Buscar
miércoles, 08 de febrero de 2023 00:08h.

Los locos años 20 - por Antonio Cabrera de León

 

FRASE CABRERA

Los locos años 20 - por Antonio Cabrera de León *

En uno de sus más conocidos poemas, Neruda escribió que “Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”. Se refería con ello al desamor, a la añoranza de un amor que fue muy grande. En estos días mucha gente dice que después de la epidemia nada será igual, ni siquiera nosotros.

Pero se equivocan, claro. Contradiciendo a Neruda, los que hemos sobrevivido a la epidemia sí somos los mismos. Sólo quienes se hayan ido con ella no lo son. Los que seguimos aquí estamos impactados por el miedo, por el confinamiento, por los problemas económicos, por la pérdida de alguien conocido o muy querido, por el trato directo con los enfermos angustiados si tenemos una profesión sanitaria, o incluso por haber padecido la enfermedad. Pero todo eso pasa y seguimos siendo los mismos. En muchos casos, arruinados, desempleados, o asustados, pero los mismos.

Apenas se levantó la veda hemos salido en estampida a recuperar la libertad de movimiento. Aún sin abrir los bares, la sangre joven ya ha buscado el botellón y el sexo. Mezclarnos. Queremos compartir el cuerpo y la palabra. Queremos cine, libros, copas, café, charlas, música, paseo, deporte. Como la película de Campanella, es el mismo amor y la misma lluvia.

Somos los mismos que hace un siglo superaron una guerra mundial y una pandemia. Actuaremos como ellos, viviremos nuestros locos años 20, no sé cuál será el nuevo Charleston ni si vendrá de la decaída América o de la pujante China, pero será de nuevo la década prodigiosa.

Sólo tenemos por delante algún pequeño dilema como decidir entre el fin del ultraliberalismo o seguir con el “business as usual”. Elegir entre el Estado de bienestar o el Estado campechano. La vuelta de la socialdemocracia, o el Estado de oligarquía y la socialización de pérdidas bancarias. Optar entre la desaparición del trabajo asalariado o la obligación social de la empresa. Establecer la cotización social de la robotización y el teletrabajo, o que nos virtualicen la vida y el sueldo. Equiparar nuestra fiscalidad a las muy comunistas Francia y Alemania, o bajarla como EEUU y pagar cada uno su sanidad, su pensión y que nuestros hijos pidan prestado para ir a la universidad; o que no vayan, que tampoco les hace tanta falta.

Quizá prestemos atención a esas pequeñeces cuando millones de personas no tengan para comer. O quizá lo hagamos en cuanto arreglemos los rebrotes de COVID19 que sufriremos por algunas imprudencias; si los han sufrido en Alemania y Corea, no creo que seamos capaces de evitarlos nosotros. Pero si los evitáramos y si prestáramos atención a la revolución que viene, entonces sí diría yo que “Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”.

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio Cabrera de León

ANTONIO CABRERA DE LEÓN RESEÑA

MANCHETA 21