Buscar
miércoles, 08 de febrero de 2023 00:08h.

Coronavirus y estados: triple crisis, endeudamiento, ¿pandeudocracia? - por Francisco Morote

 

FRASE MOROTE

Coronavirus y estados: triple crisis, endeudamiento, ¿pandeudocracia? - por Francisco Morote, presidente honorario de Attac Canarias *

Tiempo tendremos, después de pasada esta pandemia, de analizar lo acaecido, tomar iniciativas  y reivindicar medidas efectivas para hacer frente a una crisis que el neoliberalismo, con sus políticas de austeridad y recortes,  es incapaz de afrontar tanto a nivel internacional, como nacional.

Quizá esta crisis sea una oportunidad  para revertir los insanos avances de la privatización, en favor de todo lo público, empezando por la sanidad y acabando por la banca. Que se avance o no en esa dirección dependerá mucho de las conclusiones que saque la ciudadanía de la experiencia vivida pero, también, de la ofensiva que seamos capaces de articular, en una situación más propicia, para recuperar y ampliar los espacios de lo público.

 

 

 CORONAVIRUS Y ESTADOS: TRIPLE CRISIS, ENDEUDAMIENTO, ¿PANDEUDOCRACIA?

 

1. Pandemia mundial. Aún está por ver cual será su duración hasta la consecución de una vacuna realmente eficaz.

 2. Afecta a los 194 estados del planeta. A toda la humanidad.

 3. Todos los estados, en mayor o menor grado, tienen que luchar para contener el contagio de la población, puesto que la enfermedad es letal para un porcentaje de la misma.

 4. La medida más eficaz para evitar la propagación del virus es la confinación.

 5. La confinación entraña la disminución y/o paralización de la actividad económica mientras dure la epidemia.

 6. La disminución y/o paralización de la actividad económica comporta el cierre de millones de empresas en todo el mundo.

 7. Cerradas las empresas decenas de millones de trabajadores dejan de producir bienes y servicios, salvo aquellas empresas y trabajadores con teletrabajo o exentas del cierre por razones ligadas a la supervivencia de la población.

 8. Sin trabajo y sin salario o con la reducción de éste, la crisis económica pone de relieve la vulnerabilidad social de decenas de millones de trabajadores asalariados.

 9. Peor aún es la situación de los trabajadores que laboran en la llamada economía informal o sumergida, situación que afecta a un porcentaje muy elevado de personas en los llamados países en vías de desarrollo.

 10.Tampoco escapan a la crisis económica las decenas de millones de autónomos y pequeños empresarios cuya actividad también cesa.

 11. Se espera de todos los estados que no solo hagan frente, en menor o mayor grado según sus posibilidades, a la emergencia sanitaria, sino también a la emergencia económica y, sobre todo, a la emergencia social.

 12. Como es lógico se espera mucho más de los estados del mundo desarrollado, que de los estados del mundo en vías de desarrollo. Sin embargo, en los primeros puede haber diferencias sustanciales según la mayor o menor voluntad política de los gobernantes con respecto a la vulnerabilidad social de la población.

Otro tanto ocurrirá en los países en vías de desarrollo.

Pavorosa es la expectativa en los países llamados, cínicamente, estados fallidos.

13. De los estados se espera, pues, que afronten la triple crisis: sanitaria, económica y social.

 14. A la triple crisis sanitaria, económica y social se puede sumar la crisis política, estatal, si los estados carecen de los recursos económicos y financieros para afrontar la triple crisis.

 15. Tal situación es o puede ser inevitable si se dispara el gasto y se contrae el ingreso. Es decir, si el estado acude en socorro de la economía y de la población más vulnerable y, a la vez, deja de ingresar los impuestos que recauda en tiempos de actividad económica  normal.

 16. En el contexto de la triple crisis sanitaria, económica y social, los estados, apurados o desesperados, tendrán la necesidad imperiosa de conseguir dinero para hacer frente a la triple emergencia sanitaria, económica y social.

 17. Habrá llegado la hora neoliberal, la oportunidad mafiosa de los prestamistas, de los usureros, de las sanguijuelas.

 18. Endeudamiento y ¿pandeudocracia? 

 

Llegados a este punto cabe temer que los estados, necesitados de recursos financieros, caigan, y [email protected] con ellos, en una especie de esclavitud por deudas ante acreedores (bancos privados,  fondos de inversión, etcétera), en manos sobre todo de ese 1% insaciable de la población mundial que concentra cada día más la riqueza del planeta.

 19. ¿Qué deben hacer entonces los estados?

 Desde una perspectiva altermundista creo que frente a este problema y con carácter inmediato hay que establecer dos líneas ofensivas de trabajo: la de la justicia fiscal, para sacar de los paraísos fiscales los muchos billones de euros que los más ricos esconden en ellos y la de la suspensión de la deuda de los estados, tal y como ha ocurrido otras veces a lo largo de la historia.

20. Estas dos medidas son del interés y de la competencia de los 194 estados del mundo, esclavos o futuros esclavos, y [email protected] con ellos, como dijimos,  de una deuda en manos de una minoría de acreedores sin escrúpulos, dispuestos a exprimir al planeta y al 99% restante de la humanidad hasta las últimas consecuencias.

 21. ¿Qué estados estarán dispuestos a tomar esas medidas?

 Muy pocos, sin duda. Pero esa debe ser precisamente la exigencia de la inmensa mayoría social del planeta opuesta a la perpetuación de la distopía neoliberal.

Posdata. El Estado español, por su pertenencia a la Unión Europea, parece gozar de una situación menos comprometida. Pero incluso si, venciendo la resistencia de Alemania, Holanda, etcétera, se llegasen a emitir los coronabonos o eurobonos y la U.E. se endeudase, el negocio sería monumental para los bancos privados y los fondos de inversión.

 Sobre los coronabonos y la UE ver: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/04/07/opinion/1586280909_819588.html

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Francisco Morote

FRANCISCO MOROTE ATTAC

 

 

MANCHETA 21-------------