Buscar
domingo, 01 de octubre de 2023 10:32h.

Sobre el color violeta y la complejidad de Podemos - por Francisco Sánchez

Dicen los que se dedican a eso de la interpretación de los colores y sus posibles significados, que el violeta no denota una coloración específica ni precisa, sino que designa a una familia de colores similares entre sí. Que es el color de la templanza, la lucidez y la reflexión. Que transmite profundidad y experiencia, y que tiene que ver con lo emocional y lo espiritual.

Sobre el color violeta y la complejidad de Podemos - por Francisco Sánchez, miembro de PODEMOS *

Dicen los que se dedican a eso de la interpretación de los colores y sus posibles significados, que el violeta no denota una coloración específica ni precisa, sino que designa a una familia de colores similares entre sí. Que es el color de la templanza, la lucidez y la reflexión. Que transmite profundidad y experiencia, y que tiene que ver con lo emocional y lo espiritual.

Un color que históricamente ha sido utilizado como símbolo del poder. Y desde el siglo pasado es reconocido como el color distintivo de la mujer y sus reivindicaciones como tal.

El morado o violeta es un color que ha puesto de moda Podemos. Un color que aparece en uno de los extremos del arcoíris, razón por la cual le da a uno por pensar, que si ese será el motivo por el que portavoces de la derecha asocian a Podemos con una organización extremista.

Un calificativo que se apresuran en trasmitir para infundir miedo y generar un estado de opinión y animadversión contra tal organización. Un estado de hostilidades que progresivamente endurecerán estos promotores del odio y del enfrentamiento social a medida que Podemos -como movimiento social y político- adquiera mayor respaldo poblacional y poder institucional. Y en tal sentido reaccionen cuando Podemos desde esas instituciones promueva leyes y actuaciones que permitan y legitimen las trasformaciones políticas y económicas necesarias para alcanzar el bienestar social al que aspiran millones de personas. Cambios que millones de personas deben protagonizar y exigir.

Buena parte de esa multitud se identifica (de una u otra forma) con el joven proyecto Podemos. Miles de personas que componen un cromatismo social, en cierta medida afín, aunque sin coloración específica y precisa. Algo parecido al significado del violeta que describíamos anteriormente. No obstante, esas miles de personas salvando esa convivencia compleja, están originando una fuerza humana con una capacidad de cambio impresionante. Ejerciendo presión, impulsando nuevas maneras de hacer política. Una fuerza humana que está dando un vuelco al tablero político.

Podemos ya ha ganado la primera batalla: ha frenado a la derecha (en las urnas y en la calle) y ha impedido que la crisis y la desesperanza se encaminaran hacia un movimiento fascista. Y no solamente eso, Podemos se ha conformado en referente del proceso de cambio que está en marcha en toda España. Podemos se constituye y afianza como alternativa política. Podemos es reconocido como alternativa. Como la única alternativa política con capacidad para ganar la partida, para arrinconar al fascismo y a los partidos responsables de la corrupción política y el déficit público. Una organización con capacidad intelectual y respaldo social para ganar y gobernar. Por eso aglutina y entusiasma a mucha gente.

Así es la naturaleza de Podemos, una complejidad en movimiento. Como la vida misma, como la propia sociedad en la que vivimos. Una fuerza humana entrelazada, ilusionada y empoderada que trasgrede conceptos y trasforma la realidad política.

Trabajar en esa complejidad es lo que toca a los que quieren cambios reales. Una situación que forzará a mediar y a actuar con más inteligencia y, probablemente, también originará mayor capacidad de organización y gestión…, concretamente capacidad para gestionar de buena forma las diferencias existentes en el seno de Podemos. Un conjunto de diferencias lógicas y normales, la mayor parte de las veces compatibles, y siempre imprescindibles si queremos evitar un encefalograma plano. A fin de cuentas, ser diferentes no implica ser contrarios. Simplemente requiere de un buen tratamiento. Empecemos por estimar la complejidad y las diferencias como un valor. Por comprender y asimilar que todas son parte de Podemos. Las del momento actual y las que están en puertas.

Alejarnos de esa complejidad (por la razón que sea) será alejarnos de esa realidad (de las contradicciones y confrontaciones), de la necesaria y constante superación de los conflictos…, para cambiar, para aprender con los cambios, para avanzar. Eludir esa complejidad genera un riesgo: el de tender hacia el acromatismo. El de alejarnos del color de Podemos.

Por otro lado, también chocarán contra ese color violeta, aquell@s que utilicen esa complejidad para verter sobre Podemos tintes ácidos, provocando –consiente o inconscientemente- una degradación corrosiva de su naturaleza. .

Francisco Sánchez, Las Palmas de Gran Canaria, Agosto de 2015

* En La casa de mi tía por gentileza de Francisco Sánchez