Buscar
sábado, 10 de diciembre de 2022 01:03h.

Lula Skywalker frente a la derecha radical - por Bernardo Gutiérrez

 

fr b gtr
fr b gtr

Lula Skywalker frente a la derecha radical - por Bernardo Gutiérrez *

A pesar de sus seis millones de votos de ventaja, Lula debe ampliar sus alianzas y modular su estrategia ante Bolsonaro, que consiguió un resultado sorprendente en la primera vuelta

Un recorte de la imagen de Lula Skywalker compartida por Mark Hamill en Twitter.
Un recorte de la imagen de Lula Skywalker compartida por Mark Hamill en Twitter

 

Tres horas después de comenzar el recuento de votos de las elecciones brasileñas, Fernando Gabeira, voz reconocida del progresismo ecológico, entraba en directo en el programa especial de Globo News. Con un 66,66% del recuento, Bolsonaro, candidato del Partido Liberal (PL), lideraba la carrera: 45,69%, frente al 45,55% de Lula, candidato del Partido dos Trabalhadores (PT). El recuento de los estados favorables a Lula iba con retraso. Los analistas de Globo News, que preveían un vuelco final, ya destacaban el inesperado vigor de Bolsonaro. Gabeira habló preocupado: “La fuerza, no específicamente de Bolsonaro, pero sí de una visión conservadora, es muy sólida. Más de lo que indicaban las encuestas”. Al final de su intervención, con el recuento al 70% se produjo la virada (remontada): Lula 45,74%, Bolsonaro 45,55%.

La noche acabaría con victoria de Lula: 48,43% de los votos válidos, 57.257.473 votos, récord histórico en un primer turno, 25 millones de votos más que Fernando Haddad, candidato petista en 2018. A pesar de que el porcentaje de votos del PT aumentó en todo Brasil, el resultado de Bolsonaro fue más alto de lo esperado: 43,20% de los votos, 51.071.106 votos. Su porcentaje cayó tres puntos con respecto a 2018, pero obtuvo 1,7 millones de sufragios más. El PL se convirtió en el mayor grupo del congreso (98 diputados) y ganó el estado de Río de Janeiro. El domingo, Datafolha daba a Bolsonaro un 36% de los votos válidos. Algo en la recta final de la campaña quedó fuera del radar. ¿Indecisos de última hora?, ¿el sentimiento antipetista es tan fuerte que blinda sin más la pésima gestión de Bolsonaro?, ¿de dónde salen los nuevos votantes de Bolsonaro?, ¿tendrá que ver con el aumento del censo (9 millones más de votantes que en 2018)? “Supuse que habría un rechazo a Bolsonaro, por su comportamiento a lo largo de la pandemia”, se lamentaba Gabeira. En el plató de Globo News salió una posible explicación: el porcentual de votos blancos y nulos es el menor desde 1994: ha caído a la mitad, 4,41% en 2022 (8,8% en 2018). En las regiones bolsonaristas el voto nulo/blanco es mucho menor. [Nota: en Brasil, el voto es obligatorio para los ciudadanos de entre 18 y 69 años, salvo si son analfabetos]. La paradójica hipótesis tiene sentido: tras cuatro años en el poder, Jair Bolsonaro sigue capturando el sentimiento antiestablishment que le aupó en 2018. Luciana Chong, directora de Datafolha, refrenda la teoría: “El día de las elecciones vimos un movimiento de electores que votaban a Ciro Gomes y Simone Tebet, blanco y nulo migrando para el presidente Jair Bolsonaro”. Si las últimas encuestas daban la victoria a Lula en el primer turno, muchos votaron para evitarlo. La polarización transformó el primer turno en segundo turno. El voto avergonzado, que antes de las elecciones parecía estar en el lado de Lula, fue bolsonarista

Como las encuestas daban la victoria a Lula en el primer turno, muchos votaron para evitarlo. La polarización transformó el primer turno en el segundo

Según avanzaba la noche, el mapa electoral brindaba pistas. Desde Minas Gerais hacia el norte, el país se vestía de rojo. Al sur de Minas, del verde amarelo de los seguidores de Bolsonaro. Lula ganó en todos los estados del nordeste, en la Amazonia (gracias a Pará y Amazonas, sus estados más populosos) y en el decisivo Minas Gerais (única victoria petista en el sudeste, la región con más habitantes). Bolsonaro ganó en São Paulo, Río de Janeiro, el centro oeste (epicentro del agronegocio) y el sur. La mayor distorsión entre las previsiones de las encuestas y el resultado se produjo en São Paulo, principal colegio electoral. Datafolha preveía un 42% para Lula y un 35% para Bolsonaro. El resultado se invirtió: 47,71% para Bolsonaro, 40,89% para Lula. El giro de São Paulo, estado con tradición conservadora, explica parte de la sorpresa. Si se hubieran cumplido las encuestas, Lula habría ganado holgadamente en el primer turno. El fichaje estrella de Lula, el conservador Geraldo Alckmin, exgobernador de São Paulo, fue insuficiente. Buena parte del voto de derechas paulista ha preferido desplazarse al bolsonarismo que votar a Lula.

Derecha radicalizada. Hace unos días, el Partido Liberal (PL) de Bolsonaro, denunciaba en un comunicado el fraude que el Tribunal Superior Eleitoral (TSE) podría cometer tras las elecciones. Una auditoría interna había encontrado “24 supuestos fallos” del sistema de urnas electrónicas. La denuncia arropaba las constantes acusaciones del propio Bolsonaro contra el sistema electoral. El TSE respondió duramente: el comunicado constituye un crimen electoral grave. Con la ley en la mano, el partido podría sufrir duras represalias. Pero, ¿se atreverá la justicia a castigar al partido más votado del Congreso?, ¿no reforzaría eso la narrativa victimista de Bolsonaro? La deriva del Partido Liberal, que ha sufrido algunas refundaciones, resume el giro de la derecha hacia la derecha radical. El PL formó parte de la base aliada de los dos gobiernos petistas entre 2003 y 2011. Cuando Lula asumió la presidencia, el PL era el partido de José Alencar, su vicepresidente. A día de hoy, Valdemar Costa Neto, peso pesado del partido, histórico defensor de las urnas electrónicas, está azuzando la revuelta contra el sistema electoral. Si en 2018, las principales noticias falsas difundidas por el bolsonarismo tenían que ver con cuestiones de género o la religión, en 2022 las fake news apuntan directamente contra el sistema electoral. Todo vale para abonar el campo para la hipotética derrota de Bolsonaro. Todo sirve para justificar el no reconocimiento del resultado. 

Si en 2018, las principales noticias falsas difundidas por el bolsonarismo tenían que ver con el género o la religión, en 2022 las fake news apuntan directamente contra el sistema electoral

La radicalización del históricamente moderado PL viene de la mano del hundimiento del centroderecha tradicional. El Partido da Social Democracia Brasileira (PSDB) del expresidente Fernando Henrique Cardoso, buque insignia del centroderecha, está en caída libre. No ha tenido candidato presidencial, algo inédito. Ha perdido el estado de São Paulo por primera vez en veintiocho años. Apenas ha colocado a cuatro candidatos a gobernador en el segundo turno. En 2018, su número de diputados cayó de 54 a 29. El domingo se desplomó: 13 diputados. El espacio que el PSDB deja en el congreso ha sido ocupado por la nueva derecha radical: el PL de Bolsonaro, Republicados (41 diputados) o Patriotas (4). O por partidos como Progressista (PP, 47), antiguo aliado de Lula, ahora bolsonarista. Hasta formaciones como União Brasil (58 diputados) o Podemos (12), que usan la narrativa de derecha, la clásica, se alimentan de los radicales imaginarios antipolíticos de Bolsonaro, especialmente el de la anticorrupción. El exjuez Sérgio Moro, que capitaneó la operación ‘Lava Jato’ contra Lula, es flamante nuevo senador por União Brasil. Deltan Dallagnol, el procurador General de la República que interfirió ilegalmente en la ‘Lava Jato’, se ha convertido en diputado por Podemos. Ambos, en el conservador estado de Paraná, donde Lula pasó 580 días en prisión acusado de corrupción. La ‘Lava Jato’, asegura Dallagnol, ha resucitado como un Ave Fénix. Por otro lado, el liberal Partido Novo, que nació 2018 aspirando a ser la tercera vía del centroderecha, se ha estrellado. Con la excepción de la reedición de Romeu Zema en el gobierno de Minas Gerais, el Partido Novo ha tenido resultados pírricos: un 0,47% de su candidato presidencial (Félipe D’Ávila) y apenas tres diputados.

Para el ecosistema petista y las izquierdas brasileñas, la campaña del centroizquierdista Ciro Gomes, del Partido Democrático Trabalhista (PDT), ha dado votos a Bolsonaro

¿Qué otros elementos podrían explicar el vigor electoral bolsonarista? Para el ecosistema petista y las izquierdas brasileñas, la campaña del centroizquierdista Ciro Gomes, del Partido Democrático Trabalhista (PDT), ha dado votos a Bolsonaro. Gomes ha sido más duro con Lula que con Bolsonaro. Ha abrazado el anticomunismo en canales de YouTube bolsonaristas como Jovem Pan News. Se dejó incluso entrevistar por un influencer que defiende el nazismo. Algunas encuestas revelan que los electores de Ciro, tras su deriva antipetista, estaban migrando hacia la derecha. Gomes, que figuró en tercer lugar durante toda la campaña, se ha hundido en la recta final. Del 8%, ha caído al 3,04%, quedando en un poco honroso cuarto lugar, detrás de Simone Tebet, del centrista Movimento de la Democracia Brasileira (MBD). Parte de los cinco puntos que Ciro perdió, como apunta la directora de Datafolha, han ido a parar a Bolsonaro.

¿Renovación de la izquierdas? La izquierda no ha crecido en el Congreso, como vaticinaban algunos estudios, pero mantiene el tipo. De hecho, la Federação Brasil da Esperança que lidera el PT (incluye al Partido Verde, PV y al Partido Comunista do Brasil, PcdoB) sí ha crecido: suma 80 diputados (el PT solo consiguió 56 diputados en 2018). La coalición del Partido Socialismo e Liberdade (PSOL) y la Rede ha tenido un resultado histórico: 14 diputados. No obstante, a otros partidos de izquierda no les ha ido tan bien. El Partido Socialista Brasileño (PSB), gran apuesta aliada de Lula, ha caído de 23 a 17 diputados. El PDT de Ciro Gomes se queda con 17 diputados (tenía 19). Solidariedade suma 4. Juntos acumulan 130 diputados de 513. Sin embargo, en el Congreso brasileño la geografía izquierda-derecha no es la única posibilidad de alianzas. El acuerdo de Lula con el joven André Janones, líder de Avante, un partido de centro levemente progresista, añadiría siete diputados más. Por otro lado, dos partidos grandes del denominado centrão –como se conoce un conjunto de partidos de centro y centroderecha suelen orientar sus votaciones hacia las pautas de la izquierda: el MDB de Simone Tebet (42 diputados) y el Partido Social Democrático (PSD, 42). La suma total de la posible base congresista del gobierno de Lula alcanzaría 223 escaños. Para aprobar leyes especiales, como las habituales Propuestas de Enmienda Constitucional (PEC), el posible gobierno está condenado a entenderse con partidos del centrão o de la derecha, porque necesita el apoyo de tres quintos del congreso (308). Lula, en sus dos gobiernos, gobernó fluidamente con el centrão. Dilma Rousseff tuvo más dificultades.

Si las izquierdas no han conseguido dar un salto en número de diputados, sí han logrado triunfos simbólicos. Dos mujeres indígenas entran en el Congreso por el PSOL: Sônia Guajajará (São Paulo) y Célia Xakriabá (Minas Gerais). Por primera vez, la Cámara de los Diputados contará con dos mujeres trans: Erika Hilton (PSOL, São Paulo) y Duda Salabert (PDT, Minas Gerais). También, con nombres de referencia de la lucha racializada como Taliria Petrone (PSOL, Río de Janeiro), Daiana Santos (PcdoB, Rio Grande do Sul) o Dandara (PT, Minas Gerais). El Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra (MST) ha conseguido cuatro diputados nacionales y dos regionales (con el PT). Además, un hipotético gobierno de Lula contaría en el Congreso con pesos pesados como Guilherme Boulos (PSOL, São Paulo, el líder del movimiento de los sin techo) o Marina Silva (REDE, São Paulo, exministra de Lula, ex candidata presidencial), que mueven masas. Dado que el Senado está controlado por la derecha, los cinco gobiernos regionales de la izquierda conseguidos en el primer turno (todos en el nordeste) y los que se ganen en el segundo (hasta un máximo de cinco) completarían los apoyos del posible nuevo gobierno de Lula. La principal batalla estará en la disputa por el gobierno de São Paulo, que tendrá un enfrentamiento directo entre Tarcísio (candidato bolsonarista de Republicanos) y el petista Fernando Haddad.

Alianza para restaurar la república. El mismo día de las elecciones, Mark Hamill, el actor que encarnó a Luke Skywalker en la saga de La Guerra de las Galaxias, se mojó a favor de Lula. Tuiteó la frase “El futuro es tuyo, Brasil” junto a una ilustración de Lula Skywalker con fondo rojo. La cruzada por la democracia de Lula dialoga con las motivaciones de la Alianza para Restaurar la República de los rebeldes de Star Wars. Todo vale para derrotar al imperio. Las alianzas que sirvan para restituir la salud de la maltrecha república brasileña, bienvenidas sean. Lula, en la recta final de la campaña, movió fichas. Consiguió apoyos impensables de banqueros, políticos de derecha y celebrities que nunca se mojaron. Para un segundo turno, la guerra será galáctica. La asimétrica alianza de Lula indígenas, empresarios, afrodescendientes, artistas, diputadas trans, sin tierra, sin techo, famosos televisivos, incluso el político que tramitó el impeachment a Dilma Rousseff– se enfrenta al imperio de Bolsonaro. El presidente ya ha descrito el segundo turno como una guerra ideológica. Patriotismo o comunismo, familia o perversión, orden o caos, moral o corrupción. La derecha radical cuenta con el resucitado lavajatismo de Moro & Dallagnol. Y quiere venganza.

Lula, en la recta final de la campaña, consiguió apoyos impensables de banqueros, políticos de derecha y celebrities. Para un segundo turno, la guerra será galáctica

 

Bolsonaro tiene un poderoso dream team desmelenado. Nueve políticos que han pasado por su gobierno, nombres sagrados en el universo mitológico del bolsonarismo, han sido elegidos el pasado domingo: el actual vicepresidente Hamilton Mourão (senador), el astronauta Marcos Pontes (senador), el pastor evangelista Magno Malta (senador), el exjuez Sérgio Moro, la ultraconservadora Damares Alves (exministra de Mujeres, de la Familia y de Derechos Humanos, senadora), Ricardo Salles (exministro de Medio Ambiente investigado por tráfico de madera, diputado), Eduardo Pazuello (el ministro de la Salud que gestionó la pandemia con tintes negacionistas, diputado), o el nuevo diputado Zé Trovão (el camionero enfurecido que está en libertad provisional tras cumplir pena por participar en actos antidemocráticos). La tropa punk right se completa con la elección de Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente, como diputado por São Paulo. Si pierde el segundo turno lo más probable, Bolsonaro sincronizará su esfera de estrellas oscuras en el consolidado ecosistema de medios alternativos y redes sociales que oculta el desastre de su gestión.

Lula, que ya ha disputado tres segundos turnos y ganado dos, ya está negociando. Acelera su alianza con Simone Tebet y Ciro Gomes. Tebet ya ha insinuado que estará del lado de Lula. Todo indica que el PDT también. Lula apunta más allá de la galaxia petista: prepara una carta a los brasileños para atraer el voto conservador. En São Paulo, verdadero Estado Estrella de la Muerte, Fernando Haddad y Geraldo Alckmin están buscando el apoyo de Rodrigo Garcia, el candidato del PSDB que quedó en tercer lugar (actual gobernador). No solo para seducir a sus votantes, sino para apelar al histórico espíritu conservador del estado que ha huido al extremo derecho del universo político. Palabra de Lula Skywalker: mejor conservar lo que queda de las instituciones que destruir para siempre la república.

 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

* Gracias a Bernardo Gutiérrez y a CTXT. En La casa de mi tía con licencia CREATIVE COMMONS

https://ctxt.es/es/20221001/Politica/40987/lula-skywalker-lula-da-silva-jair-bolsonaro-brasil-elecciones.htm

BERNARDO GUTIERREZ
CTXT CREATIVE
MANCHETA AGOSTO 22