Buscar
miércoles, 24 de abril de 2024 07:04h.

Opiniones sobre la estrategia que deberíamos de seguir en CONVOCATORIA - por Javier Caso Iglesias

Este escrito es una reflexión en voz alta que se dirige a las organizaciones que han suscrito el Manifiesto por la Unidad de la Izquierda Alternativa en un Frente Amplio sin exclusiones (http://goo.gl/Dq0tJ) y que me son próximas.

Opiniones sobre la estrategia que deberíamos de seguir en CONVOCATORIA - por Javier Caso Iglesias | Analista Político y Activista Social

 
Este escrito es una reflexión en voz alta que se dirige a las organizaciones que han suscrito el Manifiesto por la Unidad de la Izquierda Alternativa en un Frente Amplio sin exclusiones (http://goo.gl/Dq0tJ) y que me son próximas.
 
Más de 40 organizaciones se dieron cita en la asamblea de CONVOCATORIA celebrada este pasado 3 de octubre en la sede de la CJE. Los organizadores convocaron/convocamos, sobre todo, a participar en CONVOCATORIA en pie de igualdad con el resto de organizaciones; Porque queremos que en CONVOCATORIA sean los ciudadanos quienes tomen las decisiones, configurando una organización horizontal, inclusiva  y abierta.
 
Lo importante en este momento es no perder de vista el objetivo. Hacer las cosas sin prisas pero sin  pausas y, sobre todo, algo que han recogido numerosos medios de comunicación que han informado sobre  esta tercera asamblea de CONVERGENCIA, esto es, hay que seguir generando "confianzas", y no poner el  carro antes que los bueyes, la candidatura antes que el programa.
 
Programa que debe ser metodología, programa que debe de ser una guía para la acción que se sustente sobre una filosofía de la praxis coherente con la tarea a conseguir, esto es, nuestra emancipación como seres humanos modificando las relaciones de producción sociales y técnicas, esto es, las  relaciones entre las personas (sujetos) y la relación entre sujetos y objetos en el mundo físico que  ambos habitan.
 
Hasta ahora, el talón de Aquiles de la izquierda ha sido este, la conocida frase de Marx y Engels  citando a Heine: "Sembré dragones y coseché pulgas" se refería a esta carencia en la conciencia de las  organizaciones progresistas. Ni en los siglos XIX y XX, ni tampoco en lo que llevamos del XXI, se ha  prestado atención a esta cuestión. Por eso vamos de fracaso en fracaso. Nunca la izquierda se ha  puesto seriamente a trabajar en el objetivo de cambiar las relaciones sociales y técnicas de producción. Y mientras esto no se varíe seguiremos ubicados en este modelo de sistema de esclavitud asalariada llamado capitalismo.
 
La democracia representativa (también conocida como liberal) que usan las partitocracias de izquierdas  para organizarse es un modelo de relación que perpetúa este sistema capitalista, pues delega las  decisiones relevantes e importantes a cúpulas y jerarquías. Solo alterando este sistema organizativo  que nos cala hasta la médula podremos cambiar el modo de producción, pues para conseguirlo hemos de empezar por casa. No se puede pretender realizar variaciones en el modo de relaciones de producción técnico sin realizarlas en el social.
 
Lo primero que se ha de abordar en ese programa es, por tanto, la forma de relacionarnos. Ha de ser  una forma de relacionarnos horizontal, fomentando la democracia participativa y líquida en el camino  hacia conseguir el mayor grado posible de democracia directa. Esta vía implica acuerdos y consensos,  así como renunciar a la poliarquía, esto es, la utilización del mecanismo del voto para excluir  Un  ejemplo de esta poliarquía que digo y de lo nociva y dañina que resulta la podemos ver en las  relaciones que se dan, y que los medios de comunicación nos muestran, en el seno de IU-CM entre sectores (51% versus 49%) que se fagocitan entre ellos.
 
Un modelo socialista de relaciones sociales y técnicas diferente requiere el reconocimiento del otro y  la integración de las minorías en las mayorías para que se produzca la síntesis integradora y  superadora del conflicto. No se trata solo de respetar a las minorías, se ha de hacer un trabajo activo de encuentro para llegar a la síntesis. Dentro de organizaciones que representan a una misma clase social las relaciones han de ser armoniosas. Se ha de trabajar por convencer y no por vencer. El  mecanismo del voto ha de ser postergado y sustituido por el del consenso.
 
Por tanto el discurso común que hemos de realizar ha de estar en nuestra línea de siempre, esto es,  unidad sin exclusiones en un Frente Amplio que incorpore, además de a los movimientos sociales y  sindicales, a todas las organizaciones políticas de la izquierda alternativa: IU, ANOVA, AGE, ICV,  COMPROMÍS, MÉS, CHA, EQUO, ... Un Frente Amplio que elija a sus candidatos/as a través de un proceso  abierto de primarias ciudadanas y en el que la horizontalidad, la militancia amable y el consenso sean las pautas de comportamiento a seguir por parte de todas las organizaciones que en el mismo  participen.
 
Un Frente Amplio no excluyente que debería de concretarse, sin prisas pero sin pausas, para la prueba de fuego que van a representar las elecciones europeas de 2014. Elecciones europeas a las que  tendríamos que presentar una alternativa unitaria contra el austericidio y los recortes. Una alternativa unitaria sin exclusiones en el que podamos compartir candidatura toda la izquierda  alternativa desde IU hasta ANOVA pasando por ICV, COMPROMÍS, MÉS, CHA, EQUO, ...; y que incorpore también al mayor número de movimientos sociales y ciudadanos.
 
Por tanto hay que redoblar, por nuestra parte, el trabajo de sensibilización con reuniones bilaterales  o multilaterales con el mayor número posible de agentes sociales, sindicales y políticos para logar que el mensaje cale profundamente en las conciencias. Hemos de hacer llamamientos constantes a todas  las izquierdas y al ecologismo político para que se aúnen las fuerzas de cara a las elecciones  europeas. Pongamos nuestra confianza en este empeño y en quienes deben de ser sus protagonistas. Ganaremos la confianza de los demás poniendo la nuestra en ellos.