviembre de 2023, agricultores y camioneros polacos bloquearon las carreteras hacia Ucrania. Los agricultores suspendieron estas protestas el 6 de enero de 2024 después de que la UE aceptara emitir más cheques.

El 14 de enero, los agricultores rumanos protestaron por los impuestos excesivamente elevados. Esto se suma a sus quejas existentes sobre la afluencia de cereales ucranianos a la UE.

Y en otros lugares, Portugal, España e Italia se han comprometido a unirse a las protestas contra las normas ambientales de la UE impuestas a los agricultores, el aumento del costo de vida y la amenaza de importaciones más baratas de países no europeos.

Despliegue

La UE (como cualquier gobierno u organización) está emprendiendo un delicado acto de equilibrio. Entre los compromisos climáticos, el apoyo a Ucrania y los esfuerzos para aliviar la crisis del costo de vida, los agricultores son sólo una porción del pastel político. Sin embargo, los tractores son perturbadores, ruidosos y un método de protesta eficaz. Con las elecciones a la vuelta de la esquina en junio de 2024, los líderes de la UE saben que deben actuar con rapidez para disipar estas protestas y disuadir otras futuras.

El 1 de febrero, la UE anunció una recomendación para que los líderes de la UE retrasaran la implementación de las normas de barbecho de la PAC (el 4% de la tierra cultivable se deja para fines no productivos) durante 12 meses. Al mismo tiempo, anunciaron que las Medidas Comerciales Autónomas (ATM) para Ucrania se ampliarían por la suspensión de los derechos de importación y las cuotas sobre las exportaciones ucranianas. La UE se comprometió a reforzar la protección de los productos agrícolas sensibles de la UE.

Aún está por verse si estos compromisos serán suficientes para mantener los tractores fuera de Bruselas hasta junio. Lo que está claro es que la PAC no sale gratis. Por más difícil que sea el cambio, los agricultores tienen un papel que desempeñar para cumplir las ambiciones verdes de la UE y capear la tormenta de las consecuencias de los acontecimientos geopolíticos.

Y con esta claridad vemos también la realidad. Los agricultores de la UE seguirán beneficiándose de la generosidad de la PAC, la PAC seguirá siendo un componente importante del presupuesto de la UE y el presidente Macron seguirá asistiendo al Salón Internacional de la Agricultura (Salón Internacional de Agricultura) en París cada mes de febrero. Dados sus esfuerzos por congraciarse con los agricultores franceses, este año Attal también podría recibir una invitación.

Agrarios

Óscar Cerezal

En la España previa a la guerra civil, existió una tradición política llamada «agrarismo» y que representaba los intereses del mundo rural desde un conservadurismo clásico que acabó subsumido en la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas) y posteriormente en el bando vencedor que generó el llamado Movimiento Nacional. En los países nórdicos, ese fenómeno también existió y aún siguen manteniéndose vigentes los partidos agrarios, refundados como una opción centrista que defiende al «campo» frente a las políticas urbanitas que siguen los dictados de Bruselas.

En los últimos tiempos en países como Francia, Holanda o Alemania se ha generado un movimiento de respuesta del mundo rural, harto de las imposiciones de la Unión Europea y de la sumisión de los gobiernos nacionales a las normativas y acuerdos que priman la competencia desleal de terceros países sobre los productores locales. Los mercados se han inundado de productos procedentes del norte de África (Marruecos los primeros) que no tienen que cumplir nuestras estrictas directrices fito-sanitarias ni respetan las condiciones laborales o de explotación que si tienen que cumplir los europeos.

Aunque en algunos casos están teniendo respuesta política (en el caso de Holanda con el Movimiento Campesino), en los casos francés y alemán esta movilización ha surgido directamente del tejido asociativo, pero es evidente que sus reivindicaciones tienen un alto componente soberanista de respuesta a las políticas globalistas, que condenan a la sumisión alimentaria de los países europeos frente a los intereses económicos trasnacionales al igual que ha pasado con el desmantelamiento del sector industrial, que no solo ha empobrecido a las clases obreras y populares sino que ha colocado aún más a Europa en una posición subsidiaria tanto de EE.UU., como de China y otros países emergentes. Es evidente que en Alemania y Francia este descontento rural va a hacer fluir aún más votos a los movimientos de la «derecha nacional» AfD y RN, respectivamente.

¿Y en España? Aquí, como es habitual todo va más lento pese a lo grave de la situación del sector y además, la dependencia subsidiaria del tejido asociativo con respeto a los poderes públicos limita su independencia y capacidad de realizar análisis críticos más allá de análisis coyunturales. Lo de cuestionar las políticas agrarias (o industriales) de los últimos 40 años parece un anatema en la política española, más habituada a dedicarse a meter el dedo en el ojo ajeno en lugar de ver como nos meten vigas en el propio. Y aquí tanto una izquierda con ganas de ser verdaderamente alternativa como sobre todo Vox, tendrían mucho más que hacer y decir. Porque no se trata de lograr una política agraria común un poco más favorable a alguna de nuestras cuotas o una nueva linea de subvenciones temporales, sino de hacer una enmienda a la totalidad a un modelo nocivo a nuestros intereses nacionales, pero no solo para nuestros productores sino también para nuestros consumidores, que han visto como aumentan sin control los precios de los alimentos mientras se lucran intermediarios y grandes superficies.

La defensa de nuestro campo como un sector prioritario de nuestra economía (al igual que el industrial) va más allá de la creación de empleo y riqueza, sino que añade a esas bondades ya de por si irrenunciables otras como la vertebración territorial, el anclaje de la población fuera de las grandes urbes y por supuesto, la recuperación de la mayor soberanía alimentaria posible y de un modelo agrario local ecológicamente sostenible que siempre es necesario, pero que en estos tiempos de inestabilidad geopolítica es imprescindible.

Es evidente que en estos tiempos donde la modernidad nos presenta el campo, lo cercano, lo rural… como algo arcaico frente a la implementación de una economía financiera especuladora basada en criptomonedas o tecnológicas sin escrúpulos y una sociedad de patinete basada en el lujo y la ostentación de las redes sociales, pero esta es otra batalla que merece la pena dar, aunque mancharse las manos no esté de moda.

Los tractores por las carreteras de Europa, al igual que antes los chalecos amarillos cortando las de Francia, nos señalan un camino. El de la defensa de la dignidad del trabajo y de los intereses de las clases populares frente a las élites que legislan contra nosotros y en beneficio de otros.

 

* Gracias a GEOESTRATEGIA y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

https://geoestrategia.es/noticia/42291/politica/todos-los-factores-del-por-que-la-rebelion-de-los-tractores.html

GEOESTRATEGIA La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE
La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE
mancheta pequeña