Buscar
martes, 16 de abril de 2024 13:10h.

Alekséi Navalny, el Guaidó ruso: Un  vulgar agente de la CIA - por Maribel Santana

 

fr ms
fr ms

Alekséi Navalny, el Guaidó ruso: Un  vulgar agente de la CIA

Maribel Santana, activista, historiadora

Las noticias occidentales se han puesto al pie de las condolencias por el suceso acontecido el pasado viernes. “El asesinato  del gran e importante opositor ruso, Navalny.” 

El cacareo de los medios occidentales, no cesa y cada vez sube mas el labio culpando a Putin directamente del “asesinato” asi mismo santificando al reconvertido interesadamente en demócrata, cuando es un nazi, fascista, racista y agente de la CIA. 

No vamos a marear la perdiz hablando de dónde sale el ínclito opositor Navalny,  dónde ha militado y con quién se ha unido, y como la CIA al captarlo para prepararlo para un golpe dentro de Rusia lo ha encaminado desde la derecha y el racismo más recalcitrante al gran demócrata convirtiéndolo en la oposición del sistema ruso,  olvidándose de que la oposición es  el Partido Comunista de Rusia y no estos fascistas “reciclados”  por interés hoy por hoy. 

Sobre la prisión en el Ártico: Intentan convencer a los ignorantes  de la historia, de que el que esté en Siberia está desprotegido de todo, como si no hubiese asistencia médica, lugares comunes, módulos, calefacción, abrigos y en fin equipada como cualquier cárcel moderna de hoy. Lenin se pegó en Siberia muchísimo tiempo, 3 años desterrado por orden de los zares, y no le paso nada.  Trabajo más que nunca, la cárcel sirve también como una trinchera de combate,  pero claro eso es para los revolucionarios que luchan por las ideas y por los pueblos, no pasa lo mismo con los fascista-golpistas, estilo Navalny.

La señal o lo que quieren hacer ver a las masas es que estas cárceles tan lejos, son gulag de la época de Stalin. Según investigación de Doménico Losurdo, entre otros, “los gulag eran campos de reeducación, estudiaban, trabajaban hasta otorgarles títulos de oficiales y maestros en el ámbito del trabajo, al igual que los detenidos o presos  por guerra, que el desarrollo en los gulag era igual  o paralelo al desarrollo del sistema de la URSS.  Mira por donde hubiese estado contenta la esposa de Navalny, si los gulag eran o son asi según Losurdo. Pero ya sabemos qué clase de  historia cuenta la oficialidad capitalista y la reacción sobre los intentos de socialismos.

El odio a la URSS y después a Rusia, es imparable, antes porque era asi y hoy porque es asao, la herencia de los fascios ocultos y otros más desenmascarados es terrible.

Los  espectáculos en las calles de los grandes opositores son al estilo Guaidó, ridículos, con mentiras como puños que no cuajan ni por asomo, intentando intoxicar, hacerse los mártires, los oprimidos del mundo por el totalitarismo de Putin.  En fin super apoyados por los bandidos británicos, como les llamaba Lenin, y por el imperialismo yanqui- europeo.

La  esposa del prenda, Navalny, dice que su marido fue asesinado y desaparecido por Putin en persona, porque de la forma que lo despacha no hay otra interpretación. No pueden esperar un tiempo prudencial a que aparezcan señales o información sobre el caso. Es no entender de burocracia, y otras sofisticaciones, o complejidades. ¿Dónde están las pruebas? en fin la histeria desatada en versión Hollywood.

Seamos un poco serios pues.  La única oposición seria que existe hoy en Rusia es el Partido Comunista Ruso. Es  el segundo partido más votado, se le respeta dentro de la Duma, como cualquier otro, no los meten en las cárceles por cómo piensan y como critican al partido de Putin. Esta oposición es bastante crítica con el sistema  capitalista de Putin y no va a la cárcel por esto.

En las elecciones, este otro opositor,  Navalny, no ha sacado ni para una bofetada, ni representación en el Parlamento. ¿Qué  le molesta al sistema  Ruso-Putin un tipo asi en minoría, tipo extinción, como la de Guaidó?, Está en la cárcel por agitador, tratando de dar un golpe, apoyado por la CIA.

El declive de la guerra de la OTAN en Ucrania, la casi desaparición de  Nazi-Zelenski, en los medios y otros espacios por donde se pavoneaba como un imbécil vacilándoselo los imperialistas, las broncas entre los yanquis por las ayudas a Ucrania, por el pulso de las próximas votaciones en los EEUU entre Biden y Trump (este último no está  de acuerdo con los dineros que salen de las arcas  para mantener a Ucrania y una guerra que ha ganado Rusia hace tiempito. Y por otro lado el otro frente. El genocidio  judío-sionista contra el pueblo palestino, que no saben cómo salir del fango y se les está haciendo grande y caro. Todo esto le vino como anillo al dedo a la reacción occidental, para poder intentar levantar otra vez lo que ha fracasado una y más veces. La  guerra de Ucrania.

Con todo este potaje solo te queda cuestionarte: ¿Quién mato a Bambi? 

Si no lo mataron, la muerte se ha convertido en la bandera y justificación de la reacción para volver a abanar el rescoldo por si fuera posible otra vez avivar el fuego.

Como decía Bertolt Brecht: Su guerra mata, lo que sobrevive a su paz.

* Gracias a Maribel Santana

MARIBEL SANTANA
MARIBEL SANTANA

 

mancheta pequeña