Buscar
sábado, 24 de febrero de 2024 22:33h.

Biden, EEUU, virus y violencia - por Federico Aguilera Klink

 

frase klink biden

Biden, EEUU, virus y violencia - por Federico Aguilera Klink *

 

bidenParece que Biden le ha encargado a la CIA una investigación, a 90 días, sobre el origen del virus. Soy de los que creen que le sobran 89 días pues el resultado de la investigación puede estar escrito desde antes de encargarla. Se podría decir que Biden es un “Bidente”……

https://www.20minutos.es/noticia/4710073/0/biden-sigue-los-pasos-de-trump-y-tambien-investigara-los-origenes-del-coronavirus/?autoref=true

Digo esto porque es interesante que, pocos días después de esta noticia, salga otra sobre cómo los gobiernos de EEUU, en los que Biden tenía un papel más que destacado, espiaron a los políticos europeos.

https://www.mdzol.com/mundo/2021/5/31/eeuu-via-joe-biden-espio-alemania-francia-con-ayuda-de-dinamarca-162792.html

cia

De este tipo de espionaje ya salió en época de Obama otra serie de noticias, que reflejan claramente el tipo de democracia y de respeto a los derechos humanos que representan los gobiernos de EEUU, por si teníamos dudas.

https://www.abc.es/internacional/20131027/abci-obama-espionaje-merkel-201310270658.html

Y eso sin olvidarse de la farsa del Rusiagate,

https://consortiumnews.com/2020/12/19/russia-hack-story-another-media-failure/

de cómo la CIA financia a la BBC y a Reuters Thompson para que desinforme democráticamente y a la carta y de tantas y tantas trolas que construye el gobierno de EEUU y que los medios de todo el mundo repiten una y otra vez como si fueran hechos ciertos.

bbc reuters

https://consortiumnews.com/2020/12/19/russia-hack-story-another-media-failure/

https://consortiumnews.com/2021/02/22/reuters-bbc-in-covert-uk-program-to-push-western-agenda/

Pero lo la supuesta investigación sobre el virus me resulta especialmente llamativa cuando uno recuerda los ataques y sabotajes de tipo biológico y químico sufridos por países como Cuba, siempre preparados por gobiernos USA. Y eso sin olvidar los ataques armados. Veamos algunos ejemplos siguiendo el capítulo dedicado a Cuba del excelente texto de William Blum titulado “Asesinando la esperanza”, disponible en 

http://blogdelviejotopo.blogspot.com/2016/07/cuba-1959-hasta-los-anos-ochenta-la.html

william blum asesinando la esperanza

“No hay duda de que mucho más sensible fue el uso de armas biológicas y químicas contra Cuba por parte de EE.UU. Se trata de un récord notable. En agosto de 1962, un carguero británico alquilado por los soviéticos fondeó en la bahía de San Juan para reparar su hélice, dañada al chocar con un arrecife. Iba con destino a la URSS cargado con 80.000 sacos de azúcar cubana. El buque fue llevado al dique seco y se descargaron 14.135 sacos para un almacén a fin de facilitar las reparaciones. Mientras estaba almacenada, el azúcar fue contaminada por agentes de la CIA con una sustancia que supuestamente era inofensiva pero desagradable al paladar. Cuando el presidente Kennedy supo de esta operación, se puso furioso porque se había llevado a cabo en territorio estadounidense y, si era descubierta, daría a la URSS evidencias para una campaña de propaganda y sentaría un terrible precedente en el campo del sabotaje químico de la Guerra Fría. Indicó que el azúcar no debía ser enviada a los rusos, aunque no se sabe qué explicación oficial se les ofreció. Otras acciones similares al parecer no fueron canceladas. El oficial de la CIA que ayudó a dirigir los sabotajes en todo el mundo y al que hicimos referencia antes, reveló años después: “Había muchos cargamentos de azúcar que salieron de Cuba y pusimos un montón de contaminantes en ellos”.

Ese mismo año un técnico agrícola canadiense, contratado como asesor del Gobierno cubano, recibió 5.000 dólares de “un agente de la inteligencia militar de EE.UU.” para infectar los pavos cubanos con un virus que produce la letal enfermedad de Newcastle. Como consecuencia murieron 8.000 pavos. El técnico declaró luego que aunque había estado en la granja donde se enfermaron los animales, no había administrado el virus, sino que se guardó el dinero sin hacer nada, y que los animales habían muerto por la negligencia de los cuidadores y otras causas. El Washington Post reportó que “según informes de inteligencia de EE.UU., los cubanos —y algunos norteamericanos— creen que los pavos murieron como resultado del espionaje”.
 

Warren Hinckle y William Turner han escrito en su libro sobre Cuba —citando a un participante en este proyecto—:

hinckle turner

Durante 1969 y 1970 la CIA desplegó una tecnología futurista de alteración del clima para afectar la cosecha azucarera en Cuba y dañar su economía. Aviones procedentes del Centro de Armas Navales de China Lake, donde esta alta tecnología fue desarrollada, sobrevolaban la isla y sembraban nubes con cristales que precipitaban lluvias torrenciales en áreas no agrícolas y dejaban áridos los cañaverales (las precipitaciones causaron mortíferas inundaciones repentinas en algunas áreas). 

En 1971, también según el testimonio de participantes, la CIA entregó a exiliados cubanos un virus que causaba la fiebre porcina africana. Seis semanas más tarde la  aparición de la enfermedad obligó a sacrificar 500.000 cerdos para evitar una epidemia a escala nacional. El brote, primero que tenía lugar en el hemisferio occidental, fue llamado “el hecho más alarmante” del año por la FAO (Organización para la Agricultura y la Alimentación de la ONU).

Diez años después el blanco potencial fueron los seres humanos, cuando una epidemia de dengue asoló la isla. Esta enfermedad, transmitida por insectos chupadores de sangre, por lo general mosquitos, produce síntomas muy severos de gripe y dolores articulatorios agudos. Entre mayo y octubre de 1981 se reportaron 300.000 casos de dengue en Cuba con 158 muertes, 101 de las cuales eran niños de menos de quince años. Documentos desclasificados han revelado que en 1956 y 1958 el Ejército de EE.UU. liberó enjambres de mosquitos especialmente criados en Georgia y Florida para comprobar si podían ser utilizados como armas en una guerra biológica. Los mosquitos eran Aedes Aegypti, el vector específico del dengue y de otras enfermedades. En 1967 la revista Science informó que en el centro gubernamental en Fort Detrick, Maryland, el dengue estaba entre “las enfermedades que son objeto de intensas investigaciones, y parece estar entre las que se perfilan como agentes para la guerra biológica”. Luego, en 1984, un exiliado cubano procesado en Nueva York, testificó que a fines de 1980 un barco navegó de Florida hacia Cuba con “la misión de transportar algunos gérmenes e introducirlos en Cuba y usarlos contra los soviéticos y la economía cubana, para iniciar lo que se llamaba la guerra química, la cual produjo resultados que no esperábamos, porque creímos que sería utilizada contra las fuerzas soviéticas, y fue usada contra nuestra propia gente y con eso no estuvimos de acuerdo”.

cuba guerra biológica

 

No queda claro en este testimonio si el cubano pensaba que los gérmenes sólo actuarían en los rusos por algún extraño mecanismo, o si fue engañado por los que estaban detrás de la operación. Nunca se conocerá toda la extensión de la guerra biológica y química contra Cuba. A través de los años el Gobierno de Cuba ha culpado a EE.UU. por otras numerosas plagas que afectaron diversos animales cosechas. Y en 1977, documentos de la CIA recién dados a conocer, revelaron que la Agencia “mantuvo un programa clandestino de investigación bacteriológica contra las cosechas con miras a utilizarlo durante los años 60 en varios países de todo el mundo”.

guerra biológica cuba


Llegó a suceder que EE. UU. sintió la necesidad de poner algunos de sus conocimientos de guerra biológica y química en manos de otras naciones. Como en 1969, cuando unos quinientos cincuenta estudiantes de treinta y seis países completaron cursos en la Escuela Química del Ejército en Fort McClellan, Alabama. Esta instrucción era impartida como preparación “defensiva” contra tales armas —del mismo modo que se hizo con la tortura en el caso de Vietnam. Tal como describiremos en la sección de Uruguay, la fabricación y el uso de bombas eran enseñados bajo la cobertura de combatir a los terroristas.

La ingenuidad presente en la guerra química y biológica contra Cuba se puso de relieve en algunos de las docenas de planes para asesinar o humillar a Fidel Castro. Diseñados por la CIA o por exiliados cubanos, con la cooperación de mafiosos norteamericanos, los planes iban desde envenenar los tabacos y la comida con un químico que le haría perder el pelo y la barba, hasta administrarle drogas justo antes de que pronunciara un discurso”.

fidel

Y ahí siguen, dando todos los días lecciones de democracia criminal.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Federico Aguilera Klink

FEDERICO AGUILERA KLINK RESEÑA

mancheta 34