Buscar
lunes, 05 de diciembre de 2022 12:22h.

España: El desgaste por desertar de las convicciones - por Alberto Vila Porto

...la abstención puede convertirse, como en Francia, en una de las opciones más elegidas por la ciudadanía. En Francia la abstención fue récord, alcanzó el 35,48% de los inscriptos, 2% más que en las elecciones municipales de 2008. Se pone así de manifiesto el hartazgo de los votantes. En España, pese a la indignación, puede darse un record.

Penoso. Pierden todos. Pierde la democracia.

España: El desgaste por desertar de las convicciones - por Alberto Vila Porto

En las elecciones del fin de semana en Francia, los electores parecieron decididos a sancionar la política de austeridad del presidente Hollande. Los franceses le dejaron claro su rechazo. Asimismo, con la elevada abstención, y el apoyo que dieron a la extrema derecha en la primera vuelta de las elecciones municipales, también manifestaron su rechazo al sistema de partidos tradicional. La izquierda sufrió un retroceso y la extrema derecha obtuvo una sensible progresión.

En París, los comicios más seguidos a nivel mundial, la candidata de la derecha, Nathalie Kosciusko-Morizet, consiguió el 34.8% de los votos. Anne Hidalgo, la candidata socialista actualmente gobernando, logró el 33.36%. Aún así, Esta última ganaría en la segunda vuelta con un resultado en torno al 52.5%.  

La líder de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen anunció anoche "una cosecha excepcional". Vaticinó también "el fin de la bipolarización de la vida política". "El FN se consolidó… como una gran fuerza autónoma, una gran fuerza política. No sólo a nivel nacional, sino también local", sentenció.

En Perpiñán, Aviñón, Forbach, Béziers, Fréjus y otras 10 ciudades, el Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen llegó primero y está en condiciones de ganar los municipios el domingo próximo.

Como consecuencia de este voto castigo, en Francia, el Partido Socialista podría perder ciudades importantes como Amiens, Angers, Reims o Saint-Etienne. Ya desde la noche electoral, las principales figuras del gobierno comenzaron a convocar a los electores de izquierda que no fueron a votar: "El caudal de votos que nos falta está allí", afirmó el ministro de Agricultura, Stéphane Le Foll, refieriéndose a la abstención.

Es el precio por claudicar de las convicciones

Alfredo Pérez Rubalcaba  está buscando insistentemente una política de grandes pactos con el Partido Popular. Esto, ya ha comenzado, finalmente, a generar un gran malestar interno en una parte del PSOE. No se entiende esta acción en asuntos tan sensibles como las políticas de Estado en los que, a poco más de un año de las elecciones generales, hay tantas diferencias con el PP.

Es el caso de la política de inmigración, las medidas contra la corrupción o la lucha contra la violencia de género. Rubalcaba tomó la decisión de suavizar sus posiciones, como ha venido haciendo desde el comienzo de la legislatura, en torno a los graves incidentes ocurridos en Ceuta y retirar la recusación contra el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz Se justifica, para abrir la negociación para buscar un pacto de Estado sobre inmigración. No se comprende esa generosidad de la dirección del partido.

En el seno de los parlamentarios se tomó como una nueva claudicación. Esta posición fue comunicada al Grupo Parlamentario Socialista. Hubo manifestaciones de  rechazo e, incluso, algún diputado pidió una votación para ratificar o no dicha decisión, que no comparten una buena parte de los parlamentarios socialistas. Reglamentariamente, no se puede votar una decisión tomada por la dirección del partido, pero el malestar quedó reflejado en las intervenciones que hubo en la reunión. Rubalcaba y su entorno manejan las decisiones con la misma democracia que Rajoy en el PP.

Tampoco se entiende en un sector del PSOE que se estén acercando posturas para llegar a acuerdos con el Partido Popular para diseñar un catálogo de medidas contra la corrupción. Cuando estalló el caso Bárcenas la decisión política del PSOE era no pactar nada en esta materia con un partido que tenía en su seno un escándalo de tales dimensiones.

Las previsiones de ambos partidos mayoritarios no son alentadoras. Las opciones electorales que les han salido a ambos lados del espectro parecen, por ahora, representar una amenaza menor. No es el caso de la abstención. Esta es la baza del entorno de Rajoy. Su única tabla de salvación para llegar a las municipales a la espera de la llegada de un cambio en los indicadores económicos. En caso contrario, si pierden ayuntamientos significativos, eso representaría, como puede suceder en Francia, un cambio en el tono político del Estado.

No obstante, en España, para estas elecciones europeas, el panorama es desolador. Los nuevos movimientos políticos no incluidos en el bipartidismo no alcanzan a comprender que, sus reivindicaciones, a nivel de estas elecciones para el Parlamento Europeo, tienen muchos más puntos de coincidencia que las que se desnuden en las convocatorias electorales que siguen cronológicamente. Sin quererlo, paradójicamente, trabajan para mantener el actual sistema bipartidista.

Así, en las municipales y autonómicas, foco del verdadero poder, las discrepancias conceptuales de la táctica política serán mucho más significativas y, los posibles acuerdos, menores. Las realidades particulares serán las que definan los programas que se les presenten a los votantes cercanos.

El personalismo prevalece en las conducciones de las nuevas estructuras partidarias. Aún en las más incipientes. También habrá experimentos políticos que fracasen por la inexperiencia de su organización. El entusiasmo nunca sustituirá a los profesionales de las campañas.

En tanto, la abstención puede convertirse, como en Francia, en una de las opciones más elegidas por la ciudadanía. En Francia la abstención fue récord, alcanzó el 35,48% de los inscriptos, 2% más que en las elecciones municipales de 2008. Se pone así de manifiesto el hartazgo de los votantes. En España, pese a la indignación, puede darse un record.

Penoso. Pierden todos. Pierde la democracia.

http://www.nuevamayoria.com/index.php?option=com_content&task=view&id=4293&Itemid=47