Buscar
sábado, 10 de diciembre de 2022 05:40h.

Bolivia presenta en ONU un revolucionario programa socialista de 14 puntos para transformar el mundo- Benjamin Norton

 

 

FR L Arc

Federico Aguilera Klink recomienda esta transcripción del dicurso de Arce, que publica BenjamIn Norton en MULTIPOLARISTA. Y yo, Chema Tante, digo que el espíritu y la letra de lo que dice el presidente boliviano es lo que bulle en el corazón y las mentes de la inmensa mayoría de la Humanidad. Arce no habló en la ONU solamente en nombre del oueblo de Bolivia, siso de todos los pueblos del mundo 

Bolivia presenta en ONU un revolucionario programa socialista de 14 puntos para transformar el mundo- Benjamin Norton

El presidente izquierdista de Bolivia, Luis Arce, usó su plataforma en la Asamblea General de las Naciones Unidas para proponer un programa revolucionario de 14 puntos para transformar el mundo.

 

 

LUIS "LUCHO" ARCE
LUIS "LUCHO" ARCE

 


El presidente de Bolivia, Luis Arce, usó su plataforma en la Asamblea General de las Naciones Unidas para proponer un programa socialista revolucionario de 14 puntos para transformar el mundo.

“Hoy nos encontramos frente a una crisis capitalista sistémica de gran alcance que pone cada vez más en peligro la vida de la humanidad y del planeta”, advirtió.

Arce continuó: “No solo debemos reflexionar sobre las crisis económica, social, alimentaria, climática, energética, hídrica y comercial, sino identificar con claridad el origen, para cambiar un sistema que reproduce la dominación, explotación y exclusión de las grandes mayorías, que genera la concentración de la riqueza en pocas manos, y que prioriza la producción y reproducción del capital sobre la producción y reproducción de la vida”.

“Junto a la crisis sistémica y de amplio alcance del capitalismo, vemos el último suspiro del mundo unipolar”, agregó el líder boliviano, advirtiendo sobre los peligros de la guerra.

“Pero lamentablemente estamos viendo el deterioro paulatino del sistema multilateral, por los caprichos de las potencias capitalistas que no aceptan la existencia de un mundo multipolar con equilibrio de poder”.

 

Luis “Lucho” Arce representa al partido Movimiento al Socialismo (MAS) de Bolivia. Economista socialista de formación, se desempeñó como ministro de Economía del expresidente Evo Morales.

Morales fue derrocado en un violento golpe de estado en 2019, patrocinado por el gobierno de los Estados Unidos y dirigido por extremistas de extrema derecha. Pero después de casi un año de rebelión popular, los movimientos sociales de Bolivia derrotaron al régimen golpista y Arce ganó las elecciones presidenciales de octubre de 2020 de forma aplastante.

En la ONU, Arce pronunció un discurso completo de 4000 palabras en el que describió su ambiciosa visión para cambiar el sistema capitalista global, con 14 propuestas concretas.

1. Declarar el mundo como zona de paz

Muchos conflictos armados son “promovidos por las corporaciones transnacionales de guerra, pero también por el afán de imponer un orden político y económico al servicio de los intereses del capitalismo”, dijo Arce.

Pidió una campaña concertada para garantizar la paz mundial. El líder boliviano enfatizó la importancia de “llegar a un alto el fuego entre Rusia y Ucrania, asegurándose de que se respeten los derechos históricos del Estado y pueblo de Palestina, y que la OTAN deje de pensar en planes expansionistas”.

2. Sustituir la fabricación de armas de destrucción masiva por una compensación justa para los pobres del mundo

Las armas nucleares amenazan la vida en el planeta, advirtió Arce.

Propuso “sustituir el gasto militar en la fabricación de armas de destrucción masiva por una justa compensación económica que los países del centro del capitalismo deben, moral e históricamente, a los países de la periferia y a los pobres del mundo”.

3. Contra la mercantilización de la salud, sistemas de atención universal en salud

La pandemia de la Covid-19 “expuso las vulnerabilidades y desigualdades en los sistemas de salud de todo el mundo, así como del sistema financiero y económico mundial”, dijo el mandatario boliviano.

Insistió en que el Estado tiene la “obligación de proteger y garantizar los derechos colectivos” y “reducir los efectos de la crisis económica mundial en los sectores más vulnerables de la población”.

4. Programa global de soberanía alimentaria, en armonía con la Madre Tierra

El hambre en el mundo está empeorando, no mejorando, advirtió Arce.

En 2021, 828 millones de personas padecieron hambre, lo que representa el 9,8% de la población mundial.

Propuso un programa para fortalecer la soberanía alimentaria apoyando a los pequeños productores agrícolas, entregando a los campesinos y agricultores todas las semillas, fertilizantes, tecnología y apoyo financiero que necesitan.

5. Reconstruir las capacidades productivas y económicas de los países de la periferia heridos por el principio de la concentración desenfrenada del capital

El presidente boliviano advirtió sobre el daño que está causando en el mundo la crisis inflacionaria y el rápido aumento del precio de la energía, los fertilizantes y las materias primas provocado por la guerra de poder en Ucrania .

Hizo un llamado al alivio de la deuda para el Sur Global y sostuvo: “La reestructuración de la arquitectura financiera mundial es vital para el alivio de la deuda externa a escala mundial, de modo que los países en desarrollo tengamos el espacio para implementar políticas sociales soberanas desde la perspectiva de desarrollo económico y social integral y sostenible”.

“Y, como siempre ha sido un grito de los países del Sur, debemos equilibrar las relaciones comerciales que actualmente siguen beneficiando solo al Norte”, dijo.

Luego, Arce explicó cómo su gobierno ayudó a estabilizar Bolivia y recuperar su economía después del caos del golpe de estado de extrema derecha de 2019 respaldado por Estados Unidos.

“Tras la recuperación de la democracia en 2020”, recordó, Bolivia volvió a su “modelo económico social, comunitario, productivo, un modelo económico soberano en el que no aceptamos ni aceptaremos imposiciones del Fondo Monetario Internacional (FMI ).”

Arce explicó que este modelo económico “se basa en el rol activo del Estado en la economía, en la nacionalización de nuestros recursos naturales estratégicos, la articulación de todas las formas de organización económica, el fortalecimiento de la inversión pública, la industrialización por sustitución de importaciones, la dinamización del mercado interno, la diversificación productiva, la seguridad con soberanía alimentaria, la redistribución de ingresos, la lucha contra la pobreza y las desigualdades”.

Agregó que este modelo económico también está influenciado por las tradiciones comunales indígenas de Bolivia.

Arce se jactó de que este modelo ha sido tan exitoso que Bolivia tuvo una tasa de inflación de apenas 1,6% en agosto. El país tiene la tasa de inflación más baja de toda América Latina y una de las más bajas del mundo.

“Lamentamos que, mientras los países del centro del capitalismo apuestan a la guerra con grandes sumas de dinero, se hacen aportes ínfimos para el desarrollo integral y sostenible, para la descolonización y despatriarcalización, para la erradicación de la pobreza y las desigualdades económicas y sociales”, dijo. dijo.

Como ejemplo de este comportamiento irresponsable, Arce señaló que, en solo unos meses, se han gastado 20 veces más recursos financieros en la guerra de poder en Ucrania de lo que se ha invertido en el Fondo Verde para el Clima en una década.

6. La crisis climática exige responsabilidad, solidaridad y armonía entre los seres humanos y la naturaleza, no usura

Arce advirtió que la “crisis climática está pasando a un colapso ecológico”. Pero lamentó que “los países que tienen los medios para cambiar sus patrones de producción y consumo no tienen la voluntad política para hacerlo, y los que nos hemos propuesto metas ambiciosas no hemos recibido los medios de implementación prometidos en el [Clima]. ] Convención y los Acuerdos de París”.

El mandatario boliviano también señaló que los acuerdos climáticos internacionales que existen no “toman en cuenta las responsabilidades históricas de los países desarrollados, ni las capacidades y limitaciones de los países en desarrollo”.

En una nota sarcástica, agregó: “Quizás los deudores climáticos históricos quieren que todos nos preocupemos solo por el futuro, para evitar discutir en el presente las promesas incumplidas hechas a los países en desarrollo sobre financiamiento, transferencia de tecnología y fortalecimiento de capacidades”.

Los “siglos de mal desarrollo capitalista” han hecho mucho daño, lamentó Arce.

“Estamos convencidos de que un futuro bajo en emisiones y resiliente al clima no es posible si seguimos concentrando la riqueza y los ingresos en unas pocas manos”, aseveró. “Por lo tanto, para revertir la crisis climática necesitamos resolver las contradicciones económicas, sociales y políticas que genera el modelo capitalista, así como las que existen entre el ser humano y la naturaleza”.

7. La industrialización del litio, en beneficio de los pueblos y pilar fundamental para la transición energética

Al señalar que Bolivia cuenta con las mayores reservas de litio del planeta, Arce se comprometió a utilizar esos recursos “con mucha responsabilidad”, “garantizando que su uso sea en beneficio de la humanidad, como pilar fundamental de la transición global justa hacia un futuro bajo en emisiones, respetando a la Madre Tierra.”

“Queremos que nuestras reservas de litio no sigan el camino de otros recursos naturales que, en las condiciones del colonialismo y el desarrollo capitalista, solo sirven para aumentar la riqueza de unos pocos y pasar hambre a la gente”, dijo.

“En ese sentido, afirmamos la soberanía sobre nuestros recursos naturales como el litio, su industrialización y el beneficio orientado al bienestar de los pueblos, no de las empresas transnacionales o de un pequeño grupo privilegiado, y la apropiación soberana de los bienes económicos. excedentes para redistribuir, especialmente entre la población de bajos ingresos”, prometió el mandatario boliviano.

Citando una declaración del comandante del Comando Sur (Southcom) de las Fuerzas Armadas de EE. UU., Arce advirtió que el “triángulo de litio” de América del Sur, formado por Bolivia, Argentina y Chile, “está en la mira de Estados Unidos”.

 

8. De la nacionalización a la regionalización de la lucha contra el narcotráfico

Temprano en el día 20 de septiembre, unas horas antes de que el presidente boliviano Arce hablara en las Naciones Unidas, el primer presidente izquierdista de Colombia, Gustavo Petro, usó la Asamblea General  para declarar que “la guerra contra las drogas ha fracasado”.

Petro criticó el enfoque violento del gobierno de Estados Unidos y su militarización de América Latina, así como su sistema interno de encarcelamiento masivo racista de estadounidenses negros.

 

Cuando Arce subió al podio en la ONU, hizo comentarios similares.

“Queda claro que la guerra contra las drogas, principalmente la desatada por Estados Unidos, ha fracasado”, dijo el mandatario boliviano. “Por lo tanto, existe una necesidad imperiosa de que este país [EE. UU.] haga un análisis profundo sobre el cambio de política, con atención a que se ha convertido en uno de los principales países consumidores, lo que ha resultado en la lamentable muerte de más de 100.000 personas por sobredosis y drogadicción dentro de su territorio”.

“Hay que cambiar el enfoque en el planteamiento de la lucha contra el narcotráfico. Seguir enfatizando la oferta y no la demanda solo ha servido de pretexto para la militarización y para librar la guerra internacional contra las drogas”, agregó Arce. “Eso ha afectado a los campesinos del Sur, y ha dejado en absoluta impunidad a los grandes grupos criminales, nunca identificados públicamente, en los países cuya población consume mayoritariamente todo tipo de drogas”.

“La guerra internacional contra las drogas criminaliza y conduce a sanciones unilaterales contra los países del Sur, pero blinda el lavado de dinero y facilita el narcotráfico y otros delitos relacionados con los países del Norte. Ya no puede continuar así”.

Arce propuso la “regionalización” de la lucha contra el narcotráfico, con un “enfoque integral, menos militarizado y más socioeconómico”.

9. Fortalecer los mecanismos internacionales de trato preferencial para los países sin litoral

En su discurso ante la ONU, Arce propuso la idea de que los países tienen “derecho al mar”.

Para naciones sin litoral como Bolivia, “enfrentamos graves dificultades para acceder al mar y utilizar sus recursos, teniendo en cuenta que los espacios marinos constituyen zonas de gran potencial para el desarrollo de los países, especialmente de los países en vías de desarrollo”, explicó.

“Todos los países tienen derecho a acceder y utilizar el espacio oceánico y los recursos marinos”, argumentó. Y para proteger esos hábitats, “debemos asegurar la justa distribución de derechos y responsabilidades con respecto a la riqueza marina”.

10. Ampliar nuestra visión restringida de los derechos humanos y la democracia

“Necesitamos ampliar nuestro concepto restringido de los derechos humanos y su relación con la democracia”, imploró Arce.

“Ninguno de los dos existe”, argumentó, “cuando la preservación de los privilegios de unos pocos se hace a costa del incumplimiento efectivo de los derechos económicos, sociales y culturales de las mayorías”.

Como ejemplo de cómo se puede hacer esto, Arce presentó el modelo plurinacional de Bolivia, que brinda una representación igualitaria para los 36 pueblos indígenas que conforman el país.

11. Solidaridad intergeneracional

El mandatario boliviano también llamó a proteger a las poblaciones de mayor edad que en ocasiones son olvidadas por la sociedad.

“Esta generación vibrante y productiva debe solidarizarse con quienes construyeron los primeros cimientos de nuestras casas”, dijo.

“No se puede asegurar la equidad con las generaciones futuras si no mostramos equidad entre las generaciones presentes”.

12. Declarar la década de la despatriarcalización para luchar contra todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas

Arce condenó “la persistencia de la violencia contra las mujeres y niñas, y en particular contra las mujeres y niñas indígenas que se encuentran en situación de pobreza”.

“La pandemia y las crisis estructurales del capitalismo están deteriorando las condiciones de vida, especialmente de las mujeres, del campo y de las ciudades”, dijo. “Esas mujeres continúan enfrentando formas complejas e interseccionales de violencia”.

El gobierno boliviano declaró oficialmente el 2022 como el “Año de la Revolución Cultural por la Despatriarcalización: Por una vida libre de violencia contra las mujeres”, señaló Arce.

“Estamos adelantando políticas orientadas no solo a fortalecer las porterías normativas sino también a atacar las causas estructurales de la violencia, desde la educación, fortaleciendo la autonomía económica de las mujeres, y también a través de procesos culturales, para transformar esa lamentable realidad, arraigada en el patriarcado, como el sistema más antiguo. de opresión, que tiene un bucle de retroalimentación con el colonialismo y el capitalismo”.

13. Rechazar sanciones unilaterales

Condenando la imposición de sanciones, Arce declaró: “Es inconcebible, en un mundo sacudido por las crisis y la pandemia, que se sigan aplicando medidas coercitivas unilaterales con el objetivo de someter a los gobiernos, a costa del hambre y el sufrimiento de los pueblos”.

El mandatario boliviano denunció el “inhumano y criminal bloqueo comercial y financiero contra Cuba, que pone en riesgo la vida de millones de ciudadanos” del gobierno de Estados Unidos.

“Es un crimen de lesa humanidad mantener ese tipo de medidas”, dijo Arce, criticando a Washington por agregar a Cuba a su lista de los llamados patrocinadores del “terrorismo”.

Cada año, más del 95% de los 193 estados miembros de las Naciones Unidas votan para oponerse al bloqueo unilateral de Estados Unidos contra Cuba, y sin embargo Washington lo ha mantenido durante seis décadas.

La impunidad de la que goza Estados Unidos a pesar de estas formas ilegales de agresión muestra “cómo las decisiones que toma la mayoría cada año en esta Asamblea [General] no son cumplidas por ciertos países”, lamentó Arce.

14. Garantizar la plena vigencia de la carta de la ONU y el principio del multilateralismo

“La crisis multidireccional que atraviesa el planeta producto de la ambición capitalista, lejos de ser superada se agravará si no se toman medidas urgentes”, advirtió Arce al final de su discurso.

“Solo a través de un multilateralismo fortalecido podremos alcanzar un mayor diálogo y cooperación en la búsqueda de soluciones a esa crisis”.

El mandatario boliviano afirmó que su país vive una “revolución” que se dedica “a superar la actual polarización de la arquitectura mundial, a superar el orden capitalista que nos ha metido en una vertiginosa, peligrosa e ilimitada carrera de consumismo que pone a la humanidad y el planeta en riesgo, y en su lugar construir un mundo más justo, inclusivo y equitativo, para todos”.

* Gracias a Benjamín Norton, a su MULTIPOLARISTA y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

https://multipolarista.com/2022/09/27/luis-arce-un-bolivia-14-point-program/

BENJAMIN NORTON
BENJAMIN NORTON

 

MULTIPOLARISTA
MULTIPOLARISTA

 

MANCHETA AGOSTO 22