Buscar
martes, 23 de abril de 2024 18:43h.

un mentiroso y un trilero

Don Antonio - por Isidro Santana León

fr iss

Don Antonio - por Isidro Santana León *

Me dirijo a usted, don Antonio Morales, reverendísimo del Cabildo de Gran Canaria, para expresarle mi preocupación por su cambio camaleónico de ideología.

Verá, don Antonio, hace muchos años que conozco sus andanzas de gallo tapado -mejor lagarto camuflado- y que desde que llega al Cabildo cambia la piel como las serpientes. Siempre aparentó usted ser un hombre tolerante que desprendía bonhomía por los cuatro costados, más, la gente le quería y admiraba, aunque la admiración popular la ha trasvasado usted por ese amor ciego de los especuladores, rapiñeros, tramposos y gente inhumana de las multinacionales a la que le ha entregado Gran Canaria.

No sé, don Antonio, si su megalomanía, narcisismo y prácticas tiránicas le han hecho creer que esta Isla es de su propiedad y que la puede vender al reino que quiera -como hicieron antaño algunos invasores colonialistas- porque su delirio le ha transformado en un Juan Rejón, Pedro de Vera u otros de toda esa inmundicia que hicieron arrodillar por la fuerza al pueblo canario llevándolo a la sumisión.

Se jacta usted de ser demócrata, don Antonio, por lo que me gustaría que consultara con la almohada esta condición a ver si vuelve al consciente y se da cuenta que es usted un simple mortal; que entre este pueblo no va a dejar una memoria biófila, sino un desastre medioambiental, una lesión y nefasto recuerdo imborrable en el alma y el corazón de los canarios. ¿Pero quién carajo se cree usted que es, reverendísimo don Antonio?, ¿piensa usted que se puede proceder como en los años más lúgubres y despiadados que sufrimos los canarios porque le han dado un voto de confianza para que gobierne? ¿No es tener la más despreciable bajeza moral para, aprovechándose de la ignorancia supina, aniquilarle, extinguirle a este pueblo sus costumbres, su idiosincrasia, el legado de sus ancestros, sus propiedades, sus vidas..., todo para satisfacer los intereses saqueadores de multinacionales de Allende los Mares?

Le recuerdo que hizo usted una ley anti-transfuguismo en el Cabildo y fue el primero que la incumplió. Usted ha comprado, además de voluntades: prensas, radios y televisiones, con dinero público, para hacerse su propaganda, vender el pelotazo Chira-Soria y atacar a los detractores de esta locura. En la historia de las legislaturas del Cabildo es usted, reverendísimo, el que se lleva el trofeo con tres grandes incendios en la legislatura más corta. Usted no ha compensado a los damnificados por los incendios -algunos provocados por negligencias de su administración- y en compensación le ha sacado en procesión los santos a la calle para que recen, todo junto a una parafernalia militarista como en los tiempos aciagos del franquismo.

Usted, don Antonio, es un mentiroso y un trilero. Recuerdo que leí una declaración suya en prensa, donde decía que su amigo Eustasio López, del grupo LOPESAN -imputado en el caso 18 Lobas-, tenía plantado de mangos, aguacates y más especies todo Tabaibales, con el fin de surtir a los supermercados por el asunto de la autosuficiencia alimentaria. ¡Qué decepción!, reverendísimo, cuando salto la valla para entrar en Tabaibales y me encuentro con un erial, con infraestructuras preparadas para una urbanización, los vestigios arqueológicos destrozados, lugar de extracción de áridos y cuatro plataneras.

¿Qué maridaje tiene usted con Eustasio López, don Antonio? ¿Por qué le concede los permisos para urbanizar el Barranco de Veneguera, destrozando también esa joya natural que estaba llena de fito-endemismos y fauna? A este desastre no se atrevió ni el PP cuando gobernaba.

Pero es que tiene usted mucho más en su haber. Usted le concedió permiso al dueño de Loro Park para que construyera en el Barranco de El Beril el Sian Park, lugar donde usted sabía que habían yacimientos arqueológicos -recogidos en la carta- obra que le paró el ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana. Ahora, su entretenimiento es con REE, multinacional que, para agarrar el monopolio del agua, usted le da permiso sabiendo el destrozo medioambiental que supone esa desatinada e innecesaria obra en el Barranco de Arguineguín. Usted, reverendísimo, es medioambientalista del cemento, de la destrucción de los ecosistemas y propiciador de la superpoblación en una tierra que no soporta más carga demográfica. Si hacemos un repaso de lo que ha hecho usted con esta Isla, le hago la siguiente pregunta: ¿para quién gobierna, para el pueblo grancanario o para los grupos de presión? Consúltelo con su almohada durante toda la noche, si yo fuera usted no podría dormir tranquilo.

 

* En La casa de mi tía por gentileza de Isidro Santana León

isidro santana león reserña

 

mancheta dic 22