Buscar
lunes, 26 de febrero de 2024 08:04h.

"Hace años tuve una intuición" [Chillida, con Tindaya] - por Lucy Martin

chillida

Chillida, desarretado por hacer con Tindaya la salvajada comercial que no le dejaron hacer con el Igueldo

tindaya"Hace años tuve una intuición". Así empezaba el escultor vasco Eduardo Chillida la carta en la que explicaba sus motivos para proyectar una gigantesca estructura en el interior de una montaña. Tras descartarse países como Italia, Suiza y Finlandia donde no le dejaron realizar la faraónica obra, y después de que en su tierra tampoco le dejaran realizar el proyecto en el monte Igueldo, sagrado para sus antiguos habitantes también, porque los informes técnicos apuntaban a que el monte no lo soportaría, llegó a Fuerteventura invitado por el Gobierno Canario.

tindaya no se toca

"Hace años tuve una intuición" [Chillida, con Tindaya] - por Lucy Martin *

"Hace años tuve una intuición". Así empezaba el escultor vasco Eduardo Chillida la carta en la que explicaba sus motivos para proyectar una gigantesca estructura en el interior de una montaña. Tras descartarse países como Italia, Suiza y Finlandia donde no le dejaron realizar la faraónica obra, y después de que en su tierra tampoco le dejaran realizar el proyecto en el monte Igueldo, sagrado para sus antiguos habitantes también, porque los informes técnicos apuntaban a que el monte no lo soportaría, llegó a Fuerteventura invitado por el Gobierno Canario.

El Gobierno Canario busca un pretexto para extraer y explotar la tierra de basalto de la montaña que contiene traquita, una piedra de gran belleza y valor económico.

Tindaya tiene un valor patrimonial incalculable por sí misma. Además de ser una montaña sagrada para los antiguos Mahos, es un referente cultural, está considerada una joya arqueológica por los grabados rupestres, un total de 312 podomorfos y diversas manifestaciones arqueológicas repartidas por su base y laderas, y un gran valor ecológico.

Tindaya ya es un monumento y es patrimonio canario. Pretenden destruirla para albergar en su interior la obra de un escultor vasco cuyo museo en su tierra natal tuvo que cerrar por falta de visitantes, detalle que no tienen en cuenta, ya que el proyecto les sirve de excusa para saquear y explotar la traquita.

Lo que pretende hacer el Gobierno Canario es un atentado contra nuestro patrimonio arqueológico, histórico y cultural.

Si dejamos caer Tindaya, a partir de ese momento... nos mereceremos lo que nos pase. Podemos evitarlo.

¡Salvemos nuestra Tindaya!
Lucy M.

 

* Del muro en FACEBOOK de Tajinaste Marrero González

https://www.facebook.com/luzmaria.martin.50

 

TINDAYA NO SE TOCA