Buscar
sábado, 13 de abril de 2024 03:40h.

Gracias por no olvidar - por María Vacas Sentís

Alguien me dijo que Pablo Iglesias se había pasado al mencionar en el Congreso a Felipe González y la cal viva en la que Lasa y Zabala fueron enterrados por el GAL. Alguien más joven que yo que posiblemente no guarde recuerdo alguno del día en que salieron a la luz los cuerpos torturados, con las uñas arrancadas, de estos dos jóvenes, a los que se les había pegado un tiro en la nuca y enterrado en el hoyo que ellos mismos fueron obligados a cavar. 

Gracias por no olvidar - por María Vacas Sentís *
 

Alguien me dijo que Pablo Iglesias se había pasado al mencionar en el Congreso a Felipe González y la cal viva en la que Lasa y Zabala fueron enterrados por el GAL. Alguien más joven que yo que posiblemente no guarde recuerdo alguno del día en que salieron a la luz los cuerpos torturados, con las uñas arrancadas, de estos dos jóvenes, a los que se les había pegado un tiro en la nuca y enterrado en el hoyo que ellos mismos fueron obligados a cavar. 

Recuerdo que en ese entonces se multiplicaron los debates y hubo muchas personas que llegaron a justificar esos crímenes con el argumento soez de la venganza; otras se centraron en criticar al medio que publicó la noticia a toda plana, cargando contra el mensajero. Coreaban que todo formaba parte de una campaña para cargarse a González. 

Pero lo cierto es que los muertos, torturados, ejecutados, masacrados, y enterrados en cal viva estaban ahí ante nosotros pidiendo justicia. No eran una mentira mediática. El horror era real. El gobierno del PSOE, con Felipe a la cabeza, se había convertido en terrorista, y en este proceso se había además enriquecido. Años después el propio Felipe reconocería en una entrevista su responsabilidad afirmando que la lucha antiterrorista se libraba también en las cloacas, o aquello de que podía haber volado la cúpula de ETA pero que al final no lo hizo. 

Hoy muy pocos dudan que Felipe era la X que estaba detrás de todo aunque la ola de encarcelamientos se parara justo un paso tras él, en el exministro Barrionuevo. A las puertas de la prisión Felipe los abrazó, y tal vez les dijera entonces aquello de "Aguanta Pepe". Yo, que viví esos días horrorizada, indignada, entre discusiones e intentonas justificatorias del terrorismo de estado, estoy feliz y agradecida porque Pablo Iglesias haya mencionado en el Congreso el horror que algunos han pretendido enterrar, como antes hicieran con los cuerpos torturados de Lasa y Zabala.

 

 

[email protected]

* En La casa de mi tía por gentileza de María Vacas

Más información sobre el caso Lasa y Zabala:

http://www.eitb.eus/es/noticias/politica/detalle/1586274/lasa-zabala--30-aniversario-secuestro-tortura-asesinato/