Buscar
viernes, 27 de enero de 2023 00:00h.

El nuevo camino que emprendemos - por El Padre Báez

 

el padre báezEl nuevo camino que emprendemos, trata sobre todo de recuperar cuales hijos de aquellos padres, la grandeza de espíritu y talante cristiano, para parecernos a ellos, de dónde venimos o descendemos: los guanches.

El nuevo camino que emprendemos - por El Padre Báez *

El nuevo camino que emprendemos, trata sobre todo de recuperar cuales hijos de aquellos padres, la grandeza de espíritu y talante cristiano, para parecernos a ellos, de dónde venimos o descendemos: los guanches. Y justo cuando con el tiempo y costumbres reinantes, nos vamos alejando cada vez más de aquellos principios y valores, que no solo afecta a las personas al presente sino a la Historia pasada y por venir. Recuperaremos -ese es mi intento- aquellas virtudes y comportamientos que se desprenden de los Evangelios y que tan bien llevaron a la vida y práctica nuestros más viejos antecesores. De esta manera afrontaremos un futuro más digno y ejemplar, saliendo de esa moda englobante que nos hace perder raíces y procedencias para mezclarse en una vorágine sin rumbo y despersonalizadora. Miraremos al pasado con ojos críticos, científicos, históricos, con rigor, con verdad, descubriendo las huellas aún frescas y sin borrar, que aunque a menos todavía se conservan. Descubriremos auténticas joyas, que nos darán fuerza y empuje para seguir en esa línea hacia adelante, pero con esa carga de virtudes cristianas heredadas y mantenidas llenas de sabiduría bíblica, tenidas como piso seguro o base cierta, pues mirando hacia atrás -sin nostalgias ni añoranzas- es cómo vamos a seguir adelante con pie firme y seguro, pues somos herederos de un pueblo, del cual se dijo no había otro en el mundo mejor. Que teniendo este modelo y ejemplo, es cuestión de mantenerlo y pasarlo a generaciones por venir. Dado que nos han borrado los falsos historiadores y advenedizos sin fe, proyectando sus propias debilidades, sacudamos la Historia de todo ese polvo que le ha caído encima para descubrir la verdad que subyace en cuanto perdura en manifestaciones mil. De esta forma y manera, este pueblo al que pertenecemos y somos, cargando y recuperando su pasado, será un pueblo con talante propio y distinto, diferente y el mejor como el de sus predecesores, que eso es avanzar y no retroceder cuales cangrejos, marchemos por la ruta de las águilas, retomando el vuelo, impulsados por el ejemplo dado por aquellos hombres de los que se dijo –y disculpen repita- nadie como ellos en el mundo. Que somos distintos y distantes lo dicen todos y ello a pesar de cuánto hemos perdido por asimilar lo extraño, y por habérsenos ocultado lo propio; pues debemos mantener ese rico patrimonio espiritual, más allá del material (que también, donde la huella y el testimonio de una manera peculiar de ser y tener). Estamos a las puertas de una debacle total, y es este el freno que lo puede impedir, volver al pasado, orgullosos de nuestros ancestros, y mantener lo que nos dejaron: ejemplos para la inmortalidad. Por lo pronto -y lo vengo repitiendo-, de entrada sobran las citas que en su momento marearé con ellas; hagamos cual prólogo, una presentación sencilla, que tiempo habrá para documentar cuanto en adelanto breve y superficial ahora presentamos, que fuentes tenemos escritas y transmitidas oralmente, ejemplos vivos y del ayer que nos marcan por donde ir y transitar. Y es que seríamos muy desgraciados, si llegados a esta altura del tiempo (2017), no hacemos una parada para corregir desvíos que nos lleven a peor, y enderezar el cauce de la Historia que descarrían otros, y nos arrastran, sin perder la meta y sin olvidar de dónde venimos y quiénes somos. Que somos una raza, por más que algunos nos nieguen, y tenemos una fe que es la de la Iglesia que nos transmitieron antes del siglo XIV, los que las trajeron desde el siglo I.

El Padre Báez, autor que lo es, de una trilogía con más de mil páginas escritas sobre los guanches (Alma Guanche, Cuerpo Guanche y Espíritu Guanche) y autor de otra también trilogía de obras guanches con otras tantas páginas iguales (Arquitectura Guanche, La Cueva Guanches y  Las Torretas Guanches), y más escritos relacionados también con los guanches, se propone ahora popularizar y descubrir cuanto la imprenta ha puesto en las librerías y estantes.

 

* Remitido para su publicación