Buscar
domingo, 21 de abril de 2024 03:34h.

El fascismo llega a Estados Unidos - Chris Hedges

 

fr ch
Federico Aguilera Klink recomienda este artículo

El fascismo llega a Estados Unidos - Chris Hedges

El fracaso de la clase liberal a la hora de detener el ataque corporativo contra los trabajadores ha generado un fascismo cristiano en ascenso que está preparado para tomar el poder y remodelar radicalmente a Estados Unidos.

 

 

Supongo que el regalo de despedida del liberalismo en quiebra del Partido Demócrata será un Estado fascista cristianizado. La  clase liberal , una criatura del poder corporativo, cautiva de la industria de guerra y del Estado de seguridad, incapaz o no dispuesta a mejorar la prolongada inseguridad económica y la miseria de la clase trabajadora, cegada por una ideología moralista que apesta a hipocresía y falsedad. y desprovisto de cualquier visión política, es la base sobre la cual los  fascistas cristianos , que se han unido en turbas similares a un culto en torno a Donald Trump, han construido su aterrador movimiento.

Trump, como señala el escritor Jeff Sharlet, ha pasado de ser el vendedor ambulante de la política, Elmer Gantry, que ofrecía la ilusión de que todos podemos volvernos ricos como él, a ser un vendedor ambulante de oscuras conspiraciones sobre el Estado profundo y los pedófilos que dirigen el Partido Demócrata. al fascismo en toda regla. Si regresa al poder, la violencia nihilista que azota al país, con  más de 500 tiroteos masivos sólo este año explotará. Los teóricos de la conspiración amenazarán y asesinarán a “enemigos” y “traidores” con impunidad. El poder judicial, los organismos encargados de hacer cumplir la ley y el legislativo, actualmente en estado de parálisis, se transformarán en órganos de venganza personal y política. La censura furtiva que practican Silicon Valley y los demócratas se volverá cruda, abierta y generalizada. Los militares, ya infestados de capellanes fascistas cristianos parecidos a comisarios, serán dirigidos por verdaderos creyentes como el teniente general retirado  Michael Flynn . Puede suceder aquí, como  predijo Sinclair Lewis .

Culpar a Rusia , o a candidatos de terceros partidos que nunca votan en números significativos por la elección de Trump y el ascenso del fascismo cristiano, es infantil. El Partido Libertario  recibió  el 1,2 por ciento de los votos en las últimas elecciones presidenciales. Los Verdes,  0,26 por ciento . El golpe mortal a la democracia no son los que votan por partidos marginales, sino la apatía. Ochenta millones de electores  no  votaron en las últimas elecciones presidenciales, sin duda porque no esperaban que cambiaran mucho sus vidas, independientemente de quien estuviera en el cargo. Y probablemente tenían razón.

La causa fundamental de nuestra angustia política reside en una clase liberal que  antepone  el beneficio empresarial y personal al bien común. Los liberales han  conspirado , desde la presidencia de Bill Clinton, para despojar al país de la industria manufacturera y, con ella, de los empleos que sustentaban a la clase trabajadora. Han sido socios en la transformación de las instituciones democráticas en herramientas para consolidar el poder y la riqueza de las corporaciones y los oligarcas gobernantes. Olvidaron la lección fundamental del fascismo. El fascismo es siempre el hijo bastardo del liberalismo en quiebra. Esto fue cierto en la Alemania de Weimar. Fue cierto en Italia. Lo mismo ocurrió en la ex Yugoslavia, con sus facciones étnicas en guerra. Y es cierto en los Estados Unidos. 

Y ahora todos pagaremos. 

“Nuestra época se parece más a la década de 1930 que a la de 1990”,  escribe Benjamin Carter Hett   en la introducción de su libro “La muerte de la democracia: el ascenso de Hitler al poder y la caída de la República de Weimar”.

Los multimillonarios y las corporaciones, cuya única obsesión es la mayor acumulación de riqueza y poder, se acomodarán a los fascistas cristianos, como lo hicieron los industriales alemanes con el Partido Nazi. El fascismo, después de todo, es un falso populismo. Es un mecanismo eficaz para abolir los sindicatos y utilizar el miedo y la coerción, incluida la violencia, para impedir movimientos de masas rivales. Trump, de nuevo en el poder, exigirá que él, su familia y su círculo íntimo se beneficien del poder. La clase multimillonaria y las corporaciones lo colmarán de riquezas a él y a su bufónica corte a cambio de la capacidad de explotar con impunidad y demoler las regulaciones y la supervisión gubernamentales. Los líderes fascistas, incluido Trump, no sienten más que desprecio por sus seguidores. Comparten este rasgo con los titanes de los negocios.

Fuimos advertidos. Las semillas del fascismo, al igual que la emergencia climática, fueron evidentes hace décadas. Los principales estudiosos del fascismo nos dijeron que a menos que la sociedad estadounidense detuviera su caída hacia niveles cada vez mayores de desigualdad social y devolviera el poder democrático a una población traicionada, el fascismo haría metástasis y consumiría al Estado. La clase dominante, cegada por la codicia, el ansia de poder y la ignorancia deliberada, se mostró tan sorda a estas advertencias como a las de los científicos del clima.

Robert O. Paxton , que enseñó historia europea en la Universidad de Columbia,  escribió en 2004  “La anatomía del fascismo”. Explicó que “el lenguaje y los símbolos del auténtico fascismo estadounidense” tendrían “poco que ver con los modelos europeos originales. Tendrían que ser familiares y tranquilizadores para los estadounidenses leales, como el lenguaje y los símbolos del fascismo original eran familiares y tranquilizadores para muchos italianos y alemanes, como sugirió Orwell”.

Los líderes fascistas siempre se apropian del lenguaje, los símbolos y los mitos nacionales y religiosos. El fascismo alemán tenía sus raíces en leyendas teutónicas. El fascismo de Italia se basó en el antiguo Imperio Romano. El fascismo de Francisco Franco se fusionó con la Iglesia católica. Los fascistas no buscan ser exóticos. Buscan ser familiares.

“No hay esvásticas en el fascismo estadounidense, sino barras y estrellas (o barras y estrellas) y cruces cristianas”, escribe Paxton. “No hay saludos fascistas, sino recitaciones masivas del juramento a la bandera. Estos símbolos no contienen en sí mismos ningún olor a fascismo, por supuesto, pero un fascismo estadounidense los transformaría en pruebas de fuego obligatorias para detectar al enemigo interno”.

Fritz Stern, un refugiado de la Alemania de Hitler y un destacado estudioso del fascismo alemán,  advirtió  un año después, en 2005, del peligro inminente que representaba un fascismo cristiano cuando recibió  un  premio del Instituto Leo Baeck.

“Hace veinte años, escribí un ensayo titulado 'El nacionalsocialismo como tentación', sobre qué fue lo que indujo a tantos alemanes a abrazar el espectro aterrador”, dijo Stern a su audiencia. “Había muchas razones, pero en la cima estaba el propio Adolf Hitler, un brillante manipulador populista que insistía y probablemente creía que la Providencia lo había elegido como salvador de Alemania, un líder encargado de ejecutar una misión divina. Dios ya había sido incluido en la política nacional antes, pero el éxito de Hitler al fusionar el dogma racial con el cristianismo germánico fue un elemento inmensamente poderoso en sus campañas electorales. Algunas personas reconocieron los peligros morales de mezclar religión y política, pero muchas más se dejaron seducir por ello. Fue la transfiguración pseudoreligiosa de la política lo que en gran medida aseguró su éxito, especialmente en las zonas protestantes”.

Stern, que  escribió  “La política de la desesperación cultural: un estudio sobre el surgimiento de la ideología germánica” y fue profesor emérito de la Universidad de Columbia, dedicó su carrera a analizar cómo se hizo posible el fascismo alemán. En la Alemania nazi y su erudición, vio cómo se desintegraban las democracias. Vio las señales de advertencia mortales. Conoció la seducción que el fascismo tenía para los marginados. 

“En Europa se anhelaba el fascismo antes de que se inventara el nombre”, me dijo  en  una entrevista en 2005 para The New York Times. “Había un anhelo de un nuevo autoritarismo con algún tipo de orientación religiosa y sobre todo una mayor pertenencia comunitaria. Hay algunas similitudes entre el estado de ánimo de entonces y el de ahora, aunque también diferencias significativas”.

Stern, que  murió  en 2016, dijo que los movimientos fascistas fueron fertilizados por la desesperación generalizada, los sentimientos de exclusión, la inutilidad, la impotencia y la privación económica. Aquellos que se sentían abandonados eran blancos fáciles para los demagogos que vendían el pensamiento mágico y que habían refinado el arte de la “manipulación masiva de la opinión pública, a menudo mezclada con mendacidad y formas de intimidación”.

Noam Chomsky, en una  entrevista  que le hice en 2010, también vio el siniestro camino que estábamos recorriendo.

“Es muy similar a la Alemania tardía de Weimar”, me dijo Chomsky cuando lo llamé a su oficina en Cambridge, Massachusetts. “Los paralelos son sorprendentes. También hubo una tremenda desilusión con el sistema parlamentario. El hecho más sorprendente de Weimar no fue que los nazis lograron destruir a los socialdemócratas y a los comunistas, sino que los partidos tradicionales, el conservador y el liberal, fueron odiados y desaparecieron. Dejó un vacío que los nazis con mucha astucia e inteligencia lograron ocupar”.

Jeff Sharlet, que ha informado durante dos décadas sobre la extrema derecha, plantea el mismo punto sobre el rostro americanizado del fascismo en  su libro  “The Undertow: Scenes from a Slow Civil War”.

Sharlet señala que “el proyecto de purificación del viejo fascismo también ha 'resultado' demasiado extremo para ser práctico en una nación en la que la ascendencia de la derecha puede competir por la lealtad de un tercio de los votantes latinos. La supremacía blanca da la bienvenida a todos. O, al menos, una apariencia suficiente de "todos" para tranquilizar a sus seguidores más tímidos de que los muros fronterizos, las "prohibiciones musulmanas", la "gripe kung", los "crimen negros" y la "teoría del reemplazo" de alguna manera no se suman a la temida revolución  . -palabra, que de todos modos hoy en día, en la nueva imaginación autoritaria, sólo ocurre 'al revés', contra los blancos”.

¿Y cómo definen los fascistas al enemigo interno?

El enemigo interno, escribe Paxton, está acusado de intentar revocar “la Primera Enmienda, la separación de la Iglesia y el Estado (guarderías en el césped, oraciones en las escuelas), esfuerzos para imponer controles a la posesión de armas, profanaciones de la bandera, minorías no asimiladas, licencia artística, disensión y comportamiento inusual de todo tipo que podría ser etiquetado como antinacional o decadente”.

Los movimientos fascistas obtienen su justificación de la violencia indiscriminada de la sangre de los mártires. Ashli ​​Babbitt, quien fue asesinada a tiros durante las protestas del 6 de enero por un oficial de policía negro del Capitolio, es una versión actualizada del primer santo mártir de los nazis,  Horst Wessel . Trump, juzgado por fraude, está, a ojos de sus seguidores, siendo martirizado por los tribunales.

“Es la primera muerte que infecta a todos con el sentimiento de estar amenazados”,  escribe Elías Canetti  en “Multitudes y poder”. “Es imposible sobrevalorar el papel desempeñado por el primer muerto en el inicio de las guerras. Los gobernantes que quieren desatar la guerra saben muy bien que deben procurar o inventar una primera víctima. No es necesario que sea alguien de especial importancia, e incluso puede ser alguien bastante desconocido. Nada importa excepto su muerte; y hay que creer que el enemigo es el responsable de ello. Se suprimen todas las causas posibles de su muerte excepto una; su pertenencia al grupo al que uno pertenece”.

Cuando terminé dos años de reportaje en todo el país en 2006 para mi libro " Fascistas estadounidenses: la derecha cristiana y la guerra contra Estados Unidos".“Estaba convencido de que el nacionalismo cristiano era fascista y una amenaza existencial para nuestra democracia. La iglesia liberal, en lugar de tachar a los fascistas cristianos de heréticos, adoptó tontamente el diálogo, dándoles a los fascistas cristianos una legitimidad religiosa. Fue un error desastroso. Este fracaso, junto con la negativa de la clase dominante a abordar la dislocación y las dificultades financieras de los trabajadores y sus familias que acudieron en masa a las megaiglesias, aseguró el predominio de nuestro fascismo local. O reintegraríamos a la clase trabajadora a la sociedad, lo que significaba empleos estables bien remunerados y el fin de la explotación mercenaria por parte de las corporaciones, escribí entonces, o continuaríamos por el camino hacia el fascismo. Ahora, aquí estamos.

“La derecha cristiana radical pide exclusión, crueldad e intolerancia en nombre de Dios”, escribí en el capítulo final de Fascistas estadounidenses. “Sus miembros no cometen el mal por el mal. Cometen el mal para hacer un mundo mejor. Creen que para lograr este mundo mejor, algunos deben sufrir y ser silenciados, y al final de los tiempos aquellos que se oponen a ellos deben ser destruidos. El peor sufrimiento en la historia de la humanidad lo han llevado a cabo quienes predican visiones utópicas tan grandiosas, quienes buscan implantar por la fuerza su versión estrecha y particular de la bondad”. 

* Gracias a Chris Hedges y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

https://chrishedges.substack.com/p/fascism-comes-to-america?utm_source=post-email-title&publication_id=778851&post_id=137775019&utm_campaign=email-post-title&isFreemail=true&r=1tk7xt&utm_medium=email

CHRIS HEDGES
LA CASA DE MI TÍA

 

mancheta 23 de octubre